Peugeot L500 R HYbrid: homenaje al pasado, visión de futuro

¿Cómo? ¿Peugeot homenajeando a la Indy 500? Pues sí, seguramente no tenías ni idea, pero la marca del león venció esta mítica carrera americana en 1913, 1916 y 1919. Hoy lo celebra mirando al futuro...

Ver galería

El Peugeot L500 R HYbrid es un movimiento inteligente por parte de Peugeot. Por un lado nos presentan su interpretación de coche de competición del futuro, mostrando un i-cockpit muy interesante y que podría llegar en unos años a competiciones tan importantes como las 24h de Le Mans. Por otro lado, nos recuerdan una parte de su historia digna de aplauso y desconocida para la mayoría.

La Indy 500 es una de las pruebas de resistencia con más historia y solera del mundo. Forma parte de la triple corona del automovilismo mundial, junto con el Gran Premio de Mónaco y las 24h de Le Mans. Es una de las carreras más antiguas del mundo, ya que su primera edición tuvo lugar en 1911. Solamente dos años más tarde, en 1913, Peugeot ganaba esta carrera. Lo repetiría dos veces más hasta 1919.

No es broma: ¡probamos el Peugeot 308 R HYbrid de 500 CV!

En 1916 fue Dario Resta quien ganó la mítica Indy 500 a bordo de un Peugeot L45, gracias a una velocidad media de 135 km/h. El Peugeot L500 R HYbrid homenajea este hecho y lo hace a lo grande, con cifras tan espectaculares como las que consiguió su antecesor hace un siglo.

El Peugeot L500 R HYbrid es un monoplaza de competición que bien podría participar hoy en día en el WEC. Sus cifras, como te decía, son espectaculares: mide un metro de alto y su peso no supera los 1.000 kg. El sistema de propulsión se toma del Peugeot 308 R HYbrid y alcanza los 500 CV gracias al motor de combustión y a dos motores eléctricos, cada uno en un eje.

Ver galería

Con 500 CV, 1.000 kg de peso y un extraordinario nivel de tracción, esta bestia es capaz de acelerar de cero a cien en 2,5 segundos mientras que recorre el primer kilómetro desde parado en apenas 19 segundos. Pero este concept es mucho más que un simple coche de competición, adelanta el futuro de los puestos de conducción del mundo de la competición, gracias a un i-Cockpit de nuevo desarrollo y que utiliza dos proyectores holográficos que muestran la información en tres dimensiones al piloto.

Gracias al ahorro en términos de dimensiones, este nuevo puesto de conducción permite colocar un techo más bajo que mejora el coeficiente aerodinámico. Un homenaje con mucha tecnología que en un futuro podríamos ver en los circuitos. Un homenaje que nos recuerda la brillante historia de la marca en el pasado y las ganas de innovar para conquistar también el futuro.

Tags

  • Peugeot
  • Peugeot Sport
  • Motorsport
  • Indy 500