7 coches que nacieron para ser estrellas de cine

Como estrellas de Hollywood, estos siete vehículos nacieron para ser despampanantes y querer a las cámaras. Para recibir 'flashazos' en la alfombra roja y ser tratados como auténticos ídolos de masas. No esperes más de ellos. ¿Quién necesita más?

Los coches y el cine, el cine y los coches. Una relación de pasión y de imagen, una relación que siempre estará unida, al menos hasta que los coches voladores tomen el control del planeta (esperemos que dentro de muchos años). Muchos coches de película han sido intrínsecamente protagonistas en la gran pantalla, papeles que van más allá de un mero medio de transporte: tanto es así, que hay una serie de coches que se han desarrollado exclusivamente para aparecer en películas.

Te interesa: Fast and Furious 8, todo lo que necesitas saber

Entre los coches que nacieron para ser estrellas de cine podemos encontrar diseños inverosímiles nacidos de mentes creativas así como producciones que marcarán el destino de una marca. Coches de película que ya forman parte de la historia del cine.

 

Audi RSQ de Yo, Robot.

El Audi RSQ fue la mano derecha de Will Smith en la película ‘Yo, Robot’. Su diseño espectacular adelantó las líneas que luciría el superdeportivo de la marca, el Audi R8. Un coche importante para Audi que nació para ser una estrella del cine. 

Nacido en el año 2004, el Audi RSQ fue concebido para esta película ambientada en el año 2035 y luce tecnología que probablemente será popular antes de ese año: cuadro de mandos digital, control por voz o la conducción autónoma. Sus puertas de tijera de apertura vertical jamás pasaron al modelo de producción: una pena, eran una auténtica pasada.

 

Lexus 2054 de Minority Report

El Lexus 2054 nació en el año 2002 tras una demanda de Steven Spielberg: quería un Lexus del año 2054 para ser protagonista en su película 'Minority Report', protagonizada por Tom Cruise. El reto era gigante: crear un coche con funcionalidades que fuesen una realidad medio siglo más tarde. Una oda a la imaginación: el Lexus 2054 contaba con la posibilidad de rodar sobre el asfalto o de levitar sobre carriles magnéticos. También podía ‘autocambiar’ el color de su carrocería al antojo del conductor.

Con 680 CV, este deportivo biplaza cuenta con avances en términos ‘biométricos’ y es capaz de trepar por paredes y aguantar sin despeinarse ante fuertes impactos. Al igual que el Audi, recibe órdenes de voz y posee conducción autónoma: hace quince años era ciencia ficción, hoy ya nos suena más familiar.

 

Audi Shuttle Quattro de El Juego de Ender

El Audi Shuttle Quattro es el coche más moderno que te voy a presentar en esta lista. Nacido en el año 2013, muestra un aspecto futurista y diseñado en exclusiva para la película El Juego de Ender, con Harrison Ford como protagonista. Su diseño es sorprendente: si en el Audi RSQ se quiso mantener un estilo muy Audi, manteniendo la tradicional parrilla en el frontal con los cuatro aros, el Shuttle Quattro muestra un diseño diferente a todo lo visto en la marca de Ingolstadt. 

Sus líneas rectas son protagonistas, con un habitáculo completamente terminado en cristal y las ruedas completamente integradas en la carrocería. ¿Veremos algún Audi deportivo con esas líneas tan geométricas? A mi personalmente no me termina de convencer.

 

Coche volador de Total Recall

Este film protagonizado por Colin Farrell no tuvo una buena crítica, pero nosotros nos quedamos con sus espectaculares coches voladores. Diseñados por Harald Belker para este film, estos lucen un aspecto futurista pero realmente interesante: ¿no soñarías con tener algo así en el garaje? Yo, sin duda sí.

Y aunque el diseño de Belker es una pasada: no, no vuelan. Una lástima, en la película de Total Recall (Desafío Total en España) se utilizaban grandes cables para grabar las escenas donde aparecían estos coches voladores. No serán muy prácticos, pero sí nos dejan soñar cómo podría ser un futuro en el que los coches vuelen.

 

Moto de Oblivion

No todo van a ser coches: la moto que pilotaba Tom Cruise en Oblivion bien se merece un pequeño espacio en esta lista. Se trata de una Honda CRF450X tremendamente modificada por un especialista de Los Ángeles: Justin Kell. Este preparador es famoso por modificar motos para las estrellas de Hollywood, pero esta vez, una de sus creaciones iba a ser la estrella en sí misma.

Con un diseño muy anguloso, con forma de rectángulo en su cuerpo central, esta moto causó admiración tras su presentación en la película y ya ha habido algunos intentos de modificar motos de calle para parecerse a esta. Me da a mi que es de esas creaciones que o amas u odias, no hay término medio.

 

Aston Martin DB10 de Spectre

El Aston Martin DB10 es un buen ejemplo de lo que te comentaba al comienzo: un coche de película que termina siendo fundamental para una marca. El DB10 se creó para la última película de James Bond, Spectre. Su diseño suponía una revolución dentro de la gama y la base para futuros modelos de Aston Martin: el primero ya está aquí y nos encanta: el Aston Martin DB11.

El Aston Martin DB10 está creado sobre la base del Aston Martin Vantage, incluyendo su motor V8 de 4,7 litros y 426 CV. Toda su carrocería está fabricada en fibra de carbono y a diferencia del resto de protagonistas de esta lista, este sí se ha vendido algún ejemplar a un cliente privado: el Aston Martin DB10 se vendió recientemente en una subasta benéfica por algo más de 3 millones de euros.

 

Interceptor de Mad Max

La última película de la saga Mad Max es una obra maestra, pero su origen también lo es. En la primera película de la saga Mad Max, Mel Gibson intentaba proteger al mundo del mal en un coche absolutamente brutal: Interceptor. Mito del cine, este coche se realizó en exclusiva para la película y su precio es prácticamente incalculable. 

Se basa en el Ford Falcon XB GT de 1973 creado en exclusiva para el mercado australiano. Es un coche raro de por sí, pero con la serie de modificaciones que sufrió, se convirtió en algo único, algo espectacular. Su motor V8 de 5,7 litros produce 300 CV, aunque en la película se afirma que gracias a un supercargador Weiand la potencia alcanza los 600 CV. Sea como sea, es un coche que mola infinito y cualquier amante del cine y de los ‘muscle car’ soñaría con tenerlo en el garaje.

No te olvides de repasar todas estas joyas del automóvil y estrellas del cine en la galería, ¡seguro que te hacen pasar un buen rato!

Lecturas recomendadas