Pasar al contenido principal

Momentos de locura de Volvo: la marca más seria del mundo

Momentos locura Volvo

Porque todos sabemos que la excepción confirma la regla

Si hay una marca de coches sensata esa es Volvo: siempre correcta, siempre pensando en la seguridad... grandes virtudes, sin duda, pero hasta los más serios del mercado a veces pierden la cordura. 

Por eso, hoy queremos recordar grandes momentos de locura de Volvo, a través de lanzamientos que se salían del camino marcado para crear modelos únicos e inesperados... al menos, por parte del fabricante sueco.

 

Volvo C30

Volvo C30

Cuando Ford era dueño de Volvo, a alguien se le ocurrió la brillante idea de meterse en las aguas de los compactos familiares, lo que ayudó a Volvo a hacer caso omiso de su reputación de fabricar principalmente berlinas y coches familiares grandes y cuadrados. Sin embargo, en lugar de convertirse en un competidor práctico y sensible del Golf, Volvo creó un compacto de tres puertas con cuatro asientos y una puerta trasera de vidrio que quedaba bien pero era poco práctica.

Entonces, ¿por qué tanto la forma sobre la función? Bueno, Ford no quería que el C30 redujera las ventas de su Focus dominante, que compartía protagonismo con el C30. Fue tristemente asesinado después de solo una generación, pero su dudoso papel en las películas de Crepúsculo fue su principal reclamo para la fama.

 

Volvo 850 Estate BTCC racer

Volvo 850 Estate BBC

Siendo uno de los coches de carreras de aspecto más incongruente de todos los tiempos, el uso de un enorme familiar para la principal serie de carreras de Gran Bretaña tuvo su aquel. “La aerodinámica del familiar era ligeramente mejor que la del sedán”, dice Rickard Rydell, uno de los pilotos que dirigió el 850 preparado para Tom Walkinshaw Racing en la temporada 1994.

Como es lógico, tenía un centro de gravedad más alto y más peso detrás del eje trasero que el sedán, lo que lo hacía menos adecuado para las tareas de corredor. Y así lo demostró, logrando ser 14º en el campeonato. Pero seguimos hablando de ello un cuarto de siglo después, entonces, ¿quién es el verdadero ganador?

 

Volvo T6 Roadster concept

Momentos locura Volvo

Volvo quería causar sensación en el SEMA 2005 en los EE. UU. ¿Cómo tener éxito? ¿Quizás con un V70 low-rider o convirtiendo un XC90 en un héroe de cuarto de milla de diez segundos? No. Cocinó uno de los prototipos más extravagantes de la historia y luego falló en el final, olvidándose de bendecirlo con un nombre genial. Era solo el "T6". El motor era un 3.0 litros turboalimentado de seis cilindros en línea, se elevó a unos 300 CV y ​​se montó detrás del compartimento de pasajeros. Aunque, ¡sorpresa! No llegó a producción. 

 

Volvo P1900

Momentos de locura volvo

Habrás oído hablar del magnífico coupé P1800, pero ¿sabías que dio lugar a un roadster sin techo? Probablemente no, porque solo se fabricaron 68 unidades del Volvo P1900, entre 1956 y 1957. Aparentemente, el jefe de Volvo se inspiró en el entonces nuevo Chevrolet Corvette, tal vez olvidando que provenía de un país donde la nieve cubría el paisaje durante una buena parte del año y los asientos con calefacción aún no se habían inventado.

¿Por qué una producción tan corta? Cuando Volvo tuvo un cambio de liderazgo en 1957, la demanda del P1900 y su calidad de construcción por debajo de la media indignaron al presidente entrante de Volvo, y se deshizo del modelo para siempre.

 

El Volvo V40 crossover que se creía un RS3

Momentos de locura Volvo

He aquí el Volvo V40 Cross Country T5. En 2013, Volvo tuvo una idea bastante inteligente: tomar su nuevo compacto, el V40, y ofrecerlo con pasos de rueda de plástico y una distancia al suelo elevada. Sin embargo, nadie se detuvo a pensar qué motores del V40 normal deberían trasladarse al V40 Cross Country. Y eso significó que el motor turbo de cinco cilindros y 2.5 litros compartido con el Ford Focus ST y el Focus RS pudo colarse en la gama, con tracción a las cuatro ruedas. Como resultado, era posible comprar un Volvo compacto semi-todoterreno con una potencia de 250 CV, bueno para el 0 a 100 km/h en solo 6.4 segundos. No era uno de los coches de calle más rápidos del mundo, pero piensa en eso la próxima vez que vayas a adelantar a un V40...

 

Volvo 480

Volvo 480

Volvo ya había tenido un compacto deportivo antes, en los ochenta: el Volvo 480. Y fracasó, a pesar de tener una de las características más geniales: faros emergentes. El primer Volvo con tracción delantera había sido desarrollado por Lotus y montaba motores Renault, pero su verdadero propósito era asaltar el mercado estadounidense y hacer que la edad promedio de un comprador de Volvo estuviera por debajo de 108. Lamentablemente, este tipo de cambio significaba que hubiera sido más rentable para Volvo simplemente hundir el barco en mitad del Atlántico; el 480 siguió adelante solo en Europa hasta mediados de la década de 1990.

 

Volvo Caresto V8 Speedster concept

Volvo Caresto V8

Nuestro viejo amigo Leif Tufvesson, el mismo diseñador del T6, llevó al SEMA de 2007 el Caresto Speedster, con motor Volvo V8 y quemador de etanol. Para sacar provecho de toda la jugosa publicidad, Volvo dejó que Leif ajustara un C70 descapotable a su gusto, con una potencia que aumentaba hasta los 278 CV bajo una cubierta de motor de fibra de carbono a medida.

 

Volvo Noble M600

Momentos locura Volvo

En más de una ocasión, Volvo ha regalado su V8 a otros equipos prometedores. Uno de ellos fue un fabricante de deportivos británico en Leicester, que tomó prestado el motor de 4.4 litros desarrollado por Yamaha del XC90, añadió un par de enormes turbos Garrett y puso la furia resultante, 671 CV, en un misil de 354 km/h llamado Noble M600. No muchos motores Volvo pueden haber ido más rápido que esto.

 

Volvo S60

Momentos de locura Volvo

Antes de que Polestar se transformara en el nuevo rival eléctrico de Tesla, Gotemburgo incursionó en la idea de convertir a Polestar en un rival de la categoría M de BMW y Mercedes-AMG. Uno de sus proyectos más llamativo fue el del humilde S60 potenciado hasta los 515 CV, con suspensión, frenos, neumáticos y altura modificados. El resultado fue un Volvo capaz de completar el 0 a 100 km/h en 3,9 segundos, con una caja de cambios manual, y una velocidad máxima de más de 300 km/h. Aunque Volvo tuvo un ataque de sentido común que impidió que el Volvo 60 Polestar entrara en producción en serie, a los entusiastas se les ofreció la oportunidad de comprar uno de los seis prototipos si realmente insistían, por cerca de 220.000 euros.

Y además

Nuestros mejores vídeos