Pasar al contenido principal

Mercedes AMG GT S Roadster: el superdeportivo cabrio más barato

Todo lo barato que puede ser un descapotable de más de 500 CV.

Mercedes AMG GT S Roadster

La firma alemana Mercedes acaba de desvelarnos el Mercedes AMG GT S Roadster. Este nuevo descapotable es la nueva versión de acceso cabrio a la oferta del AMG GT, un coche deportivo como pocos hay en el mercado. Marcas como Porsche pueden hacerle la competencia con el 911, pero poco más hay comparable. En cualquier caso, es todo lo económico que puede ser un roadster de más de 500 CV de potencia. Pero bueno, quizá algún día podamos soñar con tener uno. Aunque con probarlo en un circuito yo ya me doy por satisfecho.

Mercedes AMG GT S Roadster: 522 CV y sin techo

Quizá lo mejor del Mercedes AMG GT S Roadster sea su motor. Se trata del conocido y venerado 4.0 V8 biturbo que ya conocemos de otros modelos del preparador de Affalterbach, un bloque que en este caso desarrolla 522 CV de potencia. Y sí, puedes frotarte los ojos cuanto quieras, que no dejará de ser la variante de acceso a la gama de este coche con su carrocería descapotable. Pero demonios, ¡vaya versión básica! Además, cuenta con un par motor máximo de 670 Nm disponibles ya a partir de las 1.900 rpm, y que alcanzan su cenit en las 5.000 rpm.

Mercedes AMG GT S Roadster interior

No cabe duda alguna en que subir de vueltas a este coche sin techo alguno debe ser gloria bendita tanto para los oídos como para el resto de los sentidos. Y a pesar de que sus prestaciones son algo peores que en sus hermanos de gama, lo cierto es que el Mercedes AMG GT S Roadster puede acelerar de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos, mientras que la velocidad punta es de 308 km/h. Por si fuera poco, su caja de cambios automática de doble embrague y siete velocidades se encarga de enviar toda la fuerza producida por su glorioso V8 al eje trasero. Continuamos para bingo.

Si alguna vez has escuchado en persona un motor de AMG, sabes de lo que te hablo. El escape de este AMG GT S descapotable cuenta con el sistema de escape Performance, que incluye una válvula de apertura variable. Asimismo, cuenta con más chuches, tales como un diferencial autoblocante trasero, una suspensión AMG Ride Control o un chasis realizado en aluminio. Aun así, el reparto de pesos no llega a ser perfecto, soportando la parte delantera el 47% de sus 1.700 kg y la parte trasera el 53% restante. Pero tendrías que ser Alonso para notarlo.

Mercedes AMG GT S Roadster trasera

A propósito de la 'descapotabilidad' del Mercedes AMG GT S Roadster: su capota es retráctil y tiene un accionamiento automático. Así, se puede abrir y cerrar en 11 segundos y circulando a una velocidad de hasta 50 km/h. Por último, el precio del Mercedes AMG GT S Roadster. Sin paños calientes. Sin rodeos. Voy a decirlo ya. ¿Listo o lista? Venga, va: 198.000 euros. Seguiremos soñando.

Y además