Pasar al contenido principal

Volkswagen I.D. Crozz: ¡la primera evolución llega a Frankfurt!

Combina la estética SUV y coupé, cuenta con tracción a las cuatro ruedas y conducción autónoma. ¡Ahora luce más cercano a producción!

Imagen de perfil de Javier Leceta

Cada vez vemos más cerca modelos como el Volkswagen I.D. Crozz; de hecho, la primera evolución de este concept estará en el Salón de Frankfurt 2017 y gracias a esta nueva imagen, podemos averiguar que está más cercano a producción debido a su diseño más limpio y proporcionado. Este prototipo pretende convertirse en el primer SUV eléctrico de Volkswagen y combinar “lo mejor de los mundos SUV y coupé”.

Esta novedad forma parte de la nueva gama de coches eléctricos que Volkswagen tiene previsto lanzar en un futuro próximo. Una gama que apuesta por una mayor autonomía, un diseño diferente y unos interiores “más flexibles”. Tras la presentación del Volkswagen I.D. (aquí tienes la prueba del Volkswagen I.D.) y del I.D. Buzz, el tercer miembro de esta familia es un concept que adelanta el primer SUV eléctrico de la marca.

Un vehículo que ha sido bautizado como “un coupé cuatro puertas y un SUV todo en uno”. Ha sido diseñado como un vehículo de espíritu deportivo, con tracción a las cuatro ruedas y una autonomía de 500 km, casualmente la misma que la del Skoda Vision E, algo que lo hace compatible con los viajes de media y larga distancia.

Te interesa: los 7 coches eléctricos con mayor autonomía

El Volkswagen I.D. Crozz se asienta sobre la plataforma MEB, desarrollada específicamente para los vehículos eléctricos del grupo. Cuenta con dos motores eléctricos, cada uno encargado de mover cada eje: el de las ruedas delanteras suma 101 CV y 140 Nm de par, mientras que el motor encargado de mover el eje trasero alcanza los 201 CV y 310 Nm de par. El coche funciona generalmente a propulsión, enviando par al eje delantero cuando el sistema detecta pérdidas de tracción o cuando el conductor selecciona el modo 4x4.

La velocidad máxima es de 180 km y su batería, con una capacidad de 83 kWh, será capaz de cargar un 80% en apenas media hora, eso sí, si utilizas un cargador de 150 kW. El interior es tremendamente minimalista y el objetivo es que la comunicación entre los pasajeros y el vehículo se realice, en la mayor parte de los casos, sin necesidad de tocar nada: mediante gestos y con órdenes verbales. En el centro del salpicadero se encuentra una gran pantalla que podrá mostrar el mapa del navegador y otra información relevante. Eso sí, toda la información que tiene que ver con la conducción, estará enfocada en el conductor, tanto en el volante como en el sistema de proyección de datos en el parabrisas, el 'Head-Up display'.

 

 

El objetivo de los ingenieros de Volkswagen ha sido crear un espacio interior realmente cómodo para que cuatro pasajeros puedan viajar con total comodidad. Pese a contar con unas dimensiones algo más cortas que la de un Volkswagen Tiguan, la habitabilidad se ha mejorado optimizando al máximo las formas. Cuando el conductor decida dar el control al coche, la luz ambiental será más tenue para conseguir un ambiente mucho más relajado. 

 

 

Y es que, tal y como ocurre con el Volkswagen I.D. y el I.D. Buzz, este prototipo puede conducir de forma completamente autónoma: simplemente hay que pulsar el emblema del volante durante tres segundos para que comience a conducir solo. El volante se retrae eléctricamente en el cuadro de mandos, donde forma un único conjunto con las pantallas y controles (todos ellos digitales). Asimismo, el todocamino eléctrico es capaz de reconocer su entorno y los coches de alrededor gracias a una serie de radares láser, sensores de ultrasonidos y cámaras.

Volkswagen tiene previsto impulsar una estrategia a gran escala de modelos eléctricos a partir de mediados de la próxima década. Este concept que acaba de presentar adelanta como será su gama de vehículos cero emisiones en el año 2020.

Lecturas recomendadas