Prueba del Audi RS 3 Performance 1/300: deportivo antigravitacional

Audi RS 3 Performance

Hemos conducido el Audi RS 3 Performance, una edición especial limitada para despedir a la actual generación, que podría ser la última con un motor de combustión puro.

Estamos viviendo tiempos difíciles para los coches deportivos. Tiempos llenos de despedidas y de últimas versiones. Y con menor fortuna de la que nos gustaría, os traemos la prueba del Audi RS 3 Performance. Una edición especial limitada a solo 300 unidades.

Prueba del Audi RS 4 Avant Competition Plus: el familiar de la gente de bien

En esencia, se trata de un Audi RS 3 vitaminado. Ahora, el compacto deportivo equipa de serie frenos carbonocerámicos, llantas exclusivas, su motor alcanza 407 CV y posee algunos detalles estéticos que lo diferencias de la versión normal. ¿Vale la pena este exclusivo quattro que podría ser la última generación del RS 3?

Diseño del Audi RS 3 Performance: sin cambios notables

Quizá es uno de los principales puntos negativos del coche. En Audi han decidido no daler una expresión demasiado carismática al RS 3 Performance. Solo detalles en negro brillo como la parrilla, los emblemas, etc. Nada de fibra de carbono ni de ningún elemento especial.

No hay ningún emblema que lo identifique (algo que considero un error). Únicamente para ojos expertos, las espectaculares llantas de 19 pulgadas de radios cruzados. De las mejores que he visto en años en un vehículo de serie. Y por supuesto, su enorme frenada delantera con pinzas azules.

Se echan en falta componentes de carbono, como sí hemos visto en el Audi RS 4 Performance o algún detalle adicional. Un alerón más grande, salidas de escape reales firmadas por Akrapovic... Es en esas pequeñas cosas donde un bólido marca la diferencia.

En el interior volvemos a tener pocos cambios, aunque los que hay son buenos. Asientos baquet con carcasa trasera de fibra de carbono, tapicería en tela de Alcántara, consola central en negro brillo y algunas inserciones en carbono. 

Y por supuesto, una placa conmemorativa que señala que se trata de la unidad 1/300 de la serie limitada. A la que tu copiloto podrá hacerle algunas fotos para enmarcar, claro. Todo ello envuelto en tonos oscuros con costuras y detalles azules.

Los asientos son geniales. Cómodos y muy deportivos. El volante de forma irregular también, manejable y que otorga rapidez a la dirección. Cuenta con centrador en azul, por cierto. Abundantes controles físicos, cuadro de instrumentos digital personalizable y una solvente pantalla multimedia. En las plazas traseras, espacio justo y una capacidad de maletero de 285 litros muy comedida.

Motor TFSI de 5 cilindros turbo y una dinámica que contradice las leyes de la física

Audi RS 3 Performance

Bajo el capó encontramos al motor 5 cilindros en línea turbo de 2,5 litros, que ha extendido su entrega de potencia hasta los 407 CV y 500 Nm de par máximo. Prácticamente las mismas sensaciones de empuje que en un RS 3 normal. Aunque la entrega de esa fuerza y torque se han ampliado en el rango de revoluciones.

Ahora, puede alcanzar una velocidad máxima de 300 km/h y firma un 0 a 100 km/h en 3,8 segundos. Perfecto para una recta, claro... Pero donde este coche le saca los colores a sus rivales es en curvas. Con una dinámica que no entiende de leyes de la física.

Audi RS 3 Performance

Tenemos vectorización de par, capaz de mandar toda la fuerza a una de las dos ruedas del mismo eje. Algo que, por cierto, nos deja un modo drift que podemos activar desde la pantalla y con el que dejar los neumáticos semisliscks Pirelli P Zero Trofeo R abrasados en solo unos segundos.

Por supuesto, tracción integral quattro y una rapidísima caja de cambios automática S-tronic de 7 velocidades con doble embrague bañados en aceite. Una buena forma de serpentear por las carreteras de montaña. Y una vez calientes, los frenos carbocerámicos con discos de 380 mm delante y pinzas de 6 pistones te detendrán a una velocidad que te costará comprender.

Sin duda, ese Torque Splitter y un reparto de hasta un 50-50 de la fuerza entre ambos ejes es la elección perfecta para aquellos que gustan de disfrutar de trackdays en circuitos o tramos de montaña. La facilidad con la que sale airoso de las curvas llega incluso a ser agobiante. Engaña a tu mente, pero no a tus manos.

¿Vale la pena el RS 3 Performance edition?

Nunca he sido un destacado fan de Audi, he de descubrirme. Pero sí soy fan de los coches clásicos y de la mecánica. Y la prueba del RS 3 Performance ha sido algo muy especial. Probablemente sea el último motor de 5 cilindros turbo puro, esa dinastía tan maravillosa que inauguró el Audi Quattro del Grupo B en el Campeonato Mundial de Rallys (actual WRC).

Puede hacer tranquilamente consumos de unos 8,7 litros a los 100 kilómetros o pasarse al lado descabellado y firmar 18 litros de gasolina en sesiones de pura diversión. Solo llegarán 10 unidades a España de las 300 que se fabricarán y por un precio de 103.000 euros aproximadamente.

Un coste muy elevado que, sin embargo, deja al coche con ganas de más. Más carbono, más exclusividad, suspensiones roscadas, más sonido de sus escapes (que decepcionan frente a muchos rivales)... Nada que otros tantos billetes no puedan solucionar con una preparación, por supuesto. Pero si este era el último RS 3, era el momento de llevarlo al límite. Algo que te tocará hacer a ti.

Nuestro veredicto

8