Pasar al contenido principal

Cuando Stirling Moss batió el récord de velocidad con MG

Stirling Moss y el MG EX 181
MG Motors

Uno de los momentos más memorables de MG

Esta semana se han cumplido 64 años de un momento memorable para el automovilismo y concretamente para MG, la marca británica que recientemente ha regresado como firma de coches eléctricos. El 23 de agosto de 1957, Stirling Moss marcó el récord de velocidad de aquel momento y lo hizo con un coche muy peculiar. Esta es la historia.

En unos años repletos de cambios técnicos y sociales, en las Bonneville Salt Flats de Utah se pretendía superar un límite que haría que el protagonista entrase en los libros de la historia del automóvil. Ese protagonista era Stirling Moss quien, a bordo de un MG EX 181, trató de marcar la máxima velocidad para los vehículos de Clase F -aquellos con motores de entre 1,1 y 1,5 litros-. 

El coche en cuestión fue ideado por la marca y fue el fruto de numerosas y exigentes pruebas en el túnel de viento de Armstrong Whitworth. De esta manera, se determinó de manera artesanal la forma que debía tener el vehículo, que terminó caracterizándose por una escasa altura libre al suelo y una carrocería que apenas ofrecía resistencia al aire.

Stirling Moss y el MG EX 181
Stirling Moss con el MG EX 181. Foto: MG Motors
MG Motors

En su fabricación se utilizó un chasis tubular hecho a medida y la suspensión delantera derivaba del MG MGA. Además, el motor se colocó en posición central. Era un bloque de 1,5 litros sobrealimentado con doble cámara y ajustado para funcionar con una mezcla de metanol con nitrobenceno, acetona y éter sulfúrico. Así, entregaba 290 CV y un par máximo de 699 Nm.

Con este modelo, Moss completó dos vueltas al recorrido situado en los Estados Unidos, que se trataba de un kilómetro en línea recta sobre este peculiar y conocido desierto de sal. No fue una tarea sencilla, pero el piloto logró superar el récord anterior de 326,69 km/h que Goldie Gardner estableció en 1939, marcando una sorprendente velocidad de 395,32 km/h.

Aquello supuso todo un hito para el fabricante, aunque no todo quedó ahí. Dos años después, regresaron con el MG EX 181, que esta vez montaba una versión mejorada de su motor. Ahora contaba con 300 CV, los cuales le permitieron a Phil Hill superar la marca de Moss con una velocidad de 410,23 km/h.

Y además

Buscador de coches