Pasar al contenido principal

La historia del Shelby Cobra Daytona Coupé o la pesadilla de Ferrari

Cuando los coches americanos visitaron Europa nada volvió a ser igual...

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Shelby Cobra Daytona Coupé 1963

Los años sesenta nos regalaron duelos increíbles en los circuitos de todo el mundo. Fue cuando el Shelby Cobra Daytona Coupé se convirtió en la pesadilla de Ferrari... y cuando comenzó a escribirse una de las historias más importantes del mundo de la competición.

Pero antes de hablar de coches tenemos que hablar de un hombre: Carroll Shelby, un antiguo piloto de carreras que vivía por y para el automovilismo. Gracias a esta pasión nacieron coches tan emblemáticos como el Shelby Cobra.

No te pierdas: Shelby Cobra Hypercar... se parece a todo menos a un Cobra

El Shelby Cobra Daytona Coupé fue otro de los frutos de ese amor por las carreras de Shelby y uno de los coches de competición más importantes de la época, así que aquí vamos a darle el homenaje que se merece.

Apenas habían comenzado los sesenta cuando Ford y Ferrari negociaron para poder trabajar juntos… Sin embargo, los italianos se negaron a vender la compañía a los americanos así que ahí se desató una rivalidad que más tarde llegaría a las pistas.

 

 

Como le ocurrió a Henry Ford, Shelby había perdido también contra Ferrari, dado que por aquel entonces los de Maranello eran imbatibles: con el Ferrari 250 GTO consiguieron dominar el Campeonato Mundial de Turismos... y hacer leyenda, por cierto.  

En el año 1963, durante las 24 Horas de Le Mans, Carroll Shelby se dio cuenta de que necesitaba un cambio: el Shelby Cobra había logrado únicamente un séptimo puesto, por detrás de seis Ferrari y esto no era suficiente para él.

El problema estaba en el diseño del Shelby Cobra, que necesitaba una vuelta de tuerca, pues no era lo suficientemente adecuado para circuitos donde se necesitaba una excelente aerodinámica.

 

Una nueva oportunidad: Shelby Cobra Daytona Coupé

Fue ahí cuando entró en juego el diseñador Peter Brock, que añadió un frontal mucho más afilado, un techo más bajo y una trasera de estilo ‘Kammtail’ que permitía mejorar la velocidad punta en 30 km/h. De esta forma, en 1964 se anunció la llegada del Shelby Cobra Daytona Coupé, que se llamó así porque debutaría en Daytona, y del que solo se fabricarían seis unidades para todo el mundo.

Te interesa: Cuatro coches que rindieron homenaje a Daytona

Más gente participó en este programa: el ingeniero Ken Miles, por ejemplo, se encargó de mejorar chasis y motor, aunque se mantuvo el mismo propulsor V8 de 4.7 litros de origen Ford, con el que era capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos y alcanzar 307 km/h de máxima. 

“Somos más rápidos que los Ferrari, mucho más rápidos”, afirmó por aquel entonces Miles, orgulloso de sus coches nuevos. Y pronto demostraría que no estaban de broma… En las 12 Horas de Sebring de aquel año lograron el primer puesto en la categoría GT y un cuarto en la general. 

En Le Mans, Dan Gurney y Bob Bondurant repetirían la hazaña al lograr el mismo triunfo que en Sebring, algo que hizo temblar los cimientos de Ferrari. Por este motivo, un año después, en 1965, Ferrari presentó un nuevo prototipo, el Ferrari 250 LM, para recuperar su poderío en los trazados de todo el mundo.

 

Shelby Cobra Daytona Coupé (1965)

 

Por aquel entonces se estaba desatando además otra batalla Ferrari vs Ford, con el Ford GT40, por lo que Shelby vio como se quedaba sin el apoyo de Ford. Aun así, conseguiría seguir brillando durante un año más.

Lo haría con victorias en las 24 Horas de Daytona, el Gran Premio de Italia, las 12 Horas de Sebring (de nuevo), los 1.000 km de Nürburgring, las 12 Horas de Reims, el Enna-Pergusa y el récord de velocidad en Bonneville. 

Por todo esto y por ser uno de los coches más bellos del mundo, el Shelby Cobra Daytona Coupé será siempre un vehículo histórico y una obra de arte sobre ruedas. La primera unidad nació en la tienda de Shelby en Venice, California (EEUU) y los siguientes se fabricarían en el ‘Carrozzeria Gransport’ en Módena (Italia).

Quizá esto era un presagio de que este americano estaba dispuesto a vencer a los europeos desde dentro… Como si fuera el mismísimo caballo de Troya.

 

Fuente foto portada: By Kevin Decherf from Nantes, France (Shelby Cobra 289 MkII (1963)) [CC BY-SA 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0)], via Wikimedia Commons

Fuente foto texto: By Lothar Spurzem - Own work, CC BY-SA 2.0 de, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=48894262

 

Lecturas recomendadas