Pasar al contenido principal

China y el Brexit ponen en peligro a Tata y a Jaguar Land Rover

El grupo indio registra unas pérdidas multimillonarias.

Jaguar F-Type 400 Sport

Tata es el mayor grupo de automoción indio. Quizás eso no te interese, pero sí te interesará que es dueña de Jaguar y de Land Rover, dos de las marcas británicas más importantes de la historia y los dos buques insignia de la industria británica del automóvil a día de hoy. Dos marcas que pueden sufrir y mucho en los próximos meses de confirmarse la tendencia a la baja de las ventas en China y de un Brexit duro.

Y es que Tata Motors ha registrado unas pérdidas de 3.300 millones de euros en el último trimestre, provocando un derrumbe en bolsa de más del 30% y haciendo saltar todas las alarmas sobre el futuro de Jaguar Land Rover. La firma india tiene en las marcas británicas su mayor fuente de ingresos y esta situación internacional está provocando las primeras pérdidas operativas en mucho tiempo.

 

Jaguar I-Pace

 

Parece que todo se ha vuelto en contra para Jaguar y Land Rover, tras unos años de gran crecimiento gracias a la expansión de los SUV y al desarrollo de mecánicas diésel tremendamente interesantes. Pero a los dos problemas anteriormente descritos ahora se suma la crisis del diésel, otro varapalo que puede provocar que muchas de las inversiones realizadas en los motores diésel no se puedan recuperar.

En el último trimestre del año pasado, las ventas de Jaguar Land Rover en China se desplomaron en 22.000 unidades, tras una reducción notable de la demanda del gigante asiático. El grupo británico tiene en China a uno de sus principales clientes y un desplome así pasa factura a cualquiera. Esta disminución de las ventas en China ya ha provocado la reducción de un 10% de la plantilla de JLR en Reino Unido.

 

 

Pero hay más problemas. La marca está invirtiendo mucho dinero en el desarrollo de su nueva gama eléctrica, para intentar resolver y compensar la menor demanda de los motores diésel. Ahora bien, podría ser el Brexit el que diera el golpe de gracia definitivo. Un Brexit sin acuerdo podría hacer que el precio de los coches de Jaguar Land Rover subieran en el Viejo Continente, dejándoles en clara desventaja respecto a las marcas premium alemanas.

Esto podría provocar otro bajón importante en las ventas del grupo, quedándose con EEUU y su mercado local como principales pilares de su actividad comercial. Demasiados riesgos por delante para una marca que puede pasar por grandes apuros gracias al contexto internacional. Tendremos que seguir de cerca sus resultados en los próximos trimestres para comprobar si estamos ante un bajón puntual o ante una crisis de consecuencias imprevisibles.

Y además