Pasar al contenido principal

El debut 'ardiente' de un Ferrari 599 en una carrera de drifting

La pobre Fiorella, así se llama este 599 churrascado, tuvo un 'leve' problema de frenos.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Ferrari 599 GTB Fiorella barbacoa

Desde que el escritor francés Moliere murió en plena función teatral vestido de amarillo, (casi) todos sabemos que ese color da muuu mala suerte en el mundo del espectáculo y los deportes.

  Ferrari 599 haciendo drifting salvaje

Seguro que ahora ya entiendes por qué este famoso Ferrari 599 se incendió en su debut en una carrera de drifting. Sucedió el pasado 7 de abril en la Formula Drift Long Beach 2018, disputada en las calles de esa ciudad californiana.

Todo ocurrió así el día de autos. Había llegado el momento de darlo todo en 'su primera vez' en una competición de drifting. El semáforo se puso verde, el público rugió y Federico Sceriffo, el piloto del Ferrari, pisó el acelerador a tabla. Dejó atrás a su rival, aunque poco después llegó el desastre en el trazado urbano. 

 

 

El cohete amarillo se convirtió en una barbacoa de la que Sceriffo pudo escapar gracias a sus reflejos felinos. 'Aparcó' el Ferrari 599 rápidamente en un extremo de la pista. Entonces le solicitó ayuda a un marshall situado en aquella zona del trazado, pero éste carecía de un simple extintor...   

El incendio, originado por un problema en el sistema de frenos en la parte delantera izquierda, devoraba la fisonomía de la hermosa criatura amarilla. Por fin llegó el (presunto) equipo de bomberos, un remedo de Pepe Gotera y Otilio, y extinguieron las llamas.

 

 

Parece ser que los daños sufridos por el Ferrari 599, a pesar de la espectacularidad de las imágenes que parecían de las Fallas de Valencia, no son muy graves.

Tanto es así que tras un breve paso por la unidad de quemados (taller) volverá a darlo todo en los autódromos. Así lo esperamos. Desde Top Gear le deseamos una pronta recuperación al misil amarillo. Siempre resulta emocionante ver a un pepino como este quemando rueda y echando humo.

 

 

Así nació Fiorella 

Si lo recuerdas, hace una semana te hablamos de este 599. El 'pobre' había caído en las manos de los chicos de FFF Drift Department Team. Estos le sometieron a cierto tratamiento hormonal para convertirlo en un rival temible en las carreras de drifting.

Le instalaron un ¡doble compresor! en su motor V12, 6 litros y 620 caballos de serie, para que rindiera más de no-ve-cien-tos jacos

También se encargaron de 'tocar' las suspensiones para que lo diera todo en las competiciones de drifting, su nuevo y apasionante destino. Estaban tan orgullosos que le bautizaron con el nombre de Fiorella, aunque a nosotros algo nos olía a chamusquina desde el principio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lecturas recomendadas