Pasar al contenido principal

Roma prohibirá los coches diésel para 2024

Y no, la solución no es volver a las cuádrigas...

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Contaminación

Cuando decíamos que este tema iba en serio, estábamos plenamente convencidos. Ahora es Roma va a prohibir los coches diésel para 2024, tras comprobar que, además del impacto en la salud, muchos de sus monumentos milenarios están en peligro por la contaminación: allí la pregunta ¿diésel o gasolina? tiene una respuesta claramente ganadora.

De hecho, un estudio llevado a cabo el año pasado demostró que 3.600 monumentos de piedra y 60 esculturas de bronce habían sufrido serios daños y deterioros debido a la polución. Incluso la Basílica del Vaticano tuvo que ser limpiada en el 2000.

No te pierdas: ¡La Corte alemana corrobora la prohibición del diésel!

Ha sido la alcaldesa de la ciudad, Virginia Raggi, la que ha anunciado esta decisión a través de su cuenta de Facebook: “Si queremos intervenir de manera seria, tenemos que tener el valor de adoptar medidas fuertes”. 

Cada vez son más las ciudades que se unen a esto e incluso hay marcas que abandonan el diésel para adaptarse a las nuevas exigencias y normativas de consumo y emisiones.  Pero aún queda mucho que hacer para concienciar a la población... 

En Italia, dos tercios de los 1,8 millones de coches nuevos vendidos durante el pasado año eran diésel, y teniendo en cuenta que Roma no cuenta con grandes fábricas ni industria… sí, la mayor parte de la contaminación en la ciudad procede de los vehículos.

 

 

Actualmente, ya se toman medidas cuando los niveles de polución alcanzan cotas altas, como por ejemplo, prohibir la circulación de los coches más viejos y contaminantes. 

También han entrado al juego de las matrículas (si vives en Madrid seguro que esto te suena), permitiendo que en función del último número puedas o no puedas entrar un día determinado en la ciudad. Sin embargo, esto no parece suficiente… 

¿Y qué hay de los vehículos agrícolas diésel, qué ocurrirá con los tractores más bestias?

Y es que muchas familias han optado por comprar un coche de segunda mano con una matrícula diferente para poder burlar estas restricciones, así que no parece muy útil… sino más bien contraproducente. 

Por cierto, otra ciudad italiana como es Milán, donde hay mucha más industria, parece que va a seguir los pasos de Roma y a prohibir los coches diésel para 2030.  En España, la última en anunciar esta medida ha sido Baleares para el año 2025... y la gasolina para 2035. Quizá ha llegado el momento de creérselo, ¿no?

Lecturas recomendadas