Pasar al contenido principal

¿Fue el Ferrari F50 el deportivo más radical de los noventa?

Repasamos la historia del digno heredero del F40.

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Ferrari F50

La historia del Ferrari F50 comienza en los años noventa, cuando Ferrari buscaba al sustituto del Ferrari F40 y un coche que, a su vez, sirviera para celebrar los 50 años de Ferrari. Por tanto, en el Salón de Ginebra de 1995,  vimos por primera vez a este deportivo, clasificado como lo “más cercano a un Fórmula 1 de calle” fabricado por la compañía hasta la fecha. 

Por tanto, tras su debut, rápidamente fue clasificado como una “máquina extrema”… y exclusiva. Porque Luca di Montezemolo, por aquel entonces Presidente de Ferrari, dijo que solo habría 349 unidades del Ferrari F50. ¿Sabes que hace poco ha salido a la venta el primer Ferrari F50?

 

Ferrari F50

 

Ferrari F50: su motor

Con el Ferrari F50 vimos llegar el motor V12 atmosférico, que con 4.700 cc doblaba la cilindrada de los anteriores coches… o supercoches de Ferrari, mejor dicho. Este tenía cinco válvulas por cilindro, doble árbol de levas, lubricación por cárter seco y un sistema combinado de encendido e inyección de combustible Bosch Motronic 2.7. 

Tienes 5 millones de euros, ¿Ferrari F50 o Ferrari LaFerrari?

El motor del Ferrari F50, que ofrecía 520 CV a 8.000 rpm, permitía una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,87 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 325 km/h, estaba situado longitudinalmente y sujeto a la parte trasera del chasis monocasco. Y hablando del chasis... 

 

Ferrari F50: su chasis

El chasis del Ferrari F50 era uno de fibra de carbono Cytec Aeroespacial,con referencia de fábrica F130 BD, y secuencia de numeración continua. Tenía además una distancia entre ejes de 2.580 mm, con una vía delantera de 1.620 mm y una trasera 1.602 mm.

 

Ferrari F50

 

Incorporaba depósito de combustible de caucho, situado entre el compartimento para los pasajeros y los puntos de montaje del motor, y los materiales de la carrocería estaban hechos de composite.

 

Ferrari F50: carrocería 'multicolor'

Para sorpresa de todos, la carrocería podía ser elegida en una mayor variedad de colores: ¡había vida más allá del rojo de los GTO y del Ferrari F40 (no te pierdas la prueba del Ferrari F40)! De hecho, para el Ferrari F50 se podía optar por otro tono de rojo, amarillo, negro y plata.

La mayoría elegía, eso sí, el rojo competición, combinado con las llantas 'Speedline', que tenían una sola tuerca central y unas dimensiones de 8,5 pulgadas de ancho por 18 de diámetro en el eje delantero, y de 13 x 18 pulgadas en el trasero.

 

 

Estas eran las encargadas de cubrir los frenos de disco ventilados y perforados del F50, con doble circuito hidráulico y sin asistencia de servofreno. Hay que hacer mención también a la suspensión independiente a las cuatro ruedas y al sistema de control electrónico de los amortiguadores que incorporaba. 

 

Ferrari F50: ¿lo importante está en el interior?

El interior del Ferrari F50 era también excepcional; contaba con aire acondicionado de serie, asientos de composite tapizados en cuero y tela (y dos tallas, por cierto, estándar y grande) y, por primera vez, los relojes tradicionales eran sustituidos por una pantalla multicolor. 

 

Ferrari F50

 

Por tanto, supuso el Ferrari F50 -un coche puro que tampoco tenía dirección asistida ni ABS- una evolución importante respecto al Ferrari F40 (del que mantenía el accionamiento manual de las ventanillas). ¿Todavía te falta motivos para creer en este superdeportivo? Debes saber también que durante su producción, que tuvo lugar de 1995 a 1997, Ferrari dio a luz a un prototipo GT1, del que hubo tres unidades pero que nunca llegaron a competir... 

Todo lo que debes saber sobre Ferrari está en nuestras fichas

 

Lecturas recomendadas