BMW Serie 4 2017: novedades más que discretas

¿Para qué cambiar algo que funciona?

Pues eso: 400.000 BMW Serie 4 se han vendido desde 2013, así que los cambios en el BMW Serie 4 2017 son pequeños, justos, los necesarios, ni más, ni menos. Algunos opinarán que son demasiado ligeros, posiblemente sí, pero es que la faena de los ingenieros de BMW para mejorar un coche tan bueno tiene que resultar tremendamente complicado. Por eso no se han ido por las ramas, cuatro toques para modernizar su aspecto y listo.

Te interesa: un BMW M1 abandonado 34 años en un garaje

Eso afecta, como te podrás imaginar, a los nuevos faros y pilotos del nuevo BMW Serie 4, ambos con tecnología LED a todos los niveles de iluminación: a partir de ahora toda la gama incorpora los faros antiniebla LED de serie. Sin duda, esta es la principal novedad en el exterior, como ya ocurriese con el BMW Serie 3 2016. En el BMW M4 2017 los cambios en los paragolpes son casi inapreciables, pero sí en la versión normal, con un frontal ligeramente modificado, con una moldura inferior alargada y con acabado cromado en los bordes: en la parte trasera también se encuentra una nueva tira cromada que aporta una mayor sensación de horizontalidad.

Pero poco más, en el exterior del BMW Serie 4 2017 las otras novedades afectan al apartado puramente decorativo, con nuevos diseños de llantas en todos los acabados y dos nuevos colores, el Azul Snapper Rocks y el Naranja Sunset Orange. En el interior, los nuevos detalles galvanizados, las aplicaciones en cromo o la consola central en negro brillo intenso son algunas de las novedades, junto con pequeños detalles como la doble costura en el panel de instrumentos o los tres nuevos colores para la tapicería: el objetivo es conseguir un mayor nivel de personalización puertas adentro, pero lo principal no cambia en nada. También se ha modificado la interfaz del sistema de navegación profesional, con controles derivados de sus hermanos mayores, como el BMW Serie 7.

 

 

En el apartado dinámico, los ingenieros de BMW han revisado la suspensión del BMW Serie 4 2017 y ahora se ofrece con una configuración más rígida. Al parecer estos cambios se han aplicado a los tres tipos de suspensión disponibles, la estándar, la deportiva y la adaptativa. El objetivo es mejorar la estabilidad en recta y, de paso, conseguir una dirección más comunicativa.

En cuanto a los motores del BMW Serie 4 2017, pocos cambios, por no decir ninguno: tres opciones de gasolina que van de los 184 CV del BMW 420i hasta los 326 CV del BMW 440i. En el caso de los diésel la potencia va de los 190 CV del BMW 420d a los 313 CV del BMW 435d xDrive. El acceso a la gama lo conforma el BMW 418d con 150 CV y un consumo combinado de 4,1 litros a los cien. En total, BMW ofrece hasta doce variantes con la tracción integral xDrive mientras que en el diésel más potente, esta se ofrece de serie.

Así pues, el BMW Serie 4 2017 llegará en breve a los concesionarios con pocos cambios: aunque el coche ya es suficientemente bueno, seguro que en Ingolstadt ya se están frotando las manos con el nuevo Audi A5. ¡Qué empiece la batalla!


 

Tags

  • BMW