Opinión: los nuevos nombres que usan las marcas para sus modelos... ¿ayudan o te lían?

Si algo funciona...

Mercedes GLE 63 AMG

A veces, los fabricantes intentan facilitarnos la vida y, pensando que quizá no queda muy claro a qué modelo o división corresponde una nomenclatura, cambian los nombres de las marcas o de los coches. Con ese movimiento, se supone que simplifican la gama o la estructura de la empresa… pero, muchas veces, montan el lío. Ya estabas acostumbrado a las siglas, a cómo sonaba esa denominación mágica y, de repente, tú, que sabías a qué segmento pertenecía cada SUV de Mercedes, te pierdes en la nueva sopa de letras.

No eres el único. El ejemplo de la compañía alemana viene ‘al pelo’ para ilustrar lo que queremos decir: quiso hacer más sencillo el nombre comercial de sus crossover y todos sus SUV pasaron a ser GL, acompañados de la letra que señalaba el segmento al que pertenecían. Más caracteres identificaban el tipo de motor. Ah, y también cambió la marca, pasando a ser Mercedes-AMG cuando hablábamos de las versiones más deportivas.

¿Resultado? Ahora sabemos cuándo nos referimos a un crossover y cuándo a un coupé, por ejemplo, así que esa primera modificación si fue útil. Costó acostumbrarse, pero resultaba más claro para los ‘recién llegados’. Bien. Pero no conocemos a nadie capaz de decir, a la primera y del tirón, el nombre correcto de las versiones más dinámicas, sin dejar el AMG para el final de la ‘frase’… que es lo que, por tradición, te pide el cuerpo.

Citroën acertó cuando los Xsara y Xantia se convirtieron en C4 y C5, haciendo más lógica la gama. Pero la sustitución de Audi Quattro (el nombre original del departamento de coches de altas prestaciones de la empresa) por Audi Sport (su denominación posterior) pasó sin pena ni gloria. Aquí, los petrolheads no nos preocupamos tanto: era algo sencillo, tenía lógica y no nos afectaba mucho, ya que no cambiaba el nombre del modelo -seamos sinceros, ¿cuántas veces hablamos de una empresa? Lo que nos interesa son sus productos-. Pero, sobre todo… no nos supuso un problema porque en nuestras conversaciones se nos sigue escapando “Audi Quattro”. Y a ti también te pasa, reconócelo.

Lecturas recomendadas