El motor V8s de Xiaomi puede subir a 27.000 rpm, pero quizás no es lo que esperas...

Xiaomi SU7

Gustavo López Sirvent

Es oír hablar de V8 y se te ponen los pelos como escarpias, pero el que nos ocupa no, no es de combustión sino eléctrico. La firma china ha creado su V8s compuesto de un rotor de imanes permanentes con un exclusivo diseño que reduce la pérdida de flujo magnético e incrementa su eficiencia. Se espera que lo monte el SU7 y que aparezca entre finales de este año y principios del que viene.

Ya sabemos que los motores  V8 se caracterizan por montar dos bancos de cuatro cilindros, que comparten cigüeñal, formando una “V”, lo cual permite ahorrar espacio, entre otras cosas. 

Son muy potentes y tienen una alta estima entre los amantes del motor, sobre todo de los muscle cars, donde brilló con el Ford Mustang o el Chevrolet Corvette.

Pero quizás no es lo que esperas. Xiaomi quiere llamar la atención y para ello está dispuesta a romper todas las reglas. Ha diseñado su propulsor V8s eléctrico que puede alcanzar las 27.000 revoluciones por minuto (para que te hagas una idea: el Tesla Model S Plaid consigue hasta las 21.000 vueltas, mientras que el Porsche Taycan Turbo se mueve hasta las 16.000).

La empresa tecnológica china ha empleado muchas horas para investigar y fabricar este nuevo y potente bloque mecánico con los mejores especialistas del mundo en ingeniería eléctrica, mecánica y de materiales. El motor en sí se compone de un rotor de imanes permanentes con un exclusivo diseño que reduce la pérdida de flujo magnético e incrementa su eficiencia.

 Como no podía ser de otra forma, se ha construido con materiales de gran resistencia como el acero al silicio de 960 MPa. Este componente hace que resista las altas velocidades y cargas del motor. 

Asimismo, propone un sistema de refrigeración líquida (Bidirectional Full Oil Cooling Technology), que disipa el calor que genera y un circuito en forma de ‘S’ que le da una eficiencia superior al 50%.

Xiaomi ha pensado en todo, sobre todo a la hora de controlar y optimizar el funcionamiento de este propulsor. Por esta razón le ha instalado un controlador inteligente que se adapta a las condiciones de conducción y las exigencias del conductor. 

Está comunicado con el sistema operativo HyperOS del SU7 con el que puede modificar los parámetros de la conducción y manejar sus distntas aplicaciones.

Como desde China prefieren guardar con mimo qué prestaciones tendrá este nuevo motor, vamos a utilizar la comparativa. El SU7 más potente actualmente desarrolla 637 CV y su aceleración de 0 a 100 km/h la hace en tan sólo en 2,8 segundos. Supuestamente, el V8s mejoraría esas cifras y se podría acercar a los dos segundos, así como sobrepasar los 300 km/h.

La batería que alimentará a esta bestia será una de nuevo diseño LFP, que cuenta con arquitectura CTB (cell-to-body). Se va a fabricar en dos tamaños: 73,6 y 101 kWh, que ofrecerán una autonomía de más de 800 kilómetros según el ciclo chino CLTC (el europeo WLTC será sensiblemente menor).

A los chinos siempre les gusta guardarse ases bajo la manga. Ya lo han hecho con la potencia que tendrá el propulsor y también lo harán con cuándo saldrá al mercado. Dicen los rumores del país asiático que este revolucionario motor HyperEngine V8s podría empezar a producirse a finales de este mismo año o principios de 2025.

Esta nueva arquitectura mecánica irá instalada en el Xiaomi SU7, del que se dice tendrá un precio competitivo, muy por debajo del de sus rivales. En la actualidad, ese mismo coche eléctrico, que se comercializa en China parte desde menos de 30.000 euros al cambio.