Pasar al contenido principal

Si no hubiera confinamiento, hoy me encantaría conducir un… Mercedes Clase S 560

Porque, a veces, la vida hay que saborearla con sofisticación

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Mercedes Clase S 560

Hola. Te escribo estás líneas desde mi apartamento de 60 metros cuadrados del que, supongo que al igual que tú, no puedo salir nada más que para llenar la nevera y la despensa de cosas hipercalóricas y de bajo valor nutricional, que es lo que apetece. Bueno, en realidad lo que me apetece es conducir… así que pienso: “si no hubiera confinamiento, ¿qué me encantaría conducir hoy?” Pues un Mercedes Clase S 560 no estaría nada mal. 

No te pierdas: ¡Brabus pierde la cabeza con un Maybach de 900 CV!

Puede que pienses que este Mercedes es algo muy ‘flojito’ a la hora de desatar los instintos ‘petrolhead’ reprimidos por esta cuarentena y quizá esperabas otros coches deportivos aquí, pero realmente, ya tuve ocasión de probarlo hace un par de años y te voy a dar varios motivos por los que esta berlina de lujo de Mercedes sería hoy un buen compañero de ruta. 

Si hoy no estuviera confinada, probablemente estaría de camino a algún lugar turístico donde pasar la Semana Santa, así que pienso en las virtudes que un coche así te ofrece para hacer una buena kilometrada con la familia hacia un lugar donde desconectar y bajar de revoluciones. 

 

Mercedes Clase S 560: un 'todo en uno' (o casi)

El Mercedes Clase S 560 ofrece cinco metros de largo y casi dos de ancho de lujo y sofisticación, un sistema de audio Burmester para convertir el habitáculo en una sala de conciertos y un interior acondicionado como parar querer que la carretera no acabe nunca: asientos de cuero con función de masaje, iluminación ambiente y un chasis perfectamente calibrado que te hace sentir que en lugar de un coche viajas en un jet privado. Me atrevería a decir incluso que con mejor insonorización.

 

Conducir Mercedes Clase S 560
Apetecible, ¿verdad?

 

Pero que esto no te confunda… debajo del Mercedes Clase S 560 se esconde un V8 con 479 CV de potencia y 720 Nm de par entre 2.000 y 4.000 rpm, asociado a un cambio 9G-Tronic que transmite todo esta fuerza a las cuatro ruedas; es decir, un propulsor capaz de ser ángel y diablo al mismo tiempo: de darte empuje y suavidad de marcha a partes iguales. 

Dicen que tenerlo todo en esta vida es imposible, pero esto se le acerca un poquito… Clase S es la traducción al castellano de ‘Sonderklasse’, que significa ‘clase especial’. ¿Te parece un coche poco especial para viajar largas distancias? Seguro que no… 

Y además