Los cinco mejores coches con motor bóxer

¿Pensará el campeón de los pesos pesados Anthony Joshua que debería comprarse uno de estos clásicos?

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Un coche con motor bóxer para un boxeador. Ya veo

Sí, el gancho es así de flojo. Anthony Joshua es un boxeador y se enroló en un evento muy ‘noventero’ (de la década de los 90, vaya) en el que venció a un anterior campeón de los pesos pesados en el 11º asalto por KO. Sabemos que se ha comprado un Range Rover SVO (lo tienes en la galería), pero en Top Gear creemos que un boxeador debería tener un coche con un motor bóxer. Por el juego de palabras, básicamente. Así que hemos elegido algunos de los mejores contendientes en este ring. Los tienes aquí debajo… y, de nuevo, en la galería, claro.

Alfa Romeo Alfasud

Coches con motor bóxer: Alfa Romeo Alfasud (I)

La visión de un coloso de más de dos metros en un diminuto Alfa Romeo con motor 1.5 y tracción delantera merece la pena por sí misma. Aunque AJ seguramente se vería envuelto en una pelea conduciendo este pequeñín. La gracia, la agilidad, las líneas sencillas y todas las pesadillas de los propietarios de uno de los antiguos coches de la marca están envueltas en este nombre mítico.

Citroën 2CV

Coches con motor bóxer: Citroën 2CV (I)

Sabes que tiene sentido. Aunque su mecánica de dos cilindros con AJ al volante quizá no cuente con la suficiente potencia para completar el viaje. En cualquier caso, posee el caché de James Bond, hay que pelearse con él para conducirlo y es un auténtico clásico. No hagas bromas.

Ferrari Testarossa

Coches con motor bóxer: Ferrari Testarossa (I)

Como hemos dicho, el combate de AJ con Klitschko nos recordó esas luchas entre los pesos pesados de los 90, así que… ¿por qué no apostar por un exótico italiano de esa época? Hemos elegido un 512M, sencillamente porque fue le versión final del Testarossa. El motor bóxer en cuestión era un 5.0 de 12 cilindros con 452 CV, suficientes para pasar de 0 a 100 en 4,7 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 315 km/h.

Porsche 911 (997) GT3 RS 4.0

Coches con motor bóxer: Porsche 911 (997) GT3 RS 4.0 (I)

Casi cualquier Porsche que menciones serviría en esta lista, pero, para seguir con la argumentación, hemos optado por el 997, con el famoso propulsor Mezger de seis cilindros (fue su última aparición en un coche de producción y sabéis que Hans Mezger es una especie de héroe para Top Gear) encajado en los GT3.

Se trata de un 4 litros con un montón de competición en su ADN. Contaba con 493 CV de aspiración y un par de 459 Nm. En el GT3 RS pasaba de 0 a 100 en 3,9 segundos y su velocidad máxima era de 310 km/h. Pero no se trata de los datos. Es algo completamente diferente.

Subaru Impreza STI 22B

Coches con motor bóxer: Subaru Impreza STI 22B (I)

Para ser honestos, si dices “motor bóxer”, tu cerebro piensa inmediatamente en el Subaru Impreza STI. Hemos elegido uno muy especial para AJ, el gloriosamente inestable 22B de 1998.

Vídeo: Esta gymkhana casera con un Subaru Impreza es totalmente alucinante.

En esencia, se trataba de una versión de carretera del Impreza WRC de 1997, con un propulsor 2.2 de 280 CV, una caja de cambios de relación cerrada y una dirección más rápida. Se le añadió la carrocería diseñada por Peter Stevens, que llevaba piezas del WRC: pasos de rueda más anchos, un capó de aluminio y ese alerón gigantesco y ajustable. Oh, y suspensiones Bilstein. Y frenos Brembo.

Sólo se construyeron 400 unidades. Y no olvidemos que el ex–boxeador Príncipe Naseem tuvo uno, con el número 307, nada menos.

Tags

  • Garaje
  • Coches deportivos

Lecturas recomendadas