10 trucos para ser mejor conductor: ¡todos lo agradeceremos!

Si cumples con todos ellos, tu lo agradecerás, los tuyos lo agradecerán y todos lo haremos.

aprender a conducir conductor nervioso contento trucos

Estos consejos o trucos te harán mejor conductor. Conseguirás que el coche te dure más, que el resto de conductores se alegren de cruzarse contigo y que tus acompañantes sean más felices. Además, conseguirás aumentar la seguridad de todos e incluso tu bolsillo/cuenta corriente se puede alegrar. ¡Cuesta muy poco ser un buen conductor!

Te intersa: Los 7 peores consejos para tu vuelta de vacaciones

1- El freno no es tu amigo: una vez un instructor del RACC me preguntó si sabía cuál era el pedal que provocaba un mayor consumo. La respuesta parecía lógica: el acelerador. ¡Pero no! Es el freno. ¿Por qué? Pues porque cada vez que pisas el freno significa que has pisado antes el acelerador más de la cuenta. No es eficaz ir conduciendo acelerando y frenando constantemente, lo ideal es seguir un ritmo constante, sin pegar grandes acelerones, utilizando bien las marchas y siendo muy cauteloso con el pedal del freno. Esto hará que la conducción sea más relajada y agradable, el consumo disminuya y las piezas del sistema de frenado se desgasten menos.

2- Circular por la derecha no hace daño: sí amigos, no hiere ni es peligroso. El carril derecho en las autopistas y autovías es una de las grandes asignaturas pendientes en nuestro país, un carril que parece que da miedo. ¿Quién no ha ido por una autopista de tres carriles y ver a todos los coches por el carril central? Es algo que parece irremediable, pero desde Top Gear insistiremos lo que haga falta: circula, siempre que puedas, por el carril derecho. Siempre, solamente utiliza los demás para adelantar.

 

Ver galería

 

3- Un buen puesto al volante: antes de empezar la marcha, debes asegurarte de tener una buena postura al volante. Coloca el asiento y el respaldo de tal manera que estirando el brazo, el volante se encuentre en la parte inferior de tu muñeca. De esta manera, podrás colocar las manos en los extremos del mismo y podrás girar de una manera más optima sin tener que hacer raros movimientos de manos: en una situación de riesgo puede ser fundamental.

4- Coloca bien los retrovisores: Es muy habitual colocar mal los espejos retrovisores, especialmente los dos laterales. Si miras por ellos y ves buena parte de tu propio vehículo es que algo estás haciendo mal. Debes colocarlos en el punto exacto en el que dejas de ver tu coche, con esto consigues aumentar al máximo el campo de visión del retrovisor y minimizar el ángulo muerto.

5- Mira siempre hacia tu destino: cuando tomes una curva, no te centres en lo que pasa justo delante de ti, debes mirar hacia el final de la curva, hacia donde vas: con esto conseguirás ser un conductor más fino, ya que sin darte cuenta, tus manos seguirán de una manera más eficaz el camino que marcan tus ojos y por otra parte podrás anticipar futuros peligros. El ser humano está programado para seguir las instrucciones de tus ojos.

No te lo pierdas: estos son los riegos de conducir un superdeportivo por ciudad

6- No tengas miedo de revolucionar la mecánica: mucha gente cree que si revolucionas demasiado una mecánica esta puede explotar en mil pedazos como el transbordador espacial Columbia. Tranquilo, esto NO ocurre, salvo que circules constantemente a 6.000 vueltas. Pero cuando adelantes, no tengas miedo a revolucionar el motor, especialmente en los gasolina atmosféricos: hay que ser consciente del motor que tienes bajo el pedal derecho y estar seguro de sus posibilidades. Eso sí, recuerda que si el motor está sobrealimentado, deja enfriarlo antes de apagarlo por completo.

7- Aprende a controlar un sobreviraje: Si de pequeño te has pasado horas jugando a un juego de coches, seguro que sabes cómo controlar un sobreviraje, pero en muchos cursos de seguridad al volante me he dado cuenta que no todo el mundo lo tiene claro. Es fundamental saber cómo reaccionar si el eje trasero quiere ir más deprisa que el delantero. Lo importante aquí es mantener la dirección siempre mirando hacia la carretera, sin presionar contundentemente el freno.

 

Ver galería

 

8- Saber frenar en caso de emergencia: los vehículos actuales montan ABS, un sistema cuyo objetivo es impedir el bloqueo de las ruedas para mejorar la distancia de frenado y, de paso, conseguir que la dirección no se quede muerta. No obstante, en caso de emergencia, mucha gente no frena como es debido. Se debe dar una patada fuerte y contundente al pedal central, con todas tus fuerzas, sin miedo y empujando con todo tu cuerpo si no tienes suficiente fuerza. Te recomiendo que si te compras un coche nuevo, te vayas a una explanada y pruebes las bondades del ABS de tu nuevo coche.

9- Mantén la distancia de seguridad: hay que mantener siempre una distancia mínima de seguridad, esto te puede salvar la vida. A una velocidad de 90 o 100 km/h, las cosas pueden pasar muy deprisa y si no tienes un margen de reacción, en caso de emergencia las cosas se pueden poner complicadas. Disminuye esta distancia únicamente cuando vayas a adelantar, aunque recuerda este detalle que pocos hacen: si tienes delante un vehículo al que no te atreves a adelantar y tienes coches detrás tuyo que sí están dispuestos, no te pegues al coche de delante, deja un suficiente hueco entre los dos para que los vehículos que circulan detrás tuyo te puedan adelantar primero a ti. Detalles como este te hacen mejor conductor.

10- No viajas tú solo en autopista: mucha gente parece que circula sola por la carretera, como si fuese su coto privado. Debes estar pendiente de tu ritmo, de tus intereses, sí, pero también del resto. Debes facilitar las maniobras al resto de conductores, debes ceder el paso en incorporaciones, permitir adelantamientos, no presionar a conductores más lentos, en definitiva, estos pequeños detalles son los que te convierten en un buen conductor. El asfalto puede llegar a ser una jungla tremenda, pero con sentido común y un punto de amabilidad, todos podemos conseguir que la carretera sea un lugar más amable.

Tags

  • Práctico
  • Consejos