Pasar al contenido principal

Alfa Romeo 147: ¿comprar usado sí o no?

Corren ríos de tinta al respecto

Imagen de perfil de Luis Guisado
Llantas de 18" específicas

Si quieres comprar un Alfa Romeo 147 es porque te gustan los coches. Esto es así: su diseño, la passione que emanan... Hubo un tiempo en que el conductor de Alfa era un conductor entendido. Sí: eran buenos tiempos. La edad de oro de Pininfarina o Giugiaro. Un tiempo en que el Duetto enamoraba o el Giulietta era el coche que cualquier persona con estilo quería tener.

Pero llegaron los años 80 y toda la fama que se habían labrado empezó a caer. Alfa Romeo pasaba tiempos difíciles, y eso se notó en el abaratamiento de costes. Plásticos 'reguleros', ajustes más que discutibles... El Alfa 33 supuso un quebradero de cabeza para muchos; igual que el Alfa Romeo 75, quizá una de las últimas grandes berlinas con sabor deportivo de verdad. Pero para ser justos, muchos de esos problemas venían de una posventa más que deficiente: ¿te imaginas en Talleres Manolo del pueblo de al lado, acostumbrados a arreglar un R4 con una 13-14 (¿sabes de dónde proviene eso de hacer la 13-14?), dejarles un Alfa 33 QV con sus dos dobles carburadores? ¿O intentando arreglar el peculiar equipo de frenos del 75?

Pero hoy es diferente. En pleno siglo XXI el Alfa Romeo Giulia le planta cara a los BMW Serie 3 y, a falta de que pase tiempo para ver cómo envejecen, lo hacen con todas las de la ley. 

El Alfa Romeo 147 es un modelo que se fabricó entre el año 2000 y 2007. Él solo tenía en el encargo de sustituir a los Alfa 145 y 146 y de darse de tortas con modelos que entraban pisando fuerte, como el Audi A3, el eterno Volkswagen Golf o incluso el Mercedes C Sportcoupé. Eso sí: siempre con un toque de deportividad que lo distinguía de la competencia. Yo pude hacer una prueba de un Alfa Romeo 147 Ducati Corse hace unos años (con el restyling de 2004) y aún lo recuerdo como un coche diferente: con ese algo que últimamente es tan difícil de encontrar. Una de las mejores creaciones de Walter de'Silva, que más tarde nos regalo sin habérselo pedido el Seat Toledo III (perdón por la imagen). 

¿Fallos en los Alfa 147? Según

Pero volvamos al asunto. A la hora de comprar un Alfa 147, ¿qué convendría mirar? Lo de siempre. Ten en cuenta una cosa: si después de como poco 11 años el coche sigue vivo, probablemente es por algo. Más allá de eso, los 147 lo único que requerían era un poco de cariño adicional. En este sentido les pasaba como a los Mazda RX-8, que tenían incluso un hueco en el asiento trasero para la lata de aceite.

Como norma general, en los 147 habría que prestar atención a que, cuando el motor esté caliente, la temperatura se mantenga a 90 grados. Es decir, a su funcionamiento óptimo. El embrague solía estar tirando a duro, pero no debería ser especialmente duro. También habría que mirar si sale humo por el escape, que no debería.

Luego, algunos modelos por norma general pedían un cuidado un poco especial. En un taller de barrio me contaron que los motores 1.6 TS, aunque tenían un intervalo de mantenimiento de 100.000 km, podían dar la lata con el kit de distribución, así que convenía adelantarse y hacer un cambio cada 60-70.000 km para evitar sustos gordos. Por cierto, fui a acompañar a un amigo a recoger su 146 QV al que se le había estropeado el alternador (¡el coche sigue vivo con 313.000 km!)...

Si buscas comprar un Alfa Romeo 147 a estas alturas, seguro que optas por alguna variante más potente. En este caso, si te da por mirar un JTD 150, a lo mejor conviene preguntarle al vendedor si ha tenido problemas con el volante bimasa o si lo han cambiado. Más allá de eso, algunos JTD de la primera serie (140 CV) daban problemas porque se podía soltar el tubo del intercooler...

Lecturas recomendadas