Pasar al contenido principal

Guerra en el box: enemigos y compañeros de equipo en la F1

Antes de Rosberg y Hamilton, hubo otros grandes enemigos y compañeros de equipo en la F1. Pero la rivalidad más intensa correspondió a la parejita Senna y Prost.

Imagen de perfil de Javier Prieto

Detrás de la sorprendente retirada de Nico Rosberg que nadie se explica, podría estar la intensa guerra que ha mantenido durante los ultimos años con Lewis Hamilton en la Categoría Reina.

Los dos pilotos de Mercedes se habían convertido en grandes enemigos y compañeros de equipo en la F1. Pero, antes que ellos hubo otros vecinos de box que cultivaron una gran hostilidad que traspasó la esfera automovilística para invadir la personal.

Ayrton Senna, uno de los mejores pilotos de la F1, y Alain Prost son la máxima expresión de dichas guerras civiles dentro de una misma escudería. Junto a ellos aparecen otras parejitas revoltosas como los Villeneuve-Pironi, Alonso-Hamilton y Webber-Vettel.

Villeneuve-Pironi, traición y tragedia

Gilles Villeneuve y Didier Pironi formaban en 1982 un dúo ideal en Ferrari. Y hasta el GP de San Marino su trato había sido correcta. Sin embargo, todo cambió allí en Ímola. Delante de los tiffosi, los dos bólidos rojos se jugaron el triunfo en las últimas 17 vueltas. Los adelantamientos entre el francés y el canadiense se sucedían mientras desde el muro se les mostraba un cartel con la palabra Slow. Este mensaje significaba que debían mantener la posición, con Villeneuve por delante.

Sin embargo, el francés adelantó in extremis a su compañero en una traición que le valió el triunfo y la enemistad de su rival. Gilles, que no le volvió a dirigir la palabra, falleció en la siguiente cita del calendario, el GP de Bélgica. sucedió en los entrenamientos cuando trataba de mejorar el crono de su enemigo. Los miembros del equipo se volvieron contra Didier al considerarlo culpable de la desgracia.

Tan solo tres meses y medio después, el corredor galo sufrió un siniestro similar al del canadiense en el GP de Alemania 1982. Salvó la vida de milagrito, pero padeció unas lesiones muy graves en sus piernas. Después de aquello recuperó su nivel de conducción habitual. Y volvió la las pistas en 1986, aunque se retiró ante la imposibilidad de conseguir un buen coche. 

Trasladó su pasión por la velocidad a las carreras motonáuticas falleciendo en una de ellas en 1987. Por aquellas fechas su novia estaba embarazada de dos gemelos, que recibieron al nacer los nombres de Didier y Gilles.¡Menuda historia y vaya drama entre estos dos enemigos y compañeros de equipo en la F1!

Senna-Prost, la tormenta perfecta

Probablemente Ayrton Senna y Alain Prost fueron los mayores enemigos y compañeros de equipo en la F1. Jamás se vivió una rivalidad tan extrema.

Senna se llevó el título en 1988 después de una larga lista de roces y encontronazos con Prost, bicampeón por aquel entonces. En la temporada siguiente, la guerra subió aún más de tono. El punto álgido del conflictoa entre ambos fue el GP de Japón 1989. En un lance de la prueba, el francés que cerró al brasileño cuando éste trataba de adelantarle, quedó fuera de combate.

Sin embargo, el carioca reempendrió la marcha aunque fue descalificado posteriormente. Alain era el nuevo campeón...en los despachos. Imagínate cómo se lo tomó aquello Senna. Sobre todo teniendo en cuenta que el capo de la FIA en aquella época se llamaba Jean-Marie Balestre, compatriota y muy próximo a Prost. El presunto Profesor abandonó el equipo para recalar en Ferrari donde vio cómo Senna se la devolvía en el GP de Japón 1990.

Alonso-Hamilton, un español contra todos

Ni Fernando Alonso ni sus seguidores podían pensar la que le esperaba con su fichaje por McLaren en 2007. Llegó a la formación británica con dos títulos bajo el brazo y como presunto jefe de filas. Sin embargo, Lewis Hamilton, un novato que se estrenaba en la máxima categoría, no estaba dispuesto a ejercer de segundón. La lucha entre ellos fue muy intensa desde las primeras citas. Todo hacía presagiar que serían enemigos y compañeros de equipo en la F1.

Poco a poco, la animadversión entre ellos fue alcanzando niveles insoportables. El ovetense se sentía discriminado ante el ojito derecho de los de Woking. Siempre planeó la sospecha, para muchos, una realidad, de que la escuadra británica favoreció al corredor de su país. No en vano, Lewis formaba parte de ella desde muy joven. 

En cierta ocasión, Ron Dennis, jefe de McLaren, llegó a decir que ellos no corrían contra Kimi Raikkonen (Ferrari) sino básicamente contra Fernando. Y claro, así les fue. El finlandés se llevó el Mundial de 2007 por un solo punto gracias a las peleas entre el español y el inglés.

Para el recuerdo queda, como el momento de mayor tensión, la sesión de clasificación del GP de Hungría 2007. Hamilton, incumpliendo las órdenes establecidas, impidió que Fernando realizara la vuelta extra que tenía asignada. Como respuesta, el astur se tomó la justicia por su mano al obstaculizar en la parada en boxes a su enemigo íntimo que estaba detrás de él. La reacción de Dennis lo dice todo. No te pierdas ese vídeo.

Vettel y Webber, el elegido y su víctima

Sebastian Vetel y Mark Webber formaron la dupla de Red Bull en los años del tetracampeonato del rubito alemán. En ese tiempo pasaron a ser unos de los mayores enemigos y compañeros de equipo en la F1. 

En una primera etapa los dos chicos hacían buenas migas. Pero la cordialidad saltó por los aires en el GP de Turquía 2010. En Estambul, el osado Webber trató de defender su posición frente a Sebastian. Entonces, los dos coches azules chocaron y el corredor del dedito índice quedó eliminado. 

A partir de ese episodio, el equipo se escoró hacia el teutón, quien procedía de Toro Rosso. Además de esto, su talento y juventud eran un reclamo perfecto para publicitar las bebidas energéticas que les patrocinaban. Estaba claro quién iba a llevar las de ganar...y quién las de perder. ¿Qué el australiano tenía velocidad, experiencia y corría en la escudería desde 2007? Eso eran virtudes menores

Desde entonces los desencuentros fueron la tónica general. Solo cuatro citas más tarde, en Silverstone 2010, Red Bull le retiró el alerón nuevo a Webber para instalárselo a Vettel, a quien se le había roto el suyo. A pesar de esa jugarreta Mark ganó la prueba. Y tras cruzar la meta, mandó por la radio este regalito a los suyos: "Fantástico chicos. No está mal para un segundo piloto".

De nuevo en el GP de Gran Bretaña, pero en la edición de 2011, los responsables de la formación le impidieron a Mark atacar a Vettel con este mensaje: "Mantén la distancia".

Por no hablar del famoso multi-21, Seb, multi-21, uno de los momentos más espectaculares del GP de Malasia 2013.

Rosberg y Hamilton, enemigos íntimos

Con el fichaje de Lewis Hamilton por Mercedes en 2013, la escudería de la estrella tenía en sus filas a dos corredores que había crecido juntos y habían sido amigos. Sin embargo, la relación se agrió muy pronto. En cada cita dominical los roces se fueron multiplicando hasta convertirse en unos de los mayores enemigos y compañeros de equipo en la F1.

Esos colegas de la infancia se han visto separados por el éxito -tres Mundiales del británico y uno del alemán- y por una competencia feroz entre ellos. Durante cuatro años nos han dejado un recital de incidentes, toques, polémicas y cabreos que puedes ver en nuestra galería de vídeos. 

Finalmente, Rosberg quizás harto de tanto mal rollo, ha decidido irse a disfrutar de su familia y de su fortuna. No obstante, Nico no podrá perder de vista a Lewis, puesto que ambos viven en el mismo bloque de apartamentos en Mónaco. ¿Te imaginas un reencuentro de estos dos en el ascensor?

Lecturas recomendadas