Pasar al contenido principal

Ferrari no tendrá un deportivo eléctrico hasta más allá de 2025

La tecnología todavía requiere de mucho trabajo.
Ferrari SF90 Stradale

Louis Camillieri, CEO de Ferrari, ha sido claro: el deportivo eléctrico de Ferrari no llegará antes de 2025. Por lo que todo el mundo puede respirar, al menos de momento. No es por falta de ganas, es por falta de tecnología. A día de hoy, las baterías no ofrecen las cifras necesarias para que un Ferrari pueda ser completamente eléctrico, pero ojo, porque el plan de la marca es que en 2022 el 60% de los Ferrari sean coches híbridos.

En un lugar muy especial dentro de la fábrica de Ferrari, en el nuevo y esplendoroso Centro Stile, Louis Camillieri declaró que: "la tecnología de las baterías no está donde debería estar. Todavía tenemos muchos problemas en términos de autonomía o en términos de velocidad de carga. Ferrari tendrá su deportivo eléctrico, pero no antes de 2025. No en el corto plazo." Ha afirmado categórico.

No es una declaración que nos sorprenda. Hace poco, Porsche comentó algo similar en cuanto a sus deportivos eléctricos, pese a que la marca alemana parece estar algo más avanzada en esa tecnología con el lanzamiento del Porsche Taycan. Al parecer, el objetivo de Ferrari es crear un deportivo eléctrico de carácter GT, más lujoso que radical, pensado para un uso diario en la gran ciudad.

 

 

Camillieri ha confirmado que en Ferrari se está trabajando a fondo en el desarrollo de un GT eléctrico de altas prestaciones y muy eficiente, pero parece claro que la tecnología en cuanto a baterías o desarrollo de la infraestructura de carga hace que no sea una prioridad temporal para la firma de Maranello.

Lo que está claro es que la electrificación de la gama Ferrari sí es una prioridad en todos los aspectos. Hasta este momento, solo tenemos el Ferrari SF90 Stradale como vehículo híbrido enchufadle de la marca, pero en Maranello esperan que en 2022 la mayor parte de sus ventas correspondan a este tipo de vehículos. El sucesor del Ferrari GTC4Lusso será híbrido a buen seguro, así como la próxima berlinetta, sucesora del F8 Tributo.

Otro detalle que ha sorprendido en comentarios recientes procedentes de Maranello ha sido que Ferrari quiere mantener el uso de sus motores V12. Son un emblema en la gama del fabricante italiano, y mientras tengan margen para seguir optimizando su eficiencia, los seguirán usando. ¿Junto a motores eléctricos? Pues que no parezca un sin sentido: la pasó con el LaFerrari y puede volver a ocurrir.

Es inevitable que Ferrari esté trabajando a pleno rendimiento en mejorar la eficiencia de sus vehículos. No solo por normativas de contaminación de los países, sino también por la imagen de marca que pueden generar. El Ferrari eléctrico todavía está lejos, pero seguro que los Ferrari híbridos serán protagonistas en la primera mitad de la década que está a punto de empezar.

Y además