Pasar al contenido principal

No te lo vas a creer: el Bollinger B1 ya tiene 10.000 reservas

¡10.000 personas dispuestas a pagar una fortuna por una caja de zapatos con enchufe!

Vale, el Bollinger B1 es un concepto que mola, punto. Podrá ser más o menos atractivo, pero parece claro que es un juguete perfecto para recorrer la colina de Hollywood campo a través para evitar a los paparazzi y, de paso, conservar el medio ambiente. ¿De qué narices hablo? Pues probablemente del primer todoterreno auténtico 100% eléctrico, sí, una especie de Jeep Wrangler asalvajado y libre de emisiones. No pinta mal.

Te interesa: los mejores SUV para subir el Everest como un marqués

Ahora bien, es bastante previsible que su precio sea bastante elevado, debido especialmente a su potencia y a su tecnología, al fin y al cabo es un coche de capricho puro y duro. Pues bien, en un comunicado oficial, Bollinger ha afirmado que ya tiene 10.000 pedidos en firme del coche y que han superado cualquier previsión posible. "No puedo creer que hayamos alcanzado tantas reservas en tan poco tiempo. La respuesta de la prensa a nuestra presentación en julio fue espectacular y miles de email empezaron a llegar de gente interesada. Creo que estamos creando algo único. Mucha gente en EEUU y el resto del mundo quiere algo único, capaz pero también libre de emisiones. No vamos a esperar mucho más para empezar con su producción.” Comentaba Robert Bollinger, padre de la criatura.

 

Jeep y Harley Davidson juntos en Los Alpes

 

La sorpresa es importante, también para mi, aunque siempre he pensado que al final la gente está demandando coches que sean buenos para un motivo concreto y con una estética robusta y poderosa. Y es que pese a su estética recta y con menos estilo que una mesa del Ikea, este todoterreno ofrece lo que nadie había ofrecido hasta ahora: cotas off-road espectaculares y un motor completamente eléctrico. Bueno, mejor dicho, dos motores: uno en cada eje que proporcionan la tracción necesaria para subir por las paredes sin despeinarse. En conjunto, los dos motores generan 360 CV y un brutal par de 640 Nm. Lo dicho, ¡esto quiere subir por las paredes!

Por si fuese poco, ofrece unos ángulos de ataque y salida bastante mejores que los de un Wrangler, con 56 y 53 grados respectivamente. Esto hace que prácticamente haya un lugar que pueda detener a esta bestia, pero la cosa todavía mejora más cuando te enteras que equipa una suspensión con amortiguadores regulables en altura con los que mejorar todavía más estas cotas off-road.

Pese a su aerodinámica de mansión colonial, este todo terreno es capaz de alcanzar los 100 km/h desde parado en 4,5 segundos y alcanzar los 200 km/h. Ojo que son cifras de auténtico deportivo. Cuando empiece su comercialización, se podrá comprar con baterías de 60 o de 100 kWh de capacidad, lo que le otorgará una autonomía de entre 200 y 330 km. 

 

 

De momento, el Bollinger B1 todavía se encuentra en una fase final de desarrollo, en la que lleva inmerso casi dos años. Este trabajo ha permitido al coche ser un gran coche fuera del asfalto, incluso en zonas de agua: sus baterías están herméticamente selladas y puede estar con los bajos hundidos durante 30 minutos sin problema. ¡Qué miedo!

Parece claro que el éxito inicial hará que el desarrollo sea más veloz y posiblemenete las primeras entregas se realicen antes de 2019, momento previsto inicialmente. Lamentablemente, el gran misterio de este proyecto, los precios, todavía son un incógnita, aunque seguro que no será barato. La marca espera abrir concesionarios en las principales ciudades de EEUU siguendo el modelo de Tesla y la verdad es que me imagino a más de un ricachón utilizando en el día a día esta especie de Wrangler eléctrico y exclusivo.
 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear