Pasar al contenido principal

Porsche apuesta por los e-fuel con el nuevo 718 Cayman GT4 RS

Tras el estreno en EE.UU del Porsche 718 Cayman GT4 RS, el bólido ha usado combustible sintético en su primera aparición en Europa.

El nuevo Porsche 718 Cayman GT4 RS fue presentado hace algunos meses en el Salón del Automóvil de Los Ángeles. Un deportivo ligero y con un chasis claramente influido por la competición que usa el mismo motor bóxer de 4,0 litros del Porsche 911 GT3.

En definitiva, una unidad de potencia que genera 500 CV, 450 Nm de par máximo con un límite de 9.000 rpm y con una transmisión automática PDK de doble embrague y siete velocidades. Es capaz de hacer el 0 a 100 km/h en solo 3,4 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 315 km/h.

Pero ahí no está la clave de todo, porque el foco de Porsche está puesto firmemente en los combustibles sintéticos, también conocidos como e-fuels, más allá de en el avance de los coches eléctricos.

El futuro de los combustibles sintéticos que ya es presente

biocombustibles
Estación de repostaje con biocombustibles.

En la primera aparición en Europa del nuevo Porsche 718 Cayman GT4 RS y su variante Clubsport, el coche ha usado este tipo de combustible en el evento GP Ice Race de Zell am See sobre hielo y nieve.

Ambos modelos usaron un e-fuel que ya fue testado previamente y que, durante la temporada 2021 de la Porsche CUP con el 911 GT3, fue usado por todos los coches de la serie.

Así es el legendario motor V10 del Lexus LFA y su historia

"En las carreras de todo el mundo hay una gran cantidad de vehículos (unos 1.300 millones), y la transición a la movilidad eléctrica no se está produciendo lo suficientemente rápido como para alcanzar los objetivos establecidos en el Acuerdo de París", afirmó Michael Steiner, miembro del Consejo de Dirección de Porsche AG.

"Durante las próximas décadas, seguirán circulando coches de combustión", comentó Steiner, a lo que la leyenda de los rally, Walter Röhrl, añadió: "Necesitamos urgentemente una solución para el funcionamiento sostenible de esos coches existentes, y este objetivo se puede lograr con combustibles renovables".

¿Cómo se crean estos combustibles renovables?

Planta de Porsche AG y Siemens Energy en Chile
Planta de Porsche AG y Siemens Energy en Chile.

Porsche

Estos combustibles nacen de un proceso que separa el agua en hidrógeno y oxígeno mediante electrólisis. Más tarde, el hidrógeno se procesa junto al CO₂ de la atmósfera para producir e-metanol, y con una síntesis y diversos procesos, se crea finalmente el e-fuel.

Este combustible similar a la gasolina puede usarse en cualquier motor de combustión, moderno o clásico, y Porsche pretende usarlos en toda su colección próximamente.

Además, la marca de Stuttgart, en colaboración con otras compañías como Siemens Energy, han puesto en marcha el Proyecto Haru Oni, que pretende instalar una planta de producción en la región chilena de Magallanes.

En esa localización puede aprovecharse la fuerza de la energía eólica para alimentar la maquinaria que realiza el proceso de la creación de los biocombustibles, y se espera que a partir de este año, se produzcan allí unos 130.000 litros anuales de e-fuel.

Röhrl remarcó que es "esperanzador" saber que en el futuro se podrán conducir coches clásicos sin remordimientos por sus niveles de contaminación. "Repostar un vehículo de cincuenta años con combustible renovable. Eso sí que es sostenibilidad".

Y no le falta razón, sin duda. No todo serán coches eléctricos en el futuro, y no hay mayor opción de sostenibilidad que seguir aprovechando y usando gran parte de la flota mundial de coches clásicos antes que reducirlos a chatarra, con todo lo que eso conlleva.

Y además

Buscador de coches