Vídeo: una reducción de peso espontánea en un BMW M3… a 280 km/h

La pérdida repentina de una pieza importante del coche toma por sorpresa a este piloto.

¿Quién no ha soñado alguna vez con rodar en Nürburgring? Y si es en un BMW M3, mucho mejor, ¿no? Si, además, está preparado con barras, le has quitado toda la moqueta y tú llevas casco y guantes… inigualable: te encuentras en plena carrera en el Infierno Verde. Hasta adelantas a otro piloto. La sensación debe ser indescriptible.

Pues aún hay más, algo que puede hacer que tus emociones se disparen. Algo como lo que le pasó a este pobre tipo. Está paseando (ejem) con el marcador de su E46 M3 clavado en los 280 km/h, probablemente pensando en la mejor forma de afrontar la trazada de Tiergraten. Y, de repente, un golpe enorme y una corriente de aire. La puerta se ha caído.

El vídeo se puso en el perfil de Facebook de Setra Motorsport; un día más tarde estaba en el canal de YouTube de Nürburgring. Ahora, te lo ofrecemos aquí porque pensamos que merece la pena que lo veas. Apenas hay detalles: no sabemos si la puerta estaba dañada antes del, bueno, estoooo, incidente, por llamarlo así. O si fue, sencillamente, un fallo estructural.

Tampoco es que importe, porque la reacción del protagonista es fantástica. Sin inmutarse más allá de mirar con extrañeza el hueco en el que antes había metal (algo que tarda en hacer, por cierto), se dedica a reducir la velocidad mientras echa repetidos vistazos para asegurarse de que lo que está pasando es real. Vale, una rebaja de peso siempre es práctica en un coche de carreras, pero nos sorprende que el shock y el ruido no le hagan irse recto contra las protecciones.

Tags

  • BMW M