Prueba del Audi RS3 2017: el compacto de los 280 km/h

Es el más brutal... y nos encanta.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

¿Prueba del Audi RS3 2017? Hace poco leí algo parecido...

Puede que recientemente hayas leído nuestra prueba del Audi S3 Sportback 2016, el hermano de gama de nuestro protagonista de hoy que se conforma con sólo 310 CV y que es ofrecido en cuatro variantes distintas: turismo de tres puertas, de cinco -Sportback-, sedán y cabriolet.

¿Cuántos caballos tiene?

Sabíamos que era la primera pregunta que nos ibas a hacer: el Audi RS3 2017 está propulsado por un bloque TFSI de cinco cilindros y 2,5 litros capaz de erogar 400 CV y 480 Nm de par, distribuidos a los dos trenes de rodaje gracias a la tracción integral quattro y dosificados a través de una caja de cambios automática de doble embrague y siete relaciones. 

Háblame de sus prestaciones

Las dos carrocerías con las que está disponible el Audi RS3 2017 de nuestra prueba logran alcanzar los 100 km/h desde parado en sólo 4,1 segundos y una velocidad máxima de 250 que, a petición del cliente, puede ser ampliada hasta los 280 km/h. 

Espera, espera: ¿dos carrocerías?

Oh, sí: el nuevo compacto más rabioso de la marca de los cuatro aros puede ser adquirido con cuatro o cinco puertas según las necesidades de su futuro propietario, y se vende bajo las denominaciones de Audi RS3 Sedan 2017 y Audi RS3 Sportback 2017

Me gusta...

Es lógico. 

¿Es rápido? 

Presentado en Ginebra el Audi RS5 2017: te va a gustar...

Por supuesto. Tras la prueba del Audi RS3 2017 hemos podido comprobar que la dieta a la que ha sido sometido su motor -que ahora es 26 kg más ligero que el de su predecesor y entrega 33 CV más- ha beneficiado mucho al comportamiento general del coche, que ahora es menos cabezón a la entrada de las curvas y que gracias a una tracción total que modifica su reparto permanentemente -se acabó aquello de "en condiciones normales la proporción es de X e Y"- es tan rápido que ni tú te creerás el ritmo que puedes alcanzar con él. 

Vale, es rápido. Pero... ¿es divertido?

Aunque te parezca mentira teniendo en cuenta que se trata de un sobrio coche alemán... sí. El sonido de su motor acompaña a la perfección a las sensaciones que sentirás al volante, y sus espectaculares prestaciones unidas a un comportamiento amistoso, efectivo y predecible lo convierten en un arma fantástica a la hora de enlazar curvas a la mayor velocidad posible... siempre dentro de un circuito, claro -aquí tienes los mejores consejos para que tu primera tanda no sea una pesadilla-. 

¿Hay mucha diferencia entre el modelo sedán y el de cinco puertas?

Desde luego: los 20 litros extra del maletero del Sportback. Aunque pueda parecer increíble, unos cuantos kilómetros de prueba del Audi RS3 2017 nos han bastado para comprobar que a la hora de la verdad los dos coches se comportan prácticamente igual. En buena medida contribuye el hecho de que la versión de tres volúmenes sólo pesa 5 kg más que su hermano de cinco puertas y que las suspensiones se hayan tarado de un modo distinto para compensar el diferente reparto de pesos que existe entre ambas variantes. 

Buen trabajo. ¿Qué hay del interior?

Pues el habitáculo del Audi RS3 2017 es muy... Audi. Ale, ya nos hemos ganado el sueldo hoy. Ahora en serio: es sobrio, con una calidad aparente bestial y un ajuste entre las distintas piezas femtométrico, que transmiten una sensación de solidez del conjunto muy conseguida y permiten que te centres en los detalles que importan, como sus asientos deportivos, los detalles en Alcantara aquí y allá y, por supuesto, en el virtual cockpit, que es uno de los mejores saltos que ha dado la marca en los últimos años. 

Dime su precio...

Aún no hay precios oficiales para España, pero teniendo en cuenta que su hermano menor cuesta 50.520 euros en su versión Sportback y 1.000 euros más en su vertiente Sedan, podemos colegir que no será... barato. Pero la conclusión de nuestra prueba del Audi RS3 2017 es bien clara: cueste lo que cueste, no será dinero. No. En serio. No.

Texto: Stephen Dobie

Tags

  • Pruebas
  • Audi
  • Compactos deportivos

Lecturas recomendadas