Pasar al contenido principal

Esta es la opción que (casi) todos los clientes del Bentley Flying Spur quieren

Cochazo. Co-cha-zo. Es sublime.
Bentley Flying Spur

En este mismo momento no me vienen muchos coches a la cabeza que mezclen tan bien el lujo, la modernidad, lo clásico y la elegancia como el Bentley Flying Spur. En Bentley han sabido crear un auténtico cochazo con la nueva generación de este sedán. Caro, sí; un huevo. Pero es que lo vale. Y todos los clientes que compran uno lo saben, por eso se deciden por él. Ahora bien, ¿cuál es la configuración más exitosa del Bentley Flying Spur? No te creas que suelen venderse muchas unidades en stock, no... Ellos son más de personalizaciones. Y lo hacen genial.

El Bentley Flying Spur más vendido

El Bentley Flying Spur de nueva generación debutó en el verano del año pasado. Puede que te recuerde al anterior, pero es mejor que él en todo. En todo. Su producción dio el pistoletazo de salida hace unas semanas y unos siete meses después de que lo conociéramos por completo, en este mismo momento, sus nuevos propietarios están empezando a recibirlo. Qué envidia; y te mentiría como un villano si dijera que es sana.

Bentley Flying Spur interior

La cuestión es que el éxito del nuevo Flying Spur es incontestable y desde las oficinas de la firma de Crewe confían en que las ventas globales de Bentley crezcan en un 20% gracias a este modelo... ya antes de que finalice este mismo 2020. Muy optimista me parece a mí, pero ellos son los que saben de esto. En cualquier caso, ya tienen un patrón de personalización en su nueva berlina de lujo.

Según la marca, más de 80% de los compradores del Bentley Flying Spur han ligado su elección a Mulliner. Esto significa que han instalado unas llantas de 22 pulgadas, asientos con una tapicería diamantada, cuero tridimensional en los paneles interiores de las puertas, un techo forrado también en cuero, emblemas de la marca bordados en el habitáculo y un logo también presente en zonas como los tapones del combustible y del aceite. El lujo está en los detalles.

Bentley Flying Spur trasera

Además, el 60% de los clientes también se decantan por la serie especial First Edition, que tiene varios detalles distintivos con respecto a las versiones estándar. Todo lo estándar que puede ser un Bentley Flying Spur. Lo que no cambia es su motor W12 de 6.0 litros con el que este inglés es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y alcanzar una velocidad máxima de casi 350 km/h. Menuda joyita. Eso sí, tendrás que rascarte el bolsillo para tener uno.

Más:

Lujo

Y además