Adrian Newey: "Aún me siento responsable de la muerte de Senna"

Tiene que ser muy duro vivir con esa losa en la espalda, pero aquel maldito Williams FW16 era inconducible

Imagen de perfil de Javier Prieto
Adrian_Newey Morio Wiki

En su libro recientemente publicado, Cómo construir un coche, Adrian Newey reconoce que "siempre sentiré cierto grado de responsabilidad por la muerte de Ayrton (Senna), pero no culpabilidad". 

El ingeniero británico de 54 años, considerado actualmente el mago del diseño, fue uno de los creadores del Williams FW16 con el que se mató el mito brasileño en el GP de San Marino 1994 en Ímola. Y éso es algo que a pesar de haber transcurrido casi un cuarto de siglo en la Fórmula 1, no puede olvidar. 

Adrian Newey explica que "de lo que más culpable me siento es del hecho de que arruiné la aerodinámica del coche". Dichos errores conceptuales convirtieron al FW16 en un monoplaza inestable y muuuuy difícil de conducir. Tanto es así que Ayrton Senna trató de suplir con su talento, las carencias del bólidos.

"Me equivoqué en la transición de la suspensión activa a la pasiva y diseñé un monoplaza que era aerodinámicamente inestable. Ayrton intentó hacer cosas que el coche no era capaz de hacer". Se refiere a que en la temporada de 1994 se prohibieron las ayudas electrónicas que habían convertido en los dos cursos anteriores (1992 y 1993) en invencibles a los bólidos de Grove. Eso lo acusaría, y ¡de qué manera!, el vehículo de ese año.

Sobre las posibles causas del accidente en la maldita curva del Tamburello se ha especulado mucho. Desde un principio se puso en el punto de mira la barra de la dirección del coche, modificada a petición del mito carioca antes de la carrera del fatídico 1 de mayo. A este respecto, Newey es tajante: "Independientemente de si la columna de la dirección causó o no el accidente, no se puede evitar el hecho de que fue una mala pieza de diseño que nunca debió haberse permitido montar en el coche. Fui uno de los ingenieros superiores en un equipo que diseñó un coche en el que se mató un gran hombre".

Precisamente, como el corredor carioca se dio cuenta de las bajas prestaciones del coche, quiso hacer posible lo que no lo era.  "Aunque hubiese pinchado o no, cogió el interior, una trazada más rápida pero irregular, en un coche que era aerodinámicamente inestable, lo que habría dificultado el control del mismo incluso para él", declara el ahora miembro de Red Bull.

Tras el fallecimiento del tricampeón de Sao Paulo, la justicia italiana acusó a Adrian Newey y a la escudería por lo sucedido. Finalmente fueron absueltos y el origen de la tragedia continúa siendo un misterio que a día de hoy, acompaña a uno de sus protagonistas.

Foto portada: Morio vía Wikipedia. 

Lecturas recomendadas