Pasar al contenido principal

Vídeo: Chris Harris prueba el sorprendente Alfaholics GTA-R 290

Una carta de amor a la conducción pura

Se suele decir que, si quieres destacar, debes hacer las cosas como nadie más sabe hacerlas. Se trata de aportar algo más y, en el mundo de los restomod, hay unos pocos fabricantes que logran superar con creces a los demás. En el caso de los Porsche 911, está Singer. Si hablamos de Alfa Romeo, Alfaholics marca la diferencia con creaciones como el GTA-R 290.

Este es un coche que parece sacado de los años 60, y en parte es así, pero tiene muchas novedades que le colocan en un nuevo nivel. Nació como un 1300 GT Junior de 1967, pero se ha configurado para homenajear al Giulia GTA de competición. ¿Han logrado un buen resultado? Hemos probado el Alfaholics GTA-R 290 para comprobarlo.

Nuestro compañero Chris Harris ha sido quien se ha puesto tras el volante de esta sorprendente máquina, la cual podéis ver y escuchar en nuestro vídeo. De entrada, se trata de un coche sorprendente, pues es capaz de capturar esa sensación tan especial de los deportivos clásicos, pero con las comodidades modernas.

Ese era su objetivo principal y hacia ello se han dirigido todos los trabajos realizados por la compañía. De entrada, el coche pasó por un exhaustivo proceso de reducción de peso, en el que se han eliminado elementos como el aire acondicionado y se han colocado piezas como un capó y unas puertas de fibra de carbono. Así, el peso es de solo 830 kg, pero hay mucho más.

El Alfaholics GTA-R 290 monta discos de freno ventilados de 300 mm, así como el motor Twin Spark de 2 litros de Alfa Romeo, que ahora es de 2,3 litros. Sí, ha sido mejorado y cuenta con casi 245 CV de potencia y 271 Nm de par máximo, lo cual garantiza las buenas sensaciones en un coche tan ligero.

Además de esto, se han montado elementos como unos nuevos asientos Recaro y una jaula antivuelco, lo cual mejora la seguridad y genera una atmósfera muy diferente a la del 1300 GT Junior original en el interior. Eso sí, aquí también se han dado toques interesantes, como unos relojes similares a los Veglia de los 60 y unos nuevos pedales de aluminio.

Una experiencia al volante sin comparación

Pero todo esto no importa sin una conducción emocionante, y de eso trata este modelo. Chris Harris lo reconoce: “Este es uno de los coches más disfrutables que he conducido”. Y es que no se parece a nada de lo que se venda hoy en día.

El Alfaholics GTA-R 290 cuenta con una caja de cambios con un embrague de competición y ha sido ajustada de tal manera que sea totalmente precisa. Con ella se puede jugar y llevar el motor hasta las 7.000 rpm sin ningún problema. Además, esto se suma a una dirección no asistida -puede serlo de forma opcional- que permite disfrutar al máximo al volante.

Alfaholics GTA-R 290

Según Harris, el coche tiene un buen agarre, pero también permite derrapar sin demasiado esfuerzo. En definitiva, se trata de un deportivo muy bien equilibrado en todos los aspectos, el cual hará las delicias de cualquier apasionado de la conducción pura y analógica.

Por supuesto, esta experiencia tiene un precio. 190.000 libras sin impuestos para ser exactos -unos 223.000 euros-, pero merece la pena cada céntimo. Tras probar el Alfaholics GTA-R 290, nuestro compañero de Top Gear Inglaterra deja claro que este no es un coche, sino “un pequeño trozo de genialidad”. 

Etiquetas:

Vídeo Restomod

Y además

Buscador de coches