Pasar al contenido principal

Ford Escort RS Turbo o Opel Kadett GSI: ¡dos mitos cara a cara!

compactos deportivos altas prestaciones clasicos
Los compactos deportivos más queridos de su tiempo.

Hablando de modelos relativamente accesibles. Hoy en día muchos soñamos con un Seat León Cupra en el garaje, pero hace 30 años, nuestros padres soñaban con el Ford Escort RS Turbo, el Opel Kadett GSi o el Volkswagen Golf GTI. Bueno, con este último todavía seguimos soñando muchos. Hoy vamos a poner frente a frente al Ford Escort RS turbo y al Opel Kadett GSi, dos coches populares en su tiempo y populares 30 años más tarde. ¡Una pena que sea todo un reto encontrarlos en buen estado!

Ford Escort RS Turbo y al Opel Kadett GSi: diseño

deportivo clasico compacto altas prestaciones

Ambos modelos podrían representar el diseño de coches compactos con cierto aire deportivo de los años 80. Líneas coupé con una pronunciada caída del pilar C y formas simples y muy marcadas. El Ford destaca por su carrocería de tres volúmenes, mientras que el Opel apostaba por una zaga mucho más corta, lo que le daba más sensación de compacto. 

Sin duda ambos tenían mucho rollo y eran lo más de lo más en su tiempo entre coches divertidos y asequibles. Quizás el Opel Kadett era algo más atrevido en sus formas, con aristas ligeramente redondeadas y formas algo más modernas. El Ford Escort contaba con líneas mucho más duras y cuadradas. ¡No dejaba mucho margen a la improvisación!

Ford Escort RS Turbo y al Opel Kadett GSi: interior

compacto deportivo clasico altas prestaciones

En ambos casos encontramos interiores muy sencillos, de la época. Quizás lo más destacable aquí sea hablar de la habitabilidad interior. El Opel contaba con una batalla 13 centímetros superior a la del Ford, lo que le dotaba de un espacio interior ligeramente más aprovechable. El Maletero del Opel Kadett alcanzaba los 390 litros, mientras que el Ford se conformaba con apenas 330 litros. En este sentido el Opel era una opción más interesante.

Ford Escort RS Turbo y al Opel Kadett GSi: motor

deportivo clasico compacto altas prestaciones

Dos motores con personalidad, aunque con matices muy diferentes. El motor del Opel Kadett GSi era un dos litros atmosférico con 130 CV y un comportamiento muy agradable y progresivo. Con unos bajos bastante llenos de fuerza y una aceleración cero a cien en unos 8,5 segundos. Todo con un consumo bastante ajustado, de 9,3 litros. 

Por su parte el motor turbo del Ford Escort era mucho más explosivo, pero en altas. En bajas el motor se muestra muy perezoso y cuando entra el turbo, las ruedas delanteras sufren para poder transmitir la potencia al asfalto. Un motor de esos que ya no existen y poco refinado. La sobrealimentación en los 80 era solo apta para valientes. ¡Un motor con mucho carácter!

Ford Escort RS Turbo y al Opel Kadett GSi: comportamiento

compacto deportivo clasico altas prestaciones

Esto afectaba claramente al comportamiento. El Opel Kadett era un compacto deportivo con un carácter mucho más dócil y eficaz. Sí, subvirador cuando se buscaban los límites pero con un mayor equilibrio a nivel de chasis y bien dotado en cuanto a frenos. Quizás su mayor problema sea una dirección demasiado dura y lenta.

El Ford es más radical en su comportamiento. Mejora donde el Opel falla. Algo más ágil y nervioso, con una dirección más precisa y un chasis con una puesta a punto más seca. El Ford Escort RS Turbo era un deportivo más serio, más radical y explosivo, mientras que el Opel era más equilibrado.

Ford Escort RS Turbo y al Opel Kadett GSi: cotización en 2020

deportivo clasico compacto altas prestaciones

Lo primero que cabe decir aquí es que el Opel Kadett GSi es más fácil de encontrar, ya que se vendió mejor que el Ford. El carácter radical y explosivo del Ford le hizo ser mucho más interesante para los que buscan sensaciones y por eso su precio es mayor. También la imagen de marca es importante aquí: el Ford Escort RS Turbo es más caro en 2020 que el Opel Kadett GSi: buenos ejemplares pueden superar los 6.000 euros.

Los ejemplares más baratos los puedes encontrar por en torno a ese precio, pero poco a poco la cotización sigue al alza y buenos ejemplares pueden superar los 7.000 euros. Eso sí, para quien quiera un Ford deportivo con un claro sabor vintage, parece la mejor opción, ya que los Escort RS Cosworth posteriores superan los 40.000 euros.

En cambio el Opel Kadett GSi es un coche mucho más popular y, por ende, más barato. Su comportamiento dinámico no es tan emocionante y tiene una menor conexión directa con el mundo de los rally. Por ese motivo su precio puede ser, fácilmente, la mitad que el del Ford, con ejemplares arrancando en el entorno de los 3.000 euros. ¡Una buena oportunidad de tener un clásico mítico por cuatro duros!

Ford Escort RS Turbo y al Opel Kadett GSi: conclusión

compacto deportivo clasico altas prestaciones

La conclusión parece evidente. El Opel Kadett GSi es la opción racional. Más cómodo, más fiable, más equilibrado, más barato y su diseño tiene más gracia. Ahora bien, el Ford es más emocionante. Su motor es una locura propia de la época, su chasis todo un reto y además es más exclusivo. Como objeto de colección probablemente sea más interesante, también porque los Ford deportivos conservan mejor el precio que los Opel. 

Y además

Nuestros mejores vídeos