Pasar al contenido principal

Opinión: ¿terminará Mercedes comprando Aston Martin?

Una marca como Aston Martin tiene complicado un futuro sin el paraguas de un gran grupo.

¿Puede una marca com Aston Martin sobrevivir sola en el futuro? Seguro que esta pregunta se la hace cada mañana Andy Palmer cuando arranca el V12 atmosférico de su Vantage S con cambio manual, un auténtico dinosaurio en el terreno de los superdeportivos que lucha por satisfacer a los petrolhead más puristas y con una cuenta corriente repleta de ceros. Pero: ¿es suficiente mirar al pasado para sobrevivir en el futuro? ¿Puede Aston Martin seguir siendo una marca autónoma en un mundo dominado por los grandes grupos?

La respuesta parece evidente de primeras: NO. ¿Por qué digo esto? Pues muy sencillo. Hasta ahora, la gama de Aston Martin se había quedado obsoleta respecto a la competencia y eso se había notado en las ventas. El Aston Martin DB11 debe ser el revulsivo que dé la vuelta a la tortilla, pero de fracasar, el futuro de la marca podría quedar en entredicho.

Te interesa: Chris Harris y el Aston Martin Vulcan. ¡Brutal!

No obstante, el Aston Martin DB11 no solamente es un punto de inflexión en Gaydon, también representa un posible futuro más que viable para la marca: la colaboración, o futura adquisición, con una gran marca, un gran grupo. En este caso, Aston Martin se ha aliado con Mercedes para desarrollar este nuevo deportivo y, aunque estéticamente sean como el día y la noche, comparte muchos elementos, por ejemplo, con un Mercedes Clase S.

Empezando por el motor, el mismo V12 biturbo que utilizan las versiones AMG más potentes (e incluso el mismísimo Pagani Huayra), y pasando por numerosos detalles en el interior como el sistema de navegación o algunos mandos interiores, son algunos ejemplos de la firma de Mercedes en este deportivo. ¿Es Mercedes la solución ideal al futuro de Aston Martin?

 

 

Podría serlo, sin lugar a dudas. Mercedes sería un socio tecnológico de primer nivel para la marca británica, en todos los aspectos. Aston Martin tiene la voluntad de empezar la migración hacia los vehículos eléctricos y parece casi imposible que pueda entrar en algo así de manera autónoma. Mercedes podría ser su socio ideal, aportando tecnología y conocimientos. Ahora bien, ¿hasta qué punto podría interesarle Aston Martin a Mercedes?

En todas estas décadas, Mercedes jamás ha necesitado salir de su propia marca para crear algunos de los deportivos más apasionantes de la historia. No obstante, el planteamiento de un Aston Martin, aunque similar, puede llegar a ser muy diferente al de un Mercedes. Especialmente interesante se torna el asunto si finalmente los británicos se deciden a crear deportivos eléctricos, manteniendo la elegancia y la clase pero desde un punto de vista respetuoso por el medio ambiente.

 

 

Mercedes podría seguir el paso de otros grupos alemanes, como BMW o Volkswagen, y empezar un nuevo tipo de relación con una marca hasta ahora rival. Hoy, los motores V8 biturbo también se están empezando a enviar con destino a Gaydon y los británicos tienen puestas sus esperanzas en la próxima generación del Mercedes GLE para lanzar su SUV. Cada día que pasa Mercedes y Aston Martin están más unidas y con la revolución eléctrica, en la que Mercedes ya lleva invertidos 11.000 millones de euros, la dependencia podría llegar a ser total. 

¿Tanto como para que Aston Martin pueda ser absorbida por Mercedes? Yo creo que sería un golpe de timón interesante para todos los actores involucrados, aunque dudo mucho que los británicos quieran perder el alma británica de una de las marcas que mejor les representa. ¡Solamente el tiempo tiene una respuesta a esta pregunta!

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear