Pasar al contenido principal

Así es el Renault Mégane RS Trophy R de 2019

En Eau Rouge
130 kilos más ligero. No hay más preguntas

El Renault Mégane Trophy R se va a convertir en un objeto de deseo más pronto que tarde. Y no, no me estoy refiriendo como coche nuevo, que también, sino cuando se agoten las 500 unidades que se van a fabricar: aunque aún no se han publicado precios, no los veo yo cayendo mucho como usados...

El nuevo Mitsubishi Lancer Evo podría llegar con el motor del Mégane RS

Y es que el Trophy R es un deportivo con todas las letras. Ya ha batido el récord en Nürburgring para un coche de tracción delantera (ha dado una vuelta en 7'40'.1) y ahora acaba de hacer lo propio en Spa-Francorchamps, uno de los circuitos más complicados del mundo... básicamente por una razón: Eau Rouge.

Según la marca, cuando al equipo de desarrollo se les puso el reto de crear el Renault Mégane RS Trophy R para 2019, se centraron en convertirlo en casi un coche de carreras y apuntaron tres apartados básicamente:

  1. Reducir el peso
  2. Mejorar la aerodinámica
  3. Mejorar la suspensión

Mégane RS Trophy R: un peso pluma

Así que pusieron manos a la obra. En cuanto a la dieta de adelgazamiento, han conseguido parar la báscula 130 kilos antes que el Renault Mégane RS que pesa 1.407 kg. Es decir, que su masa se queda 1.277, lo que no está nada mal.

Para ello han 'tirado' de carbono en lugares como el capó (en la toma de aire) o el difusor. También los asientos aportan su granito de arena y, sobre todo, la caja de cambios, que es manual de seis velocidades en lugar de la automática de doble embrague EDC. 

El motor del Mégane RS Trophy R es el que utiliza el RS normal, aunque gracias al escape específico Akrapovic y a que han apretado un poco el turbo han subido la cifra de potencia hasta los 300 CV (desde los 280 de la versión base). Con esto aseguran que se pueden enfrentar a coches deportivos de mucho más de 300 CV sin despeinarse.

Vídeo onboard del récord del Renault Mégane RS R en Nürburgring

El nuevo Renault Mégane RS Trophy R de 2019 es una fiera circuitera no solo por su set-up de suspensiones, que en Renault definen como "radical", sino también por ciertos 'trucos'. Por ejemplo, utiliza un autoblocante Torsen mecánico delante y los neumáticos con unos Bridgestone S007 que en Renault SPort han desarrollado para este modelo. Además, hay 30 unidades de esas 500 que estarán equipadas con frenos cerámicos.

Interior del Mégane RS Trophy R

Cuando entras en un modelo así, lo de dentro tiene que estar a la altura para evitar un bajón que te suma en depresión. Por eso los asientos deportivos son tipo bacquet y están forrados en Alcantara, al igual que el volante y la palanca del freno de mano. Y como no puede ser de otro modo, también lleva la consabida placa conmemorativa. 

Y es que el Renault Mégane RS Trophy R que nos va a alegrar este 2019 tiene todas las papeletas de convertirse en el compacto deportivo del año. Resumamos: Torsen, 130 kilos más ligero, 20 CV más potente, Akrapovic, cambio manual y freno de mano de palanca. ¿Alguien da más?

 

 

Buscador de coches

Y además