Pasar al contenido principal

Vídeo: conducir un Indy Car en un óvalo. ¡Fuerzas G a cascoporro!

Pocas veces se han visto tan claramente.

No te estoy descubriendo nada nuevo: las fuerzas G en un coche de competición, especialmente aquellos monoplazas que gracias a su aerodinámica se pueden pegar al asfalto, como un Indy Car o un Fórmula 1, son dignas de un viaje al espacio o del pilotaje de un caza. En el vídeo que puedes ver sobre estas líneas podrás contemplar, de una manera muy impresionante, a uno de estos monoplazas rodando en el Phoenix International Raceway durante unos test de pretemporada de la Verizon IndyCar Series.

Alucina: Donald Trump en un IndyCar con Mario Andretti por Manhattan

Un Fórmula 1 circula por un trazado variado, con rectas, curvas a derechas, curvas a izquierdas, más rápidas, más lentas, pero la IndyCar Series muchas veces discurre por un circuito oval, como el que puedes ver en el vídeo: ¿te imaginas estar vueltas y vueltas con fuerzas G constantes siempre hacia el mismo costado? Encima, las curvas se toman a muy alta velocidad y da la sensación que se requiera una enorme cantidad de fuerza para no perder la trazada ideal.

 

 

En el vídeo, podemos ver un contador de fuerzas G a la izquierda y comprobar cómo estas hacen acto de presencia de manera brutal cuando llegan las curvas. Es decir, básicamente todo el tiempo. En las imágenes vemos los 4G de fuerza lateral ¡y eso que está de prácticas! El piloto protagonista del vídeo, Graham Rahal afirma que en la primera vuelta de una carrera alcanzó los 5,38 G. 

Sin duda, la forma física de estos pilotos tiene que ser especialmente buena para poder soportar, vuelta tras vuelta, esas fuerzas constantes sobre las mismas partes de su cuerpo. No obstante, estas cifras se quedan en una mera anécdota cuando vemos lo que puede llegar a sufrir un piloto de la IndyCar Series sufriendo un accidente a más de 300 km/h: Kenny Brack impactó contra las vayas, desintegrando la carrocería de su monoplaza, en plena recta a altísima velocidad (aquí puedes ver los peores accidentes de Fórmula 1 en 2016). El impacto le supuso un pico de 214 G. Sí, ¡214 G! Sufrió numerosas heridas pero sobrevivió. ¡Impresionante (te dejo el vídeo bajo estas líneas)!

 

Lecturas recomendadas