Pasar al contenido principal

4 cosas en las que pierde el taxi contra los VTC

Seamos sinceros, en esto ganan por amplio margen.

Imagen de perfil de Álex Morán
Habrá más licencias VTC por la vía judicial

Actualmente se está librando una batalla en nuestras carreteras, en nuestras calles: taxis contra VTC. Los recién llegados (Uber, Cabify y compañía) se están metiendo en un territorio monopolizado y, como era de esperar, acusaciones y agresiones no dejan de sucederse. Qué os vamos a contar, puesto que la historia ya lleva meses coleando. Pero nosotros queremos darle un nuevo enfoque y es que, temas legales a un lado (no queremos meternos ahí), lo cierto es que los VTC hay cosas que hacen bastante mejor que los taxistas.

VÍDEO: La ciudad falsa que ha construido Uber para probar su coche autónomo

Hablamos de unas cuantas claves y puntos en las que los taxis no pueden competir, al menos por ahora; aspectos que inclinan claramente a la balanza hacia los VTC, al menos a ojos del cliente. Y es que, contratando un servicio, todo lo que sean pros suman, y plantando cara a cara una y otra opción, parece que no hay lugar a dudas sobre cual es más beneficiosa para el usuario.

Estas son las 4 cosas en las que pierde el taxi contra los VTC.

Coste controlado

En los VTC, al seleccionar el trayecto que queremos realizar, se comunica inmediatamente el coste del mismo. Se paga por kilómetro recorrido, no por tiempo empleado (en el caso de Cabify, en Uber sí suman los minutos un coste adicional), por lo que no hay que preocuparse por un aumento en el pago derivado de situaciones como tráfico lento o retenciones provocadas por todo tipo de causas. Luego, en casos puntuales como el polémico MadCool 2018, también te pueden subir el precio "debido a la alta demanda".

Tarifas más sencillas

Los VTC cobran un precio determinado por kilómetro al que se suma cierta cantidad por minutos si hablamos de Uber, con los taxis no es tan sencillo: el levantamiento de bandera varía su coste en función del horario, hay suplementos en función del lugar al que se quiera ir y la tarifa oscila entre precio por kilómetro o precio por minuto en función de la velocidad a la que circule el vehículo en cada momento.

Barcelona vs Uber y Cabify

Control y evaluación

En servicios como Uber todo queda registrado: el conductor, los puntos de recogida y entrega, duración y extensión del viaje… lo que hace que sea más fácil reclamar en caso de que haya algún problema. Además, el usuario tiene la posibilidad de evaluar al conductor y realizar comentarios al respecto, lo que sirve para orientar a los demás usuarios y, además, actúa como mecanismo de control, provocando que el conductor se esmere.

Coche a elección

Y es que en los nuevos servicios se puede elegir conductor y, por ende, el coche que conduce. Tratándose de la novedad, muchos de los vehículos que emplean Uber o Cabify están casi a estrenar, lo que siempre es un valor añadido por comodidad, materiales, etc. Lógicamente esta ventaja disminuirá cuando ya lleven un tiempo en el mercado ejerciendo su trabajo.

Lecturas recomendadas