Pasar al contenido principal

Prueba Ford Mustang Bullitt 2018, ¿quieres ser Steve McQueen?

Vive la persecución de tu vida

Imagen de perfil de Kike Ruiz
Coche de película

Por fin hemos podido hacer la prueba del Ford Mustang Bullitt 2018. Se anunció hace mucho, ¿Te suena? Es la edición más especial de la actual gama del Ford Mustang y no, no  tiene numeración porque en Ford han pensado que no se vana a atener a una cifra cerrada de unidades para conmemorar el 50º aniversario de la legendaria película de Steve McQueen y del mismo nombre que el coche: Bullit. Por cierto, corre si no la has visto porque tiene una de las escenas de persecución más míticas del cine, ahí lo dejo. Y si quieres ver los Ford Mustang que irán al SEMA pincha en el link.

VÍDEO: el mítico Mustang original de Bullitt en Goodwood

Un motor puesto a punto para la ocasión

Y te estarás preguntando, ¿qué tiene este Mustang de nuevo? Pues no hay muchas cosas, pero seguro que te molan. Para empezar ofrece unas cuantas modificaciones a nivel de motor: viene equipado con un motor V8 de 5.0 litros mejorado con una calibración heredada del Shelby Mustang GT350. El resultado son 460 CV de potencia, en vez los 450 CV de la versión estándar. Sí, ya sé que no es mucho, pero el trabajo está ahí... Desde luego hay que ser un lince para darse cuenta, porque a nivel de prestaciones no hay cambios. Lo que sí que ofrece es la nueva tecnología de ajuste de revoluciones para ofrecer reducciones de marcha más suaves acompañadas por un “pequeño acelerón” de su potente motor V8. 

Coche de película

Por cierto, el Mustang Bullitt 2018 solo va a estar disponible con carrocería fastback (como en la peli) y en color Negro Shadow (que no es el que más mola), pero también en el clásico y mítico Verde Oscuro Highland que lucía el Mustang de McQueen en la icónica película. ¿Más detalles? Apunta un set de llantas de 19 pulgadas específicas terminadas en negro, pinzas de freno Brembo de color rojo y una simulación de la tapa de depósito de combustible con distintivo Bullitt.

Los asientos deportivos Recaro opcionales vienen costuras en verde, y enfrente del pasajero hay una placa numerada de manera individual para identificar a la unidad. También verás un pomo de marchas en blanco y un sistema de sonido B&O Play de serie con 1.000 vatios y 12 altavoces completan las características del habitáculo.

Coche de película

¿Nos ponemos en marcha?

Aprieto el botón de arranque y se me ilumina la cara: un bramido super fuerte me llena los tímpanos de sensaciones. ¡Qué decibelios tan espectaculares! Roncos, graves, potentes... La versión Bullitt solo se vende con el cambio manual de seis velocidades. Es una maravilla por precisión, recorrido cortos y el tacto general de este cambio. No echo en falta para nada la transmisión de 10 velocidades, a veces lenta y poco obediente a las demandas del conductor. Y sobre todo porque Ford ha instalado, como decía más arriba, un sistema que iguala las revoluciones al reducir. Y funciona realmente bien. 

Coche de película

¿Cómo va?

Tengo que decir que bastante bien. No me esperaba otra cosa: en la prueba del Mustang Bullitt 2018 me he encontrado con un coche cómodo, pero a la vez permite aumentar el ritmo si quieres buscarle las cosquillas. La suspensión gestionada electrónicamente hace que este modelo de más de 1.700 kilos de peso se comporte de forma más que aceptable en una carretera de curvas. 

Coche de película

Lo que menos me ha gustado ha sido la dirección. También me pasó con el Ford Mustang 2018 normal. Sigue filtrando demasiada información, aunque guía con suficiencia en casi todas las situaciones a un Mustang que entra bien en curva y permite apoyos fuertes aunque no cambios muy bruscos de dirección. En ese sentido se aleja de los deportivos más puristas como un Porsche 911. 

Solo me queda comentarte el precio: 55.550 euros, bajo mi punto de vista, excesivos para una versión que apenas varía la potencia de su motor y añade unos pocos guiños a la película. De todas formas, es una edición especial digna para coleccionistas.

Lecturas recomendadas