Pasar al contenido principal

El McLaren Lamborghini F1 con el que Senna quiso correr

El Lamborghini F1 de Senna
Desesperados por la falta de potencia de su motor Ford Cosworth, en 1993, McLaren probó un nuevo propulsor creado por Lamborghini que Senna quiso para las dos últimas carreras de la temporada.

Dos marcas históricas como McLaren y Lamborghini estuvieron cerca unirse en el año 1993 para competir en la Fórmula 1, y Ayrton Senna pudo haber sido su piloto estrella. Ante la desesperación por la falta de prestaciones del McLaren Ford, la escudería comenzó a negociar con Lamborghini y se llegó a crear un coche, el MP4/8B, conocido como “McLambo”, para hacer pruebas… pero la idea no cuajó y McLaren firmó un breve acuerdo con Peugeot para 1994. Para el recuerdo quedan las imágenes de los test de Senna con el McLaren Lamborghini de color blanco, un coche que nunca llegó a competir, a pesar de la insistencia del brasileño.

El año 1993 fue uno de los mejores años de Ayrton Senna en la F1 en lo que a pilotaje y resultados se refiere, a pesar de que no ganara el título. Su equipo, McLaren, había visto como su motorista, Honda, había dejado la Fórmula 1 a finales de 1992 y, en consecuencia, había tenido que firmar un acuerdo "in extremis" y nada productivo con Ford Cosworth para utilizar sus motores. Éstos eran proveedores oficiales del equipo Benetton y, por tanto, McLaren recibía con retraso las actualizaciones, para enfado del jefe de la escudería, Ron Dennis. Pero Ford Cosworth era en aquel momento la única opción.

Williams contaba con el motor Renault V10 en exclusiva y en aquel equipo nadie iba a permitir que Senna, el gran rival de Prost, tuviese el mismo material que “El Profesor”. El motor galo era el más potente de la época, capaz de desarrollar alrededor de 760 CV, unos 20 CV más que el Ferrari y hasta 60 CV más que el Ford Cosworth V8 de Benetton… ¡y se cree que el que Ford Cosworth empezó suministrando a McLaren tenía aún menos potencia que el de Benetton!

Senna en unos test en Donington en 1983

Aunque las prestaciones de su McLaren no acompañaban, Ayrton y sus manos se encargaron de compensar el déficit de potencia del McLaren MP4/8. Gracias a ello y a sus cinco victorias, el brasileño consiguió mantener el pulso a Alain Prost y al (casi) imbatible Williams FW15 (famoso por su suspensión activa). Fue precisamente en 1993 cuando Senna logró una de sus victorias más recordadas, en el GP de Europa en Donington Park, donde dobló a todos los pilotos en competición salvo al segundo, bajo un gran diluvio.

Senna, consciente mejor que nadie del pobre rendimiento del MP4/8 y de que el motor no estaba a la altura, firmaba un contrato millonario carrera a carrera. Es decir, sería libre en cualquier momento si encontraba un mejor asiento donde competir, lo que en aquel entonces se reducía a Williams, donde Prost caminaba con paso firme hacia su cuarto título. Allí Senna había sido vetado por el francés, tras la rivalidad vivida en McLaren.

McLaren, en busca de un motor competitivo

McLaren sabía que si no encontraba un motor más competitivo para 1994 no iba a estar en disposición de luchar por el Mundial con los Benetton y los Williams y, peor aún, iba a perder a Senna. A mediados de la temporada 1993, McLaren comenzó una negociación seria con un fabricante de motores que ya estaba en la Fórmula 1 desde 1989, Lamborghini. Si bien la marca de Sant’Agata Bolognese no había ofrecido grandes prestaciones a los clientes con los que había trabajado (Lamborghini, Ligier, Minardi…), esta vez desde los entonces dueños del mítico fabricante italiano, Chrysler, querían invertir para dar una publicidad global a ambas marcas.

Ron Dennis y Bob Lutz, entonces vicepresidente de Chrysler, llegaron a un acuerdo en el Salón del Automóvil de Múnich para comenzar a probar el motor V12 de Lamborghini (diseñado por el ex ingenero de Ferrari Mauro Forghieri) en el Mclaren MP4/8 de aquella temporada y poder comparar prestaciones. Lamborghini adaptó su propulsor al McLaren (y viceversa), lo hizo más compacto y ligero, capaz de encajar en el coche británico, y le instaló una nueva electrónica desarrollada por TAG Electronics. Según las estimaciones, el V12 de Lamborghini proporcionaba alrededor de 740 CV, solo 20 CV menos que el Renault… algo que Senna y McLaren tratarían de compensar. El problema, sin embargo, era la fiabilidad, pero hay que tener en cuenta que el MP4/8 no había sido creado para montar este propulsor y eso se podría solucionar para el año siguiente con trabajo y días de prueba. 

Senna prueba el "McLambo" y presiona a Ron Dennis

En septiembre de 1993, Ayrton Senna y Mika Häkkinen tuvieron la oportunidad de probar el McLaren MP4/8B con motor Lamborghini en los Circuitos de Silverstone (Gran Bretaña) y Estoril (Portugal). En el trazado portugués se rodó justo tras el Gran Premio de F1 disputado allí mismo, lo que permitió a McLaren realizar una comparación "real" con el cronómetro en la mano. Quienes estuvieron allí dicen que Senna llegó a rodar un segundo más rápido que con el motor Ford.

“Es un motor bueno. Quizás necesite un poco de potencia y no sea demasiado sofisticado, pero seguro que la temporada que viene será mejor”, dijo Senna. Häkkinen, por otra parte, probó el McLaren Lamborghini en Silverstone y allí se dijo que rebajó su mejor vuelta con el McLaren Ford en 1,4 segundos. El finlandés, tiempo más tarde, recordó en una entrevista a F1 Racing sus sensaciones.

“Recuerdo el test claramente. Fue muy emocionante. El motor Ford era bueno, pero teníamos unas expectativas muy altas en el V12 de Lamborghini y estábamos acertados. Cuando apretabas el acelerador, obtenías mucha potencia”, recuerda. “Nunca olvidaré esas sensaciones. Era impresionante. Era fantástico, era como volar. Pero en la recta del Hangar, el motor explotó. Quiero decir realmente que explotó. Fue espectacular. Quizás la mayor rotura de motor que haya sentido nunca”, añadió.

Senna, a pesar de los problemas de fiabilidad, confiaba en la potencia del motor Lamborghini y pidió a Dennis que montaran el propulsor italiano para competir con él en las dos últimas carreras de la temporada. Dennis se negó a hacerlo. Hay quien piensa que en aquel momento ya tenía un principio de acuerdo firmado con Peugeot para llevar en exclusiva un motor que iban a crear para la F1 sobre la base del que utilizaban en las 24 Horas de Le Mans.

Así lo dejó caer Martin Whitmarsh, quien fuese mano derecha de Dennis durante mucho teimpo en McLaren, en declaraciones publicadas en el libro de Tony Dougins “Ayrton Senna: All his races”. Visto el rendimiento que tenía el motor Lamborghini en otros coches, Whitmarsh y Dennis no confiaban en que las cifras de potencia prometidas fuesen ciertas. Pero se equivocaron y cuando Senna probó el coche, la potencia estaba ahí. Para no tener un problema y quedar en evidencia, pidieron al director del equipo, Dave Ryan, que cargase de combustible el coche para que los tiempos dejaran de mejorar.

"No pensábamos que Chrysler fuera a cumplir su promesa de desarrollar el motor y llegamos a un acuerdo con Peugeot para 1994. Teníamos la prueba con el motor de Lamborghini ya preparada, pero debido a las obligaciones contractuales no podíamos hacer otra cosa. Le dije a Dave Ryan, el director del equipo, lo que se suponía que iba a pasar durante la prueba: El coche no podía ir más rápido que “X” y si eso sucedía, tendríamos serios problemas contractuales", recordaba Whitmarsh. 

"Y luego añadí: "No te preocupes, que eso no sucederá". Pero Dave me llamó desde la pista y me dijo: 'Mira, no puedo impedir que este coche acelere. Es realmente rápido. Va muy bien y tiene a Ayrton dentro'. Así que le dije que lo llenara con 220 kg de combustible extra y que no se lo mencionara a nadie. Fue un gran desastre y tuve que arreglármelas. Ayrton, obviamente, se dio cuenta de que era más rápido que con el motor Cosworth y quería competir con él en las tres últimas carreras del año. Se enfadó mucho por no hacerlo”, recuerdan en un artículo publicado en AyrtonSenna.com.

Final de temporada exitoso y adiós a McLaren

A pesar de no montar el motor Lamborghini en el McLaren, Senna acabó la temporada 1993 de F1 por todo lo alto. El brasileño ganó los GP de Japón y Australia. Fueron las últimas victorias con el mono de McLaren y también las de su vida. Alain Prost había anunciado en el GP de Portugal, el 24 de septiembre, que se retiraba de la F1 tras aquel año, en el que ganaría su cuarto título. El francés dejaba libre el asiento más codiciado de la parrilla en Williams y estaba “cantado” que Senna iría a por él. A mediados de octubre, cuando solo faltaba por disputarse el GP de Australia, Williams comunicó que contaría con Senna en 1994 y 1995.

McLaren, por su parte, se asoció con Peugeot para llevar su nuevo motor V10. Mika Häkkinen y Martin Brundle pilotaron los coches de Woking en una temporada en la que no lograron ni una sola victoria y acabaron cuartos en la clasificación mundial de constructores. El acuerdo británico-francés solo duró una temporada por falta de competitividad y fiabilidad del motor y, posteriormente, McLaren se convirtió en el equipo oficial de Mercedes en la F1… una exitosa asociación que tuvo como resultado numerosas victorias y varios campeonatos del mundo.

Lamborghini, por otro lado, dejó la Fórmula 1 definitivamente a finales de 1993, con un motor prácticamente listo para competir. La soñada lucha entre "Lambo" y Ferrari (Enzo Ferrari y Ferruccio Lamborghini fueron duros rivales en la industria automovilística) – nunca llegó a la categoría reina… a pesar de lo que Senna había deseado.

Lamborghini en la F1 (como motorista)

  • Temporadas: 5
  • Grandes Premios: 80
  • Victorias: 0
  • Podios: 1 (Aguri Suzuki, 3º en el GP Japón 1993)
  • Puntos: 20
  • Equipos: Lola, Venturi, Lotus, Ligier, Larrousse, Minardi y Lamborghini

Lamborghini en la F1 (como equipo)

  • Temporadas: 1 (1991)
  • Grandes Premios: 6
  • Mejor resultado: 6º (Nicola Larini en el GP USA 1991)
  • Puntos: 0
Exposición Lamborghini MP4/8B
Lamborghini expuso una réplica del McLaren MP8/B en su museo en 2017

 

Buscador de coches

Y además