Pasar al contenido principal

Drones de la DGT: pequeños sí; muy eficaces, también. Te contamos cómo funcionan y cómo, cuándo y dónde multan

Dron DGT

La DGT tiene once drones en funcionamiento. Su misión es "vigilar, controlar y gestionar el tráfico". También los hay que con un cometido más: multar. Los drones de la DGT son, junto a los radares Veloláser, las armas más pequeñas y poderosas, con las que Tráfico desenmascara a los conductores menos respetuosos con las normas. Buena parte de su éxito radica en que pasan (casi) desapercibidos, pero nosotros vamos a desvelar todos (o casi) sus secretos...

Quien piense que la DGT solo utiliza los drones "de vez en cuando" está equivocado. Las cifras oficiales revelan que, solo de enero a agosto de 2020, estos pequeños aparatos han realizado más de 430 horas de vuelo. En este tiempo han captado más de 200 sanciones. 

Si nos pusiéramos a preguntar, serían pocos los conductores que afirmarían haber visto un dron de la DGT sobrevolando su coche. Es normal y así debe ser: lo primero porque ver a los Vehículos Aéreos No Tripulados de la DGT (esta es su denominación oficial) es difícil por su reducido tamaño y la distancia a la que operan; y, lo segundo, porque no es nada recomendable que mientras conduces vayas tratando de dar con su parado.

En vías con tramos de alto riesgo

La pregunta entonces es: si prestáramos atención a su presencia, ¿en qué carreteras sería más fácil encontrar un dron de la DGT?

La respuesta está en la instrucción que regula su funcionamiento. Abrimos comillas: "a través de estos sistemas se intensificarán: las vigilancias en tramos de riesgo; las destinadas a la protección de usuarios vulnerables de las vías en tránsito, en particular, de los ciclistas, motociclistas y peatones; la supervisión de distracciones durante la conducción; y los controles de velocidad”. 

Si no has conseguido plaza en el curso de la DGT para ciclistas, ¿puedes montar en bicicleta?

La traducción y suponiendo que Tráfico aplique la instrucción punto por punto, es que los drones trabajan más horas en carreteras secundarias y en vías en las que la presencia de ciclistas es habitual. 

¿Multan los drones por exceso de velocidad?

Las última cuatro palabras de la instrucción que regula el uso de drones por parte de la DGT da paso a la pregunta del millón: ¿puede un dron de Tráfico poner una multa por exceso de velocidad?

Como hemos dicho en la primera línea, la Dirección General de Tráfico tiene 11 drones. De estos 11, solo tres cuentan con el informe técnico del Centro Español de Metrología para poder vigilar el tráfico y detectar infracción. Es decir, los 11 drones se emplean en monitorizar y regular el tráfico; pero hay tres que, además, pueden poner multas.

También hemos dicho ya que durante los ocho primeros meses de 2020, los drones de la DGT pusieron un total de 220 multas. Pues bien, la mayoría fueron por no respetar la prioridad (28%). También hubo (demasiadas) por el uso incorrecto de cinturón de seguridad o SRI (16%), el uso del móvil al volante (12%) o no respetar las marcas longitudinales de la calzada (12%). Pero ninguna por exceso de velocidad.

La regla del 7 de la Guardia Civil para saber a qué velocidad saltan los radares

La razón es que, al menos de momento, los drones de la DGT no están equipados con radar; ahora bien, sí pueden delatar a un conductor que va demasiado rápido y alertar a un vehículo de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil para que trate de localizarlo y tramite la sanción correspondiente.

Así funcionan (y multan) los drones de la DGT

Dónde están y si multan por exceso de velocidad son las dos preguntas recurrentes sobre los drones de la DGT. A estas ya les hemos dado respuesta, pero habíamos prometido desvelar todos los detalles de los drones (al menos todos los desvelables), así que vamos a avanzar un poco más.

El tramo por el que sobrevolarán los drones, así como la fecha es algo que se decide por consenso entre los jefes Provinciales de Tráfico, los Centros de Control de la DGT y los subsectores de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. Juntos debaten el lugar y la fecha de actuación, aunque no siempre pueden actuar donde quisiera ya que los drones tienen muchas limitaciones por cuestiones de seguridad: no pueden volar cerca de aeródromos o aeropuertos, tienen que tener cerca la unidad de control...

Una vez decidida la zona a vigilar, hay que prepararla. Los agentes eligen un punto cercano al tramo a vigilar y colocan allí la furgoneta de la Unidad de Medios Aéreos (UMA). Una de las cosas más importantes es lo que llaman manga de viento; que es lo que permite a los agentes controlar la dirección y velocidad del viento. Junto a la furgoneta se señaliza un perímetro de seguridad en el suelo, que es desde dónde despegará y aterrizará la aeronave.

La regla del 7 de la Guardia Civil para saber a qué velocidad saltan los radares

Para sobrevolar un dron se necesitan dos agentes de Tráfico. Estos son los encargados de hacer que la aeronave respete las normas de vuelo: 

  • Un dron no puede sobrevolar la carretera, salvo que tenga autorización expresa
  • Tampoco puede pasar por lugares estratégicos: aeródromos, aeropuertos, instalaciones de seguridad...
  • No debe volar por encima de los 120 metros y se debe mantener siempre en el campo visual del piloto

El encargado de controlar el vuelo del dron es un piloto acreditado. La cámara puede ser controlado y manejada tanto por un funcionario de la Unidad de Medios Aéreos de la DGT, como por un agente de tráfico. En caso de que sea un dron con autorización para sancionar, la multa se gestionará de diferente manera en función de quien controle la aeronave.

Si resulta que en la carretera que vigila el dron hay una patrulla de la Guardia Civil, el operador de la aeronave avisa a los agentes para que den el alto al conductor y le informen de que le han pillado. Si no es posible, será pasados unos días cuando reciba la notificación de propuesta de sanción en su domicilio.

Más:

DGT

Buscador de coches

Y además