El mejor 360º que jamás has visto en la F1: ¡qué manos!

Así se hace un trompo sin perder la posición.

Imagen de perfil de Javier Prieto

El mejor 360º en la historia de la F1 tuvo lugar en el GP USA West 1983.  Aquel 27 de marzo, el circuito urbano de Long Beach (California) fue testigo de la espectacular maniobra protagonizada por Keke Rosberg.

El piloto finés, que en la temporada anterior (1982) se había proclamado Campeón del Mundo de F1 con una pírrica victoria, no se estaba comiendo un colín en 1983.

Tanto es así que se presentó en la séptima prueba del año sin haber ganado ninguna carrera. Y eso le tenía más cabreado que una mona porque era consciente de que iba a ser casi imposible revalidar su corona en la F1.

Por eso, llegó a la prueba americana con muchas ganas de hacerlo bien. Partió en la salida tercero con su Williams-Ford, solo por detrás de los Ferrari de Patrick Tambey y René Arnoux. Adelantó a este último y se tiró al hueco harto de ver la trasera de Tambey.

Sin embargo la apurada de frenada del bigotudo se convirtió en un trompo que salvó magistralmente y sin perder la posición con el coche perseguidor.

Hemos visto una y mil veces la acción y no deja de alucinarnos cómo pudo controlar el coche y continuar compitiendo como si nada. Aquel donut se convirtió además en una de las mejores salvadas de la F1...y de todo el Motorsport.

Después de la machada, se retiró de la carrera a causa de una colisión. Cosas de la F1.

Lecturas recomendadas