Pasar al contenido principal

Tras probar el BMW M340i, creemos que es la mejor berlina deportiva por cinco razones

Y es así

Imagen de perfil de Luis Guisado
Es casi un BMW M3
8 10

Nuestro veredicto

Cuánto se habla de las berlinas deportivas. Que ya no son lo que eran, que los turbo por aquí, el cambio automático por allá... Personalmente, tras probar el BMW M340i, creo que podría decir que quedan apenas dos integrantes verdaderamente dignos de llevar este apellido, siempre y cuando no miremos a modelos con apellidos como AMG, M o S, claro.

Y eso que hay muchas berlinas potentes y rápidas. Verdaderos cochazos para ir de A a B con estilo, disfrutando cada kilómetro. Uno es el Alfa Romeo Giulia. En serio. El feeling que te ofrece, aunque sea la versión menos potente, es solo equiparable al "drama" que tiene su estética. No se puede negar que es un diseño italiano desde el primer y sinuoso trazo del frontal hasta la última línea del paragolpes trasero.

El otro, lo has adivinado, es el M340i. Puede que no te haya pasado por alto que el BMW es un modelo de tracción integral y el Alfa de propulsión. Ahora que no me escucha ningún hater de redes sociales, te diré que de de dónde empujen (o tiren) las ruedas me trae sin cuidado. 

Pero veamos en cinco cómodos pasos por qué creo que el M340i es la mejor berlina deportiva del momento.

1. Por el 'feeling'

Ah, las sensaciones. Durante la prueba del M340i he tenido siempre un regusto a deportividad a la vieja usanza. Vale que estás rodeado de tecnología y de infinidad de opciones de lujo (¿?) como la conducción adaptativa en función de la ruta del navegador y cosas por el estilo.

Alfa Romeo Giulia GTA

Coches deportivos

Los coches deportivos nos hacen soñar despiertos: grandes prestaciones, promesa de sensaciones al volante, de una conducción sin igual. Los hay grandes, pequeños, bonitos, feos, caros y baratos. Pero todos ellos tienen en común una cosa: si merecen la pena, están aquí. ¡Sigue el link!

Pero pon el modo Sport, pisa a fondo y olvídate de los asistentes y de cosas tan presentes hoy como que en la pantalla principal te diga el tiempo que hay en tu barrio.

Tienes una dirección firme que habla perfectamente el idioma de tus muñecas. Traduce con precisión todo lo que hay en el asfalto para que tú sepas en todo momento lo que está ocurriendo.

No solo eso: manda con mano de hierro sobre un tren de rodaje que sí, es xDrive, pero las ruedas traseras están siempre preparadas para hacerte disfrutar de un  sobreviraje si te ves en la necesidad de ello en tu circuito favorito (y no en tu rotonda preferida, ya sabes), y siempre con el ángel de la guarda en forma de DSC desconectable en dos etapas para hacerte creer que serías capaz de dejar atrás a Walter Röhrl en sus mejores tiempos.

Lo que me lleva al siguiente punto. El M340i es la mejor berlina deportiva...

2. Por cómo va

Y no solo cuando te pones el cuchillo entre los dientes. El chasis tiene un tarado tirando a duro incluso en sus modos más cómodos, pero eso solo hace recordarte que tienes un coche de 374 CV dispuestos para desbocarse en cualquier momento. 

Los cinco datos que sabemos del BMW M3 2020

Si quieres ir rápido, enfila hacia tu tramo de curvas favorito y descubre una nueva dimensión. Apunta y el coche va detrás. La carrocería vira plana, no tienes balanceos de ningún tipo, ni tampoco cabeceos, por lo que en zonas de curvas sientes que estás en lo alto de la cadena trófica. 

3. Porque es un sleeper

Esta discreta berlina azul que tienes en las fotos es una cosa de locos, el modelo perfecto para pasar desapercibido en una concentración de coches familiares sin aspiraciones deportivas. El motor es inagotable desde muy abajo. Antes de las 2.500 rpm ya estás pegado a asiento hasta cerca de las 6.500 rpm. Y lo bueno es que puedes seguir sintiendo ese empuje hasta que vas rápido. Mucho.

Es casi un BMW M3

Bajo el capó, el B56: un seis en línea de 2.998 cc con 374 CV y 500 Nm. Como te contamos en la primera prueba que hicimos en Alemania del BMW M340i, utiliza un solo turbo en lugar de dos. Es un propulsor fino, que en modo comfort te permite disfrutar con la familia sin problemas, pero que saca genio, mucho, cuando nota que tienes ganas de juerga.

Además, cómo suena. No es solo la habitual ingeniería acústica que te hace pensar que llevas el Mazda 787b de Le Mans, ni un sonido de escape que un Seat Leon TDI 90 de 1999 podría imitar a la perfección. Es también lo que se escucha debajo del capó, encima de las ruedas delanteras: el clásico sonido a seis en línea (con turbo, sí), suave, fino, elegante.

4. Porque encima es cómodo

Es uno de los aspectos que más me han llamado la atención. Antes de empezar la prueba como tal, el BMW M340i no me daba buenas sensaciones en ese aspecto. Las llantas de 20 pulgadas con neumáticos runflat de 225/35 delante y 255/30 detrás (de serie 225/45-255/45 R18) no auguraban un rodar demasiado suave. Y lo cierto es que no es tan grave, sin dejar de lado que el elemento elástico en el flanco es mínimo y encima está reforzado.

Es casi un BMW M3

La suspensión trasera tiene algunas modificaciones que lo hacen más dinámico, cuenta con elementos de M Performance como el diferencial trasero mecánico controlado electrónicamente y es más duro en general que un Serie 3 normal incluso en modo Eco, pero puedes meter a toda tu familia sin problema (y siempre que como mucho metas a cuatro. El quinto probablemente se convierte en un enemigo de por vida si tiene que ir sentado en el medio) y hacer grandes viajes sin preocuparte de nada... salvo el consumo, que no es bajo, como probablemente podrás imaginar.

5. Porque no es un M3

En serio. Supongo que cualquier aficionado a los coches que no tenga un corazón de acero quiere un BMW M3. Pero el M3 es quizá demasiado para usarlo como coche de diario, para irte de vacaciones o para meter detrás a tu tía abuela para llevarla a comer al campo.

Guía de compra: ¿Con qué BMW M3 de segunda mano hay que hacerse?

Con 374 CV, es suficientemente rápido. Lo puedes dejar aparcado en cualquier lugar sin que llame demasiado la atención y tampoco tendrás que estar llevando un mantenimiento propio de superdeportivo (porque lo es). 

Es casi un BMW M3

Eso sí: con un precio de 72.000 euros, no es mucho más barato que la berlina de M Motorsport (a ese nivel, claro, son 18.000 euros de diferencia en los que cabe todo un Seat León, por ejemplo), y eso, para los más quemados con este nivel adquisitivo igual es demasiado tentador...

Así que lo dicho: tras probar el BMW M340i nos hemos creado esta opinión. ¿Estamos en lo cierto? ¿Nos hemos equivocado estrepitosamente? ¡Opinad en redes!

Y además