Pasar al contenido principal

Opinión: ¿es el Subaru WRX STI el último animal de su especie?

Señores de Greenpeace: hay que proteger también estas cosas.

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Subaru WRX STI

Si te apasiona el universo del WRC -aquí cómo ver la temporada 2018 en directo- es literalmente imposible que no sepas nada sobre el protagonista de este artículo... y el legado que representa. ¿Es el Subaru WRX STI el último ejemplar de su especie? La respuesta, por desgracia, parece afirmativa. Y si me dejas explicarme sin empezar a proferir impropierios te daré mis razones para creerlo. 

Sabes que te interesa: la Historia del Subaru Impreza

Vale, sé que el hecho de que la firma de coches de Japón no se encuentre participando de forma oficial en el Mundial de Rallyes supone para ti una auténtica traición a los orígenes de uno de sus modelos más emblemáticos... y te doy la razón. Y más teniendo en cuenta que el mítico sobrenombre del Subaru Impreza lo porta ahora mismo un modelo compacto con cinco puertas, una caja automática de variador continuo y 114 CV que, eso sí, siguen naciendo en un motor bóxer de cuatro cilindros que transmite su giro a los dos ejes del coche. ¿Han empezado a asomarse las lágrimas a tus ojos ya? No te adelantes, porque la situación no es tan desesperante como parece: todavía queda un juguete rubricado por los de ‘Las Pléyades’ con suficientes argumentos para enamorar a cualquier petrolhead. Y por eso debería entrar en todas tus quinielas para cambiar de montura. 

 

 

¿Te dio la sensación de que la firma de Fuji Industries va a su maldita bola cuando leíste la prueba del Subaru WRX STI 2017 de mi colega Luis Guisado? Tu juicio es correcto. Y eso es precisamente lo que hace tan grande a uno de los modelos menos vendidos de la marca nipona en nuestro país -superado ampliamente por el XV, el Forester e incluso el BRZ-: en ocasiones reducir todo a unos fríos números deshumaniza a cualquiera... y le resta a la vida muchos enteros en cuanto a sensaciones. Me he puesto muy poético, sí. Pero en un mundo dominado por los vehículos cada día más eficientes, la sombra de la conducción autónoma y la persecución crónica de quienes realmente disfrutan al colocarse tras una rosca, la comunidad petrolhead necesita héroes. Aunque las ventas digan que no los merezcamos. 

El Subaru WRX STI siempre fue, en origen, una especie digna de ser protegida gracias a un planteamiento muy salvaje basado en la premisa de poder ser utilizado en cualquier competición contra el cronómetro con sólo instalar una jaula antivuelco, un sistema de extinción y unos interfonos para escuchar los chillidos de quien se sentara a tu derecha para cantarte las notas del tramo. Frente a sí la única propuesta estaba firmada por la firma de los tres diamantes que, tras comprobar el giro dado con el Eclipse Cross, poca margen de esperanza deja para pensar que el nuevo Mitsubishi Lancer seguirá los pasos de sus monstruosos antecesores. ¿Sigue siendo el retoño de Subaru una bestia sin rivales? No... y sí. 

 

VÍDEO: un Subaru WRX STI reventando... Nürburgring, claro

 

Ahora es el momento en que me increpas esgrimiendo argumentos que demuestran que los 300 CV de su motor de cilindros opuestos no lo hacen ni siquiera el compacto -sedán compacto, en este caso- más potente del momento... con bastante ejemplos que podrían dejarlo en ridículo a la hora de enfrentarse a un banco de potencia. Sí, estoy hablando del Honda Civic Type R 2017 -prueba-, de la versión más radical y limitada del Seat León o del brutal Audi RS3. Tienen más potencia que nuestro protagonista -con 320, 310 y 400 CV en cada caso-, sí. Pero por sus venas no corre la misma sangre bombeada por el instinto de supervivencia propio de una competición como la máxima categoría del automovilismo que mola. El de los rallyes, claro. 

¿Y esa mirada? Ah, sí: crees que el Ford Focus RS podría estar a su misma altura gracias a su tracción integral, sus 350 CV y su pasado mundialista en manos de celebridades como Carlos Sainz o Colin McRae. Admito el recurso a trámite. Pero piensa en su ‘modo Drift’. El noble arte de llevar un cacharro de estas características de lado es digno de elogio... pero lo más propio de la disciplina del WRC son los powerslides. Que es lo que podrás conseguir con el Subaru WRX STI si dominas lo suficiente a la máquina y configuras el funcionamiento de sus diferenciales en condiciones. Entiendes ahora por dónde voy, ¿verdad? Por eso entenderás que no deberías tener ojos para otra cosa si te consideras fan de los rallyes. Y 46.900 euros no serán nada cuando ya no tengas opción de hacerte con uno nuevo en el momento en que desaparezca. Greenpeace, ¿dónde estás cuando se te necesita de verdad?

 

¿Te van los Subaru? Aquí tienes a toda su gama...

 

Lecturas recomendadas