El Yangwang U9 se pone a la altura del Rimac Nevera en Nürburgring

Gustavo López Sirvent

El deportivo eléctrico de la firma de lujo de BYD rueda sobre el mítico trazado alemán con sus 1.300 CV que desarrollan sus cuatro motores. Allí consigue acelerar de 0 a 100 km/h en tan sólo 2,36 segundos. Se comercializa en China por 230.000 dólares (unos 215.000 euros), con lo que, de venderse en Europa, sería uno de los coches a tener en cuenta, ya que es más barato que cualquiera de los de sus características.

Los fabricantes de coches chinos quieren demostrar su poderío en todos los segmentos y niveles. Si ya se han apoderado de la categoría de vehículos baratos, ahora van a por los caros. No hay nada que pueda deternerles, como bien demuestra la compañía BYD, que ha desarrollado un superdeportivo eléctrico de lujo: el Yangwang U9.

Y como el movimiento se demuestra andando, los ingenieros de este automóvil quieren mostrar al mundo de lo que son capaces. Por esta razón se lo han llevado al mítico circuito de Nürburgring para que el resto de competidores vean que su propuesta no es baladí sino todo lo contrario.

Con esta exhibición buscan varias cosas: la primera, que el coche mejore su rendimiento en pista; y la segunda, un aldabonazo de prestigio para esta enseña, que hasta ahora no había destacado por los coches deportivos de gran lujo, sobre todo lejos de China, su país de origen.

Pero esta estrategia, que puede parecer de puro marketing (que también lo tiene, no nos engañemos) es la firme demostración de un automóvil de colosales prestaciones que bien pueden evidenciar el hecho de desplazarse hasta el trazado alemán.

Hemos visto la seriedad con la que la división de lujo de BYD se ha tomado esta prueba gracias al perfil de Youtube CarSpyMedia. En esas imágenes podemos ver cómo el Yangwang U9 hace una manifestación de poderío, ya que sale de las curvas como una bala y tira de efectividad con los frenos, con los rotores al rojo vivo cuando sienten la fricción.

El secreto está en la masa, que decía aquel anuncio de los 80, es decir, en su corazón. Este superdeportivo mandarín cuenta con cuatro motores que producen una potencia combinada de 1.300 CV y 1.680 Nm de par máximo. 

Su aceleración de 0 a 100 km/h la realiza en tan sólo en 2,36 segundos (1,85 segundos el Rimac Nevera, lo que lo convierte en uno de los vehículos más rápidos del mundo. Pero empieza a perder algo de ese poderío en el cuarto de milla (402 metros). En ese escenario, coche  balcánico le saca ventaja (8,5 segundos frente a los 9,87 del Yangwang U9).

Todo este tren motriz se apoya en un paquete de baterías Blade de 80 kWh de iones de litio, le dan una autonomía de 461 kilómetros según el ciclo chino CLTC (unos 400 en el ciclo WLTP). Si lo comparamos nuevamente con el Rimac Nevera, vemos que el deportivo croata tiene 490 kilómetros de alcance con la medida europea.

BYD asegura que puede esta pila de gran capacidad puede cargarse a una potencia de 500 kW. O lo que es lo mismo, le permite hacer una carga del 30% al 80% en tan sólo 10 minutos.

Se ha desarrollado sobre una plataforma personalizada con una suspensión novedosa que no sólo elimina el balanceo en las curvas sino que le permite saltar y circular sobre tres ruedas. Si rebobinas el VHS recordarás que eso ya lo hacían los Citroën con la suspensión hidroneumática. 

Si cotejamos su precio con otros superdeportivos del mismo o similar caballaje, vemos que con el Yangwang U9 salimos ganando, ya que en China se comercializa desde 230.000 dólares (cerca de 215.000 euros). Además, cuenta con un diseño llamativo que, de venderse en Europa, podría tener sus adeptos.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: Coches nuevoscoches deportivos eléctricos, Vídeo,