Pasar al contenido principal

El nuevo turbo eléctrico de AMG y Garrett dice adiós al lag

La electricidad clave para ganar prestaciones.
Imagen de perfil de Raul Salinas
tecnologia sobrealimentacion turbocompresor electricidad micro-hibrido micro hibrido

El nuevo turbo eléctrico de AMG y Garrett vuelve a poner sobre la mesa una cuestión que hasta ahora cuesta digerir por parte de los petrolhead más acérrimos. ¡La electricidad puede ser una aliada a la hora de democratizar las altas prestaciones! Y ojo porque en este Mercedes se mantiene la gasolina corriendo por las venas de un motor de combustión interna excelso.

Tremendo: así es el nuevo Mercedes-AMG E63 2021

AMG y el especialista Garrett han presentado un nuevo turbo eléctrico cuyo principal objetivo es reducir a cero el lag del turbo y conseguir una entrega de potencia y par mucho más instantánea y con un sabor similar a la de los motores atmosféricos. Pero, ¿cómo funciona esta tecnología? ¿Qué papel representa la electricidad?

 

Un turbo que gira gracias a la electricidad

El principal problema de los turbos es que para poder comprimir el aire y funcionar correctamente necesita un movimiento de gases para que la turbina funcione. ¿Qué provoca eso? Pues que cuando el motor funciona a bajo régimen no genera el suficiente flujo de gases como para mover al turbo.

 

tecnologia sobrealimentacion turbocompresor electricidad micro-hibrido micro hibrido

 

Por ese motivo, la entrada en acción del turbo suele ser contundente cuando el motor supera un cierto régimen de vueltas, necesario para poder entrar en acción. Obviamente, con nuevas tecnologías implementadas en estos mecanismos han propiciado que este lag del turbo cada vez sea menor. Pero el objetivo de AMG y Garrett con este turbo eléctrico es eliminarlo de por vida.

 

La electricidad como ayuda

¿Cuál es la solución? No es una novedad brutal, ya que algunas marcas como Audi también están trabajando sobre este concepto. Un concepto que si te pones a pensarlo es bastante lógico. Lo que hace la electricidad es simplemente permitir el funcionamiento del turbo a cualquier régimen de vueltas.

El turbo incorpora un pequeño motor eléctrico de apenas 4 centímetros y colocado entre el compresor por la parte de admisión y la turbina en la parte del escape. Se alimenta gracias al sistema micro-híbrido de 48 voltios y permite al turbo girar hasta una velocidad de 170.000 revoluciones por minuto cuando no presionamos el acelerador o incluso frenando.

 

tecnologia sobrealimentacion turbocompresor electricidad micro-hibrido micro hibrido

 

¿Qué provoca esto? Pues que en cuanto volvemos a tocar el acelerador, aunque sea a bajas revoluciones, el turbo está listo para aportar empuje. De esta manera, es de esperar que los motores sobrealimentados de AMG puedan ofrecer una tremenda cifra de par desde el propio ralentí, eliminando el lag del turbo y consiguiendo una mejora en prestaciones y en sensaciones.

Esta tecnología deriva directamente de la Fórmula 1 y llegará a la calle en un vehículo de producción: algunos afirman que el primero en contar con esta tecnología podría ser el Mercedes-AMG GT Black Series. Todavía tendremos que esperar un poco para verlo en acción y probarlo, pero está claro que el resultado puede ser alucinante. ¡Y todo gracias a la electricidad! Quién nos lo iba a decir.

Más:

Innovación

Todo sobre Mercedes

Modelos de Mercedes más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches

Y además