Los 7 coches que debes conducir al menos una vez en tu vida

Debes, así que ponte las pilas y haz lo necesario para que puedas saborear lo mejor que te puede dar el mundo de las cuatro ruedas.

No te pierdas: Chris Evans deja Top Gear

Cada coche tiene su propia personalidad, su propia alma. Para poder conocer a fondo esta gloriosa industria hoy te recomiendo 7 coches que debes conducir antes de morir, son siete coches que representan lo mejor de cada mundo, siete coches que te emocionarán, te divertirán y te harán sentir realmente especial. Sí, lo sé, no es fácil poder conducir un Veyron o un Miura, así que probablemente deberás robar un banco para poder conducir estos siete coches.


Ferrari F40

No es tan rápido como un LaFerrari, ni tan eficaz como un Porsche 911, pero este coche es emoción pura, sin aditivos, sin anestesia. Sentado en sus baquets de fibra de carbono, tocando las puertas de fibra de carbono, respirando la historia de este coche que es la misma que la más gloriosa de Ferrari, te sientes casi como Dios. Un coche de competición vestido de calle que te pone los pelos de punta en el mismo instante en el que el V8 empieza a resoplar brutalmente a pocos centímetros de tus orejas.

Conducirlo te lleva a otro nivel: esos pedales de competición, el preciso cambio de rejilla. El sonido es estremecedor y parece que estas pilotando una barquetta en Le Sarthe. Probablemente es el coche más emocionante que existe, eso sí, ve con cuidado, es uno de esos coches que quiere matarte en cada curva. 

Rolls-Royce Phantom Drophead Coupé

¿Cómo? ¿De un Ferrari F40 a un Rolls? Lo que te decía: siete conceptos muy diferentes pero te aseguro que no te puedes morir sin sentir el lujo de Rolls-Royce. Todo en este coche es excesivo, desde el peso hasta su monumental tamaño. No esperes sentirte en un coche: a veces te sientes en el palacio de algún noble inglés. Cuando llegan los puertos de montaña cambias el palacio por el yate de algún ‘playboy’ monegasco.

Eso sí, tocar todos y cada uno de los materiales de este buque de lujo te provoca una sonrisa. Sentir la madera trabajada a mano, cada detalle único. Pero no todo son sensaciones con el coche en parado, en marcha, el extraordinario confort que te proporciona es también algo remarcable. El silencio, el lujo: te sientes especial. Una sensación que debes sentir una vez en la vida, sin duda.

Bugatti Veyron

No te lo pierdas: el Bugatti Chiron moja la oreja a los monoplaza de Le Mans

El Bugatti Veyron, pese a quien le pese, es el hito tecnológico sobre cuatro ruedas más importante de las últimas décadas. Conseguir que un ‘gran turismo’, absolutamente lujoso y refinado, consiga quitar las pegatinas a los monoplazas de Le Mans y a la mayor parte de deportivos del mundo, es digno de aplauso. El Veyron es como una montaña rusa: sentir los 1.200 CV empujando tras tu culo tiene que ser una sensación absolutamente inolvidable.

El diseño puede gustar más o menos, pero creo que el Veyron es un coche que tiene una importancia histórica realmente relevante. Volkswagen perdió mucho dinero con este coche, pero creó algo tan superior al resto que sin duda pasará a la historia como uno de los mejores hyperdeportivos de todos los tiempos. Tienes que probarlo, sí o sí.

Hummer H1

Sí, no me he vuelto loco, bajo mi punto de vista el Hummer H1, sí, el mismo que utilizan los Marines americanos, es un coche que debes conducir una vez en la vida. Esa sensación de poderío y de robustez, de grandiosidad y de sentirte indestructible, es algo que se tiene que experimentar alguna vez. El H1 es un mito sobre ruedas y desde que lo descubrí por primera vez en una prueba de Jeremy Clarkson lo he deseado probar.

No me cabe ninguna duda que tiene que ser tan emocionante probar un superdeportivo en un circuito como llevar un Hummer H1 a lo más alto de una montaña…¡pero por el camino más recto!

Ariel Atom V8

Te interesa: los 5 coches más rápidos del mundo: ¡el club de los 2,5 segundos!

¿Quién no ha disfrutado alguna vez con los karts? Son divertidos, ¿verdad? Pues el Ariel Atom V8 es el kart definitivo. Gracias a su motor V8 de 500 CV y su peso pluma, genera sensaciones a cascoporro. Los que lo han conducido no lo olvidan y los que todavía no hemos tenido la suerte, lo deseamos. Su aspecto de mini Fórmula 1 seguro que no es casualidad y se podría considerar como tal, también hablando de comportamiento dinámico.

Si tienes que elegir un coche para soltar estrés los fines de semana, este es tu coche. Si no te lo puedes permitir, tendrás que buscar la manera de poder probarlo al menos una vez antes de irte al otro barrio. (Un Caterham Seven 620 R también me sirve)

Lamborghini Miura

Conducir un clásico es una pasada: todo es más directo, las sensaciones están a flor de piel. El F40 es un buen ejemplo, pero cualquier otro clásico de los años 50 o 60, con un gran motor, te hará sacar una sonrisa que no se te borrará en meses. El Lamborghini Miura es uno de esos coches que te emocionan antes de abrir la puerta: sin duda, uno de los más bellos de todos los tiempos. La obra maestra de Gandini sigue en plena vigencia y, como el buen vino, el paso de los años no le pasa factura, al contrario.

Conducir un gran V12 de la antigua escuela tiene que ser una sensación única. Pero el Miura también es historia, historia del automóvil, de la pasión y de la ambición de gente muy grande. Es considerado el primer superdeportivo de la historia y el único objeto que hizo temblar a Enzo Ferrari. Si te toca el Euromillón, debes tenerlo sí o sí.

Rinspeed sQuba

Ves, el Rinspeed sQuba es un coche que jamás me compraría pero daría un brazo por poder probarlo alguna vez en la vida. ¡Un coche submarino! Tiene que ser una auténtica pasada ir conduciendo un bonito Lotus Elise por una carretera de costa, descapotado y disfrutando cada curva, y más tarde, llegar a una playa y meterte con el coche en el agua como si fueses un delfín.

Las sensaciones tienen que ser realmente raras al comienzo, pero más tarde te lo tienes que pasar como un niño con un juguete nuevo. Sin duda, es el coche más difícil para conseguir el reto de probar los 7 coches que debes probar antes de morir, pero oye, ¡nunca se sabe! (Un coche anfibio no es tan molón pero también podría servir).

En la galería podrás ver todas y cada una de las joyas que te he preparado para que no te mueras sin saborear los mayores placeres de la automoción.

Lecturas recomendadas