Pasar al contenido principal

Límites de velocidad en las autopistas alemanas por el calor

Ah, el calentamiento global...

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
La señal que todos ansiábamos ver: fin de la limitación en las autobahn

Los límites de velocidad en las autopistas alemanas son algo recurrente en toda conversación entre los aficionados a los coches. Porque, sinceramente, ver la señal de fin de prohibición y acelerar hasta una velocidad en la que vas cómodo (y que no tiene que ser 300 km/h) es algo que tiene su cosa y quizá algún que otro legislador de estas tierras debería probar.

Te interesa: la verdadera causa de los límites de velocidad en España

El caso es que con la llegada de la primera ola de calor del verano, en Alemania lo están pasando mal, y no solo debido a las temperaturas que alcanzan, que en algunas zonas como Frankfurt pueden rozar los 40 grados... con edificios sin aire acondicionado y con carreteras cuyo asfalto puede romperse debido a la brutal masa de aire del Sáhara que nos está machacando estos días. Es por ello que en algunas ciudades incluso han prohibido los paseos turísticos en carruaje (sevillanos, sonreíd con ternura) y que en Hemer, cerca de Dortmund, un hombre se desnudara por completo en la sección de congelados de un supermercado.

Según el portal web DW.com, que ya el año pasado alertaba de esta situación, la falta de inversión en infraestructuras en la red viaria alemana (vivir para ver) ha hecho que los asfaltados de las vías más antiguas se rompan a causa de los movimientos a los que están sometidos cuando se expande el asfalto... aunque siguen siendo el noveno país con las mejores carreteras de Europa (en España somos los quintos), según la Comisión Europea, de donde procede este gráfico.

Somos los quintos, muy por encima de la media europea

Debido a eso, se han impuesto límites de velocidad en zonas donde antes no había debido a la posibilidad de que aparezcan boquetes potencialmente peligrosos. Por eso, hay zonas en las que incluso el límite se ha situado en los 100 km/h, aunque por lo general sigue siendo 120 (o 130) la velocidad máxima en la mayoría de los tramos.

 

 

Y además