Pagani Huayra BC: ¡por fin probamos la nueva bestia de Pagani!

El Huayra BC conquista tus sentidos desde todos los frentes: ¡qué maravilla!

¿Qué tenemos aquí?

El Pagani Huayra BC, sí, has acertado: un Pagani Huayra todavía más radical, completado con una mayor obsesión por los pequeños detalles y dotado con las herramientas para proporcionar mejores prestaciones.

Sí, el Huayra BC tiene más potencia y más par, aunque como siempre ocurre en Pagani, la diferencia está en los detalles. Todo lo que podía ser más ligero en este coche, se ha hecho, pero no solo pensando en las prestaciones: toquetear este coche y sus materiales te pueden hacer soltar una lagrimita.

¡Ah! Y el nombre: BC. Se trata de un homenaje de Horacio Pagani a su primer cliente, amigo y mentor, Benny Caiola…¡por si te lo preguntabas!

¿Qué trae de nuevo?

Me encuentro en la isla de Sicilia, un entorno demasiado pequeño para un coche como este y bajo mi trasero, los backets del coche de desarrollo número 2. Quizás una isla como esta pueda parecer poca cosa para probar a fondo un coche así, pero te aseguro que no necesitas demasiado para darte cuenta que estás sobre algo alucinante.

Bajo el capó, novedades: ¡no sufras, el V12 de origen AMG de seis litros y doble sobrealimentación sigue presente! Pero los chicos de Pagani le han dado una profunda revisión para conseguir 800 CV de potencia y 811 NM de par.

Toda esta potencia se envía a las ruedas traseras gracias a unos ejes de transmisión derivados directamente de Le Mans y a una nueva caja de cambios Xtrac de siete velocidades con un novedoso mecanismo electrohidráulico y un sincronizador de fibra de carbono (sí, Horacio adora la fibra de carbono)

Las mejoras son notables: gracias a esta nueva caja de cambios, la velocidad del cambio se divide a la mitad. En el Huayra ‘normal’ la transición entre marchas tardaba 150 ms, mientras que en el Huayra BC, esta se queda en 75 milisegundos. Pagani afirmó que podía haber usado una caja de doble embrague, pero que la combinación de peso de la caja Xtrac y el diferencial electrónico es un 40% más ligera que una unidad con dos embragues.

¿Y se nota?

Mhmm, no: de momento todavía estoy calentando el aceite. No obstante, como te decía, un Pagani se disfruta saboreando los pequeños detalles y aquí, el Pagani Huayra BC, te deja con la boca abierta incluso circulando a 20 km/h. El nuevo escape trasero de titanio podría estar en cualquier vitrina de un museo de arte contemporáneo: con solo 2,9 kg de peso, consigue rebajar unos alucinantes 7,1 kg respecto al escape del Huayra.

Los frenos Brembo específicos para este modelo montan por primera vez unas nuevas pinzas Monolithic de seis pistones delante (y cuatro detrás) que son un seis por ciento más ligeras. Las llantas forjadas APP ahorran otros 9 kg y están cubiertas por unos Pirelli P Zero Corsa desarrollados para este modelo. La suspensión está hecha con Avional, un aluminio utilizado para la aeronáutica que pesa un 25% menos que el normal.

Y por si todo esto fuera poco, el Pagani Huayra BC utiliza una nueva fibra de carbono que, según los chicos de San Cesario sul Panaro, es un 50% más ligera y un 20% más resistente: esta obsesión por los detalles y por la tecnología, permiten al Huayra adelgazar unos impresionantes 132 kg, hasta fijar una tara sobre la báscula de 1.218 kg.

Aerodinámica revisada

En la lucha por conseguir un mayor ‘downforce’ aerodinámico, Pagani ha colaborado con Dallara y prácticamente todos los paneles del coche montan alguna modificación en este sentido: nuevas tomas de aire, circuitos para encauzarlo y un espectacular alerón trasero son algunos de los remedios utilizados en este Huayra BC: no solo mejora el downforce, su aspecto es ahora todavía más intimidante.

Vale: quizás no sea tan fino y elegante, estos apliques aerodinámicos le dan un punto macarra, pero si quieres volver a la senda del lujo y la paz, solamente tienes que abrir sus puertas y acomodarte en su interior: cuero rojo, alcántara negro y fibra de carbono mate: todo aquí parece sacado del taller de un loco del lujo y de la artesanía: la estructura del cambio puede ser una de las esculturas mecánicas más bonitas de la historia del automóvil.

¿Es tan radical como parece?

Bueno, la verdad es que una de las cosas que más me ha sorprendido este coche es lo versátil que es. Mientras que cualquier otro superdeportivo te destrozaría en un camino mal asfaltado, este Huayra te mantiene sorprendentemente aislado. Me gusta también su capacidad para cambiar de alma: una maneta te permite seleccionar entre tres modos de conducción: Confort, Sport y Race. Tu eliges qué necesitas, pero en cualquier caso, el coche no es inconducible, al revés, su eficacia en cualquier condición es altísima y siempre que te emociones y sobrepases los límites, la electrónica hará acto de presencia: es como si Pagani se encargase de proteger tu inversión por ti.

Esta toma de contacto estuvo algo limitada por unas carreteras pensadas para un Fiat 500 y no para un superdeportivo de 800 CV, pero aún así, rápidamente me di cuenta que el Huayra BC tiene una dirección más precisa, unos frenos más contundentes y, cómo no, unas prestaciones brutales: acelera tan rápido que sientes la aceleración en cada facción de tu cara.

En cuanto al sonido, el Huayra perdió el alarido salvaje del Zonda, pero aún así, te aseguro que este BC te pone los pelos de punta. Lamentablemente, el V12 atmosférico del primogénito de Pagani es algo que todos echamos de menos…

¿Es inevitable el uso del turbo para aprobar la legislación de emisiones?

Mucho me temo que sí. La buena noticia es que AMG se ha comprometido con Pagani para seguir proporcionándole motores V12 hasta el año 2023, por lo que queda fiesta para rato.

Ahora llegan las malas noticias: los 20 ejemplares del Pagani Huayra BC ya están vendidos antes que nadie haya visto el coche y eso que no es precisamente barato: 2,3 millones de euros. Si eres uno de estos 20 afortunados propietarios, te mostramos nuestra más profunda envidia: el Huayra BC tiene muchos secretos aún por explorar y nuestro breve primer encuentro no ha servido sino para aumentar nuestro apetito por esta bestia.

Para algunas personas, los coches son más que meros proyectos de ingeniería. Tienen alma. En este caso, Horacio Pagani imprime a cada obra suya su particular espíritu: la religión de los ‘hipercoches’ sigue estando en las mejores manos.

No te lo pierdas:

Prueba Pagani Zonda LM: 700 CV y 4,6 millones de euros

El Koenigsegg Regera llega a Ginebra con 1.500 CV

Nuevo Lamborghini Centenario: exclusividad a raudales

Mansory J.S.1: el Lamborghini Aventador más salvaje

Bugatti Chiron: ¡¡1.500 CV, 420 km/h, 2,4 millones!!

Lecturas recomendadas