Pasar al contenido principal

Los ayuntamientos frenarán el 'desmadre' de los patinetes eléctricos

Distintos ciudades han comenzado a desarrollar ordenanzas para regular el uso de estos 'cacharros' en España.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Regulación patinetes eléctricos España

Ante la proliferación -y cierta invasión- de los patinetes eléctricos en las grandes ciudades españolas, diversos ayuntamientos ya se han puesto manos a la obra para regular su uso.

Vídeo: nuevo récord de velocidad sobre un patinete eléctrico

Así, la maquinaria burocrática, casi siempre artrítica -excepto en el tema de las multas-, ha comenzado a moverse. De hecho, son varias las metrópolis que están elaborando -o pensando en hacerlo- ordenanzas municipales que especifiquen y delimiten el uso urbano de estos artefactos rodantes.

Por cierto, no nos parece nada mal esta medida porque en los últimos tiempos, la multiplicación de los patinetes eléctricos, está dando lugar a situaciones inseguras para los peatones y para los propios usuarios de los mismos. Este mismo redactor ha podio experimentarlo en primera persona. 

 

Vehículos de movilidad personal, ¿qué?

La Dirección General de Tráfico establece que los dichosos patinetes eléctricos están clasificados como vehículos de movilidad personal (VMP). Se trata de un limbo administrativo en el que estos cacharros no están tipificados ni como peatones ni como vehículos. Dicha particularidad determina que los consistorios son los organismos competentes en la ordenación de esta (singular) materia... rodante. 

Además, Tráfico determina a través de su reglamento 16/V-124 que estos artilugios podrán circular por la acera o la calzada, atendiendo a las disposiciones municipales.

El mencionado precepto expone que los patinetes eléctricos podrán transitar por aquellas calzadas, áreas peatonales, parques e incluso en carriles habilitados a tal fin en la vías públicas, siempre que estén permitidos por las autoridades locales.

Eso sí, deberán tenerse siempre en cuenta las limitaciones y prohibiciones desarrolladas por las ciudades, con el fin de garantizar la seguridad en la vía pública.

 

 

En definitiva, cada ayuntamiento se encargará de desarrollar las disposiciones para el correcto y cívico empleo de los vehículos de marras. Pues, nada, los municipios harán de su capa un sayo, algo muy español.

Algunas urbes como Barcelona ya han creado sus disposiciones, mientras que otras como Madrid, Valencia o Zaragoza, están en ello.

 

Barcelona, pionera 

Si hay una ciudad avanzada en el tema de la ordenación del uso de los patinetes eléctricos, ésa es Barcelona. Allí, el pasado 1 de julio se ha estrenado una ordenanza que se ha ocupado especialmente de esos vehículos pertenecientes a empresas que los destinan a actividades turísticas.

Derivada de esta disposición, la empresa Bike Mobility, que había situado un centenar de sus patinetes por las calles en la Ciudad Condal, se han visto obligados a retirarlos en un par de ocasiones, puesto que no cumplían con la nueva norma.

 

Madrid

El consistorio de Manuela Carmena decidirá en el pleno de septiembre la aprobación de una nueva disposición municipal que regulará el empleo de los patines eléctricos, así como de patines y monopatines. Podrán transitar por carriles bici, ciclocalles y por las aceras a la misma velocidad del peatón.

Por otra parte, las bicicletas, las motos, los segways y también los patines eléctricos deberán aparcar en las áreas reservadas y estacionar en las aceras, dejando más de tres metros de ancho.

Las empresas que quiera desarrollar esta actividad mercantil en la capital de España, deberán obtener una concesión del consistorio, que también figura en la ordenanza. Por ejemplo, les exigirán un seguro de responsabilidad civil, algo que nos parece muy acertado por si te pasan por encima con los patines eléctricos.

 

Zaragoza

En breve -ya sabes lo que significa eso-, Zaragoza analizará la posible creación de normas precisas para los patines eléctricos. No, la iniciativa, no ha partido del alcalde, sino de la reclamación de un grupo de usuarios.

De momento, en la urbe maña impera una disposición de 2009 que determina que estos vehículos tienen que circular por vías ciclistas y zonas de prioridad peatonales, incluyendo las aceras, pero no por los carriles para vehículos a motor.

 

Vigo

En la urbe gallega, como sucede en otras tantas de la piel de toro, directamente no existe ninguna reglamentación sobre el uso de los patines eléctricos. Eso sí, cuentan con una prohibición genérica de que circulen por las aceras, uno de los grandes problemas que generan estos trastos.

Lo mismo sucede en La Coruña, donde, de momento, se atienen a la normativa general de circulación de la ciudad. Esta prohíbe rodar con patines eléctricos en las calzadas y solo está permitido hacerlo por aquellas aceras donde quede expresamente autorizado por la señalización pertinente, siempre dando prioridad al peatón.

Imagen principal: Xiaomi Mijia Smart Electric Scooter vía YouTube.

Lecturas recomendadas