Pasar al contenido principal

El secreto por el que el motor Honda dura solo dos carreras

Por favor, ¡qué alguien pare a los japoneses! Se aHonda su crisis en la F1.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Hasewaga

¿Sabías que el sistema de recuperación de energía llamado MGU-H del McLata tiene un periodo de vida de ¡dos carreras!? Pues así es. Y no lo decimos nosotros, sino el máximo responsable de Honda F1, Yusuke Hasegawa: "Tenemos que cambiarlo cada dos carreras. Es inaceptable"

Pero espera que ahora viene lo bueno. Resulta que los coches de Stoffel Vandoorne y Jenson Button, sustituto de Fernando Alonso que estaba sufriendo los propulsores Honda en las 500 Millas de Indianápolis, dieron algunos fallos antes de la carrera en Mónaco. Ante esa circunstancia decidieron cambiar algunos componentes del motor. 

En ese sentido Hasegawa ha reconocido que: "en realidad no sabemos qué es lo que causó el problema. Pero el comportamiento era extraño, en la rotación del cojinete había algo inestable. No queríamos correr riesgos para la carrera y decidimos sustituir el MGU-H”.

Es decir, que a pesar de desconocer con exactitud el origen de la avería, emplearon el método deductivo y preventivo del "por si acaso" para reemplazar dicho elemento. Según los orientales el origen de su dolor de cabeza podría estar el exceso de fricción del cojinete del turbo porque el "MGU-H daba vueltas de forma rara". (Nótese el lenguaje técnico en la explicación literal del asiático). 

Para fricción la que están generando en todos los seguidores del asturiano, quienes están hasta los cojinetes (sin turbo) del fabricante oriental. 

El ínclito nipón y su tropa de la fábrica en Sakura están más perdidos que un pato en un garaje. Lo peor de todo es que todavía restan 14 Grandes Premios por disputarse y hay que seguir aguantándoles. De momento, en seis citas ya se han cargado 5 MGU-H, una más de las que pueden emplear sin penalizar durante toda la temporada.

Lo de Honda en el Gran Circo, por no hablar de la rotura del motor del monoplaza de Alonso en la Indy500, es tragicómico. Hace tiempo que las desventuras de los orientales superaron el género del sainete para entrar de lleno en el esperpento.

¡Cuánta razón tenía mi amigo José cuando me explicó hace muuuucho que los nipones no tenían ni idea de la tecnología relacionada con los sistemas de recuperación de energía y que la iban a liar parda!

¿Qué será lo próximo? Miedo nos dan.

 

 

Lecturas recomendadas