Prueba del Aston Martin Vanquish S: el último atmosférico

Saluda al héroe

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

¿Prueba del Aston Martin Vanquish S? Hace poco ya hablasteis de él...

Sí, a mediados de noviembre ya te contamos algunos detalles del nuevo Aston Martin Vanquish S, un deportivo muy especial para la firma inglesa cuya imagen es el perfecto balance entre la deportividad, el estilo y la elegancia que siempre han caracterizado a Aston. 

¿Qué tiene de especial?

Su motor. 

¿No es de origen Ford?

Sí. Pero no vayas a empezar a soltar perlas dignas de cuñados que te estoy viendo venir. Se trata del V12 de seis litros y aspiración natural ya presente en el Vanquish precedente, ahora ajustado para dar un poco más de sí hasta los 600 CV y los 630 Nm de par máximo. Pero no son sus cifras el dato más importante, sino su naturaleza atmosférica: el modelo de nuestra prueba del Aston Martin Vanquish S es el último bloque de este tipo que montará un deportivo de la marca, ya que todos los modelos siguientes -incluyendo al Aston Martin DB11- serán más pequeños... y turbocomprimidos. 

Y hablando del DB11... 

Efectivamente: el DB11 es un deportivo coupé 2+2 de 600 CV, a cuya presentación siguió poco después la de este Vanquish S. Otro coupé 2+2 de 600 CV. Según afirman fuentes de la propia marca, la diferencia fundamental entre ambos coches está en su planteamiento inicial: el DB11 es un GT normal y corriente -nótese la ironía- y el Vanquish S un modelo de actitud algo superior. Lo que ellos llaman un Súper GT. 

Vale. ¿Lo del motor va en serio?

Desgraciadamente, sí: el Aston Martin DB11 actual ya monta un propulsor V12 auxiliado por dos turbocompresores, y según parece a finales de 2017 llegará a su gama un Vantage con un bloque más pequeño, de ocho cilindros en V y con sólo cuatro litros de cilindrada. Y de él nacerá la versión para el siguiente Vanquish en 2018. Todos con turbo. Lamentablemente. 

Bueno, hablemos de prestaciones

Y hablando de prestaciones: prueba del Aston Martin Vulcan en Yas Marina

Bien pensado, que nos estamos poniendo demasiado melancólicos y nos estamos olvidando que de lo que estamos hablando aquí es de nuestro libro de la prueba del Aston Martin Vanquish S. El deportivo coupé que ves en las imágenes es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 324, que no está nada mal, ¿verdad? La gente elegante no pregunta a nadie su peso, y por eso la marca no lo ha revelado por el momento, aunque imaginamos que será algo más contundente que el de tu Nissan Micra del 95. Y seguro que a la velocidad máxima de tu cohete nipón el Aston consume menos: según los datos oficiales el gasto medio del coche son 14,4 litros a los cien. Que no se lo creen ni ellos, pero ahí queda... 

¿Algo más que deba saber?

Su apartado dinámico ha sido afinado, y dicha puesta a punto afecta a elementos como su suspensión, chasis y frenos. Además incorpora un paquete aerodinámico que le confiere una estética mucho más atractiva además de una mejora contundente en movimiento, sobre todo al circular a velocidades elevadas. 

¿Qué hay del interior?

Es un Aston. Cada esquina rezuma calidad y refinamiento, con una tapicería de cuero negro más suave que la piel de tus hijos. 

Suficiente. ¿Cómo va?

Muy bien. El comportamiento del coche es fantástico y ahora es mucho más utilizable en carretera abierta que antes gracias a una configuración de suspensiones y carrocería mucho más afinadas. Aunque su bloque pierde algo de capacidad de respuesta en bajos con respecto al DB11, lo cierto es que su sonido y empuje cuando empiezas a aplastar el pedal del acelerador son adictivos, y dejan al propulsor de su hermano en ridículo muy rápido. La lástima es que no pudimos exprimirlo todo lo que nos habría gustado debido a que esta toma de contacto tuvo lugar en los alrededores de la fábrica de Aston Martin en Warwickshire en una helada mañana de diciembre... y 600 CV en las ruedas traseras con hielo no son una buena combinación. 

Dicen que todo mejora con hielo... 

Si es un combinado, sí. Si es un coche muy caro que te está prestando una gente muy seria que tiene mucha herramienta pesada a mano y unos profundos fosos en los que nadie encontraría tu cuerpo inerte, no. 

Vale, ¿veredicto?

Aston Martin volverá a fabricar el DB4

Tras haber realizado la prueba del Aston Martin Vanquish S hemos llegado a una conclusión tan simple como contundente: así es como debería haber sido el Vanquish desde el principio. Es una lástima que su mejor versión haya llegado tan tarde... y con una fecha de caducidad tan corta. Nosotros lo compraríamos sin dudarlo. Sobre todo teniendo en cuenta que la mitad de unidades van a caer en manos de coleccionistas debido a que es el último gran héroe de una estirpe de deportivos atmosféricos. ¿Nos regalas uno?

Tags

  • Aston Martin Vanquish S