Pasar al contenido principal

Los waypoint del Rally Dakar: ¿sabes qué son y cómo funcionan?

No todo puede confiarse al Tom Tom...

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Rally Dakar

¿Te has parado alguna vez a pensar en cómo pueden guiarse los pilotos del Dakar 2018 -aquí cómo verlo y los resúmenes de etapa- para no perderse en mitad del desierto rodeados de dunas que parecen idénticas entre sí? Su camino está marcado por unos elementos mágicos llamados waypoint que, para los más torpes, pueden convertir una etapa tirando sencillita en un auténtico infierno interminable. 

Dakar 2018: todas las claves que debes conocer

Como te habrás imaginado a nada que controles un poquito de la lengua de Shakespeare, un waypoint es, en esencia, un punto de paso dispuesto en una ruta para trazar su camino. Puede que te parezcan una tontería existiendo los GPS, pero... teniendo en cuenta que el navegador de tu coche se colapsa en el momento en que encuentra una calle cortada por obras, quizá no deberías restarles valor. Y menos cuando éstos deben guiarte en algunas de las zonas más inhóspitas de la tierra. Sí, esas que ha ido recorriendo el Rally Dakar a lo largo de su Historia

 

¿Qué es un waypoint y por qué son tan importantes en el Dakar? 

Aunque ya te lo he explicado en el párrafo anterior, nunca está de más volver a repasar los conceptos básicos: un waypoint es un punto de paso dispuesto en el camino para guiar a los pilotos a lo largo de una ruta predefinida. Su función fundamental es una prueba como el Dakar -aquí los grandes campeones del desierto- es la de orientar a los participantes impidiendo que éstos se pierdan y sean incapaces de llegar a la meta obligándoles, además, a seguir el trazado marcado por la organización sin dar alas a nadie a emplear atajos para obtener ventaja en la clasificación. 

10 datos flipantes de Peugeot en el Dakar

Lógicamente, seguir lo más fielmente posible el dibujo pensado por los expertos del raid más famoso del mundo no sólo es importante para evitar una penalización por haber saltado parte del recorrido... sino también para no sufrir un aparatoso accidente provocado, por ejemplo, por saltar hacia el vacío creyendo que es la ruta más rápida. ¿Te parece exagerado? Pregúntale a Carlos Sainz -¿has visto su 3008 para el Dakar 2018-. Aunque él se dio un buen guantazo siguiendo las indicaciones de organización. 

 

VÍDEO: ¡Carlos Sainz flipa con el Peugeot 308 GTI!

 

El Dakar 2018, más difícil todavía

En la edición de este año se está celebrando el 40 aniversario de la prueba y, desde la cita de 2017, se ha modificado el reglamento para darles a los waypoint un peso específico mayor con el objetivo de complicarles a los participantes las cosas un poco más: hasta hace un año y gracias a la tecnología GPS, con acercarse a un radio de 800 metros de un punto de control situado en el camino era suficiente. El navegador del participante registraba su paso por allí y éste podía continuar su viaje hacia el siguiente. ¿Cuál era el resultado de que las cosas fueran tan fáciles? Que las últimas pruebas habían quedado convertidas en una competición al sprint impropias de un examen de navegación tan importante como había sido el Dakar desde su nacimiento en 1978. 

Afortunadamente el director deportivo del Rally Dakar -que no es otro que el español Marc Coma- decidió poner fin a esta infamia el año pasado... modificando el funcionamiento de los waypoint de la cita anual con el desierto sudamericano: a partir de entonces el radio para dar por completado un punto de control se reduciría a 300 metros y los equipos tendrían que marcarlos de forma manual en sus aparatos de medición, para volver a darle protagonismo a la navegación. La consecuencia fundamental derivada de esta decisión ha sido que ahora aquellos aventureros que tienen una mejor orientación no partirán con tanta desventaja con respecto a los más rápidos... y que el ritmo de carrera se ralentizará, haciéndola más segura, más bonita y más compleja. 

 

 

¿Te parece poco? Pues espera, porque hay más: además de tener que seguir con una mayor fidelidad la ruta marcada por el organizador, los navegadores de los equipos participantes no registrarán toda la ruta desde el inicio... sino el último kilómetro recorrido. De este modo encontrar el punto donde se han desviado del camino a trazar no será tan fácil como revisar el mapa y volver a la zona crítica: lo mejor será evitar perderse si no se desea volatilizar cualquier opción a la victoria. ¿Sigues creyendo ahora que los pilotos de Fórmula 1 son los únicos héroes?

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear