Pasar al contenido principal

Así pasa la revisión un unicornio con ruedas. ¡Un Lexus LFA!

La excelencia está en todos los pequeños detalles.

deportivo taller averia lujo altas prestaciones

Pasar la revisión de un Lexus LFA no es algo que puedas ver todos los días. La marca japonesa nos ha mostrado cómo se realiza este proceso de mantenimiento, que al fin y al cabo, se realiza como en cualquier otro coche, pero lo dicho: con un nivel de exquisitez y de excelencia que roza lo obsesivo. El Lexus LFA es uno de nuestros coches favoritos: su V10 atmosférico, su afilado diseño y su exclusividad le convierten en el deportivo japonés, moderno, más deseado.

 

 

Y su mantenimiento es clave para que su valor no decaiga. Viendo el mimo con el que se realiza, no tengo ninguna duda que este clásico moderno no dejará de subir de precio. El mantenimiento del Lexus LFA tiene lugar en la sede de Toyota Motorsport, en Colonia, Alemania. Todo el proceso tiene lugar en una zona especifica bautizada como ‘LFA Centre of Excellence’. Y sí, es en este pequeño espacio donde los 38 Lexus LFA que hay en Europa (de los 500 fabricados en total) se mantienen jóvenes como el primer día, en un proceso que empieza por el motor.

 

Revisión del Lexus LFA: el motor se trata como una joya

“Tratamos al Lexus LFA prácticamente como un prototipo de Le Mans.” Nos comenta Peter Dresen, hombre al frente de este exótico departamento. Sí, es una revisión como cualquier otra, pero hay tanta tecnología detrás, tanto en juego, que son manos muy expertas las únicas que pueden tocar esta obra de arte con ruedas. En una primera fase, el Lexus LFA pierde alguna de sus piezas para poder acceder de una manera más cómoda a algunas piezas sensibles. Se desnudan los bajos y se revisa la dirección, el chasis o la suspensión. Todos los pernos y tornillos que se desmontan se revisan. Después se vuelven a revisar. Antes de volver a su puesto original.

 

deportivo taller averia lujo altas prestaciones

 

Lexus LFA: revisión artesanal

Todos los componentes del Lexus más especial se trabajan de manera artesanal, pero sin renunciar a la mejor tecnología. El mejor ejemplo de esto son los frenos: se desmontan y se revisan de manera completamente manual, comprobando que no hay nada fuera de lo normal. Se comprueban pastillas y demás componentes y después se pesa todo el conjunto para comprobar que todo está en su sitio. Más tarde, se aplica la tecnología más moderna con una máquina de rayos X que es capaz de ver el interior de los frenos, su estructura y su estado. “Si vemos cualquier cosa extraña en el disco o en las pinzas, las sustituimos.” Afirma Dresen.

Los frenos siguen siendo protagonistas, en este caso en el líquido de frenos. Para su sustitución se utiliza una herramienta especial capaz de analizar el fluido y evitar cualquier rastro de agua. El resto de actuaciones, como el cambio de aceite o los filtros se realiza como en cualquier otro coche.

 

Lexus LFA: la carrocería, a detalle

 

deportivo taller averia lujo altas prestaciones

 

Por supuesto, la carrocería de fibra de carbono es protagonista en el Lexus LFA. Durante la revisión, un operario se encarga de revisar todo de arriba a abajo para detectar fallos o algún tipo de problema. Lo que no sabemos es si se reemplaza de manera automática si algún panel está dañado. Sabiendo que hablamos de un material tan caro y delicado es de esperar que los paneles dañados solamente puedan ser cambiados aquí.

 

Revisión Lexus LFA: últimos flecos y prueba de conducción

Nuestro ejemplar protagonista tenía un fallo en la bomba inyectora, un problema que puede convertirse en algo muy serio: para poder cambiarla hay que mover el motor. O bien la transmisión completa. Es un proceso realizado con mimo y una precisión de cirujano. Es más, podría ser uno de los espacios del mundo del motor más parecido a uno de estos espacios quirúrgicos.

Finalmente, una vez que todo está comprobado y se han solucionado los problemas que hayan podido surgir, se realiza la prueba final de conducción. Generalmente, esta prueba, si se realiza, no es más que un breve paseo para comprobar que todo está en orden. En el caso del Lexus LFA la cosa cambia: “Es importante tratar el motor con mimo. Dejamos calentar el motor con tranquilidad, sin prisa, y más tarde lo ponemos a prueba con mucha cautela, especialmente si hemos tenido que tocarlo durante la revisión.”

 

deportivo taller averia lujo altas prestaciones

 

Una vez que ha superado el primer test, se vuelven a montar todos los paneles desmontados y la revisión del Lexus LFA termina en una prueba en carretera algo más exigente: primero en una carretera de curvas y más tarde en una autobahn, probando el coche a alta velocidad durante un máximo de 10 kilómetros. ¡Ten en cuenta que en este tipo de coches, cada kilómetro se traduce en euros!

 

Revisión del Lexus LFA: un servicio único

Tener un Lexus LFA en el garaje significa entrar en un club de servicios únicos por parte de Toyota. Por ejemplo, pueden ir a buscar tu coche a casa y realizar la inspección sin que tú te enteres. También ocurre de vez en cuando que otros usuarios del Lexus LFA puedan viajar al Viejo Continente con su coche o para correr en el Circuito de Nürburgring: este centro revisa el coche por completo para dar por hecho que está todo en orden. “Siempre es un momento de alegría ver un nuevo Lexus LFA en nuestro centro.” ¡No me extraña! Seguro que el coche también se alegra de veros: ¡pocos coches tienen un servicio de este nivel!


 

Lecturas recomendadas