Pasar al contenido principal

Fabrica en su casa un hiperdeportivo de 700 kg y 700 CV. ¡Qué grande!

Ha invertido todo su tiempo durante dos años. Su esposa le adora.

deportivo artesanal superdeportivo ligero rapido

Se llama Quantum GP700 y es el sueño de Jeff David, un australiano que decidió cumplir su sueño y fabricar, en su casa y prácticamente sin ayuda, su propio hiperdeportivo, con un rato peso potencia idéntico al de un Koenigsegg Agera One:1. ¡Tela marinera! ¿Cuál es la historia del Quantum GP700? A continuación puedes ver un vídeo que explica muy bien el proceso de creación de esta bestia, capaz de conseguir una aceleración lateral de 2,5G en curvas. ¡Qué locura!

Jeff David es un entusiasta que siempre ha soñado con tener su propio coche, un vehículo de emociones fuertes, radical, salvaje. El primer paso fue comprar el que consideraba como mejor coche del  mercado en este apartado: el Ariel Atom. Razón no le falta, ya que este pequeño deportivo británico, ultraligero, es lo más de lo más si buscas sensaciones fuertes, gracias a sus 500 CV de potencia y su peso pluma. No obstante, el objetivo de Jeff David no era solo disfrutar de esta bestia, sino de echar un vistazo a sus detalles técnicos para tomar ideas para la fabricación del Quantum 700.

 

 

Dicho y hecho: se desmontó por completo el coche y lo volvió a ensamblar mejorando aquí y allá, consiguiendo un coche mejor, siempre según él, claro está. No obstante, no se quedó ahí: su sueño era construir su propio coche desde cero, así que se puso manos a la obra y con el bagaje que había conseguido desmontando y montando su Ariel Atom mejorado. Su esposa le dio un plazo de dos años, en los que Jeff David se enfrentaría en cuerpo y alma a este proyecto, desde las 5 y media de la mañana hasta las siete de la tarde. Siete días a la semana. Creó la empresa Quantum Performance Vehicle, el único constructor de altas presatciones de Australia.

¿Quieres saber cómo es la fábrica de Ferrari? Entra y disfruta de la visita

El resultado es bastante espectacular: el Quantum GP700 apenas pesa 700 kg, convirtiéndose en uno de los coches más ligeros, gracias al uso de materiales muy avanzados, como la fibra de carbono trenzada con inserciones de Kevlar para mejorar la rigidez y la resistencia frente a impactos. Cuenta con un diseño propio claramente inspirado en el del modelo británico, aunque con formas más redondeadas y un frontal que recuerda, todavía más, al de un Formula 3, del que deriva el alerón delantero.

 

 

En la parte trasera, en posición central, encontramos un motor de cuatro cilindros sobrealimentado que en origen se conformaba con 300 CV. Gracias a una extensa preparación, la potencia se ha disparado hasta los 700 CV, mientras que la potencia se envía a las ruedas traseras mediante una transmisión secuencial Holinger de seis velocidades. El objetivo de Jeff David era crear un coche tremendamente rápido y eficaz, pero también utilizable y con unos mínimos de confort: para ello ha preparado la suspensión para tal fin, afirmando que es un coche confortable incluso en carreteras con firme irregular.

La imagen exterior es espectacular, pero también parece claro que estamos ante un coche completamente artesanal, con todo lo malo que ello puede suponer en términos de calidad general. No obstante, hay que decir que el conjunto tiene buena pinta: acelera de cero a cien en apenas 2,6 segundos, mientras que consigue hasta 2G de fuerza de frenada. La velocidad máxima se ha limitado a 280 km/h, mientras que el punto de contacto con el asfalto es responsabilidad de unos neumáticos semi-slick con un agarre excepcional…¡en seco!

¿Te gusta la idea? A nosotros nos encanta que la gente cumpla sus sueños y dedique parte de su vida en crear su propio coche. Estéticamente es mejorable y queda por ver la calidad y fiabilidad de muchos de los componentes utilizados en el coche. Quizás lo peor sea su precio: ¡unos 700.000 dólares! Todo al 700. Excesivo en todos los aspectos: sabiendo el precio del Ferrari 812 Superfast, quizás pueda parece algo más que excesivo.


 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear